martes, 18 de julio de 2017

[TacnaComunitaria] LA FARSA DE LA JUSTICIA BURGUESA


---------- Mensaje reenviado ----------
De: Blogger <no-reply@blogger.com>
Fecha: 16 de julio de 2017, 8:35
Asunto: [TacnaComunitaria] LA FARSA DE LA JUSTICIA BURGUESA
Para: luismiguel1952@gmail.com



(15 de julio de 2017)
Por Miguel Aragón

No hay que hacerse ilusiones con la función de la justicia burguesa, ni con las condenas a sus funcionarios públicos.

En el país, el poder está en manos de la CLASE DOMINANTE, y no en manos de sus ocasionales representantes políticos, como son los Fujimori, Toledo, García, Humala o PPK.

La cúpula de la clase dominante está formada por los propietarios de los bancos, los propietarios de las grandes empresas comerciales y los propietarios de la gran minería. Ese grupito reducido decide las políticas de estado, políticas que son aplicadas fiel y servilmente por sus funcionarios de turno, como los Fujimori, Toledo, García, Humala o PPK. Todos ellos son empleados a sueldo de la clase dominante, todos ellos trabajan para los mismos patrones, y las pugnas superficiales entre ellos son por "quien sirve mejor al patrón", y quien recibe "más limosnas de sus patrones".

Por otro lado, la clase dominante financia las campañas políticas de todos sus candidatos que están dispuestos a defender la permanencia del actual orden social feudal burgués  (así ha ocurrido con los Fujimori, Toledo, García, Humala y PPK).

Después que son elegidos "democráticamente" como funcionarios públicos (presidentes, ministros, etc.), estos serviles funcionarios, además de sus sueldos legales, reciben sobornos ilegales que les entrega la propia clase dominante, es decir los corrompe. La corrupción de funcionarios públicos no es una excepción, sino que es una regla de la actual política de estado.  

Concluida su función temporal de "gobernantes" al servicio de los grupos de poder, la propia clase dominante los denuncia por "corruptos" (revisar editoriales de El Comercio, principal vocero de la CONFIEP)  y los entrega al grosero circo mediático, como el que estamos viviendo en estos momentos.

De esa manera tienden una "cortina de humo", para que el pueblo ingenuamente crea que los poderosos y los explotadores son "sus serviles empleados", y de esa manera el pueblo no se pueda dar cuenta que quienes realmente tienen el poder son los grandes propietarios que conforman la clase dominante en el país.

Si sumamos  todos los ingresos económicos "legales" e "ilegales", conseguidos durante toda su vida política,  de todos los últimos presidentes (Fujimori, Toledo, García, Humala, PPK) en su conjunto son "una ridiculez", al lado de las ganancias,  de un solo año, de cualquiera de los grandes grupos de poder (bancos, grandes empresas comerciales y gran minería).  
   
            Entonces decidamos de una vez.

O seguimos perdiendo el tiempo, denunciando y acusando a los serviles empleados de los grupos de poder; o de una vez, nos atrevemos a impulsar la lucha de clases contra la clase dominante, para impulsar el cambio social.   




--
Publicado por Blogger para TacnaComunitaria el 7/16/2017 08:35:00 a. m.

Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia en prisión preventiva



OLLANTA HUMALA Y SU ESPOSA NADINE HEREDIA EN PRISIÓN PREVENTIVA

Significado histórico y político de su detención

Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, están en la cárcel. El Juez Richard Concepción Carhuancho dictaminó su detención preventiva por 18 meses -ante el riesgo de fuga- mientras dure la investigación por lavado de activos en agravio del Estado. En la forma, estamos ante un fallo controversial. Si lo ubicamos en el contexto general de la lucha contra la corrupción, la posición de la Fiscalía se encuentra en una situación muy sospechosa de favoritismo hacia otros actores de la red de corrupción montada por Odebrecht. ¿Por qué razones no existe la misma acuciosidad en la investigación con Alan García y Keiko Fujimori? ¿Por qué, los dueños de Graña y Montero, los socios de los empresarios brasileños, no son tratados de la misma forma?

Contra Humala pesan numerosas denuncias, desde actos de corrupción hasta crímenes. La más benigna es la investigación por el financiamiento de su campaña electoral, por lavado de activos, y la más grave, los crímenes que habría cometido en Madre Mía y otros asesinatos durante su gobierno. Con una rapidez mayor que las instancias judiciales, la mayoría de los medios de comunicación han desarrollado una intensa campaña a fin de precipitar los desenlaces judiciales, y esto ha ocurrido con la detención preventiva.

Pero ¿cómo es posible que los fujimoristas y los apristas se hayan convertido en la moral pública? ¿Cómo es posible que los medios de comunicación que se sometieron al fujimontesinismo se encarguen de juzgar anticipadamente a los que son objetos de investigación? ¿Cómo es posible que la otra cara de la medalla de esta campaña presione al gobierno de PPK para que libere a Alberto Fujimori?

En la campaña mediática que se realiza sobre las acusaciones contra Ollanta hay medias verdades y mucho cinismo. Si él y su esposa son culpables de los delitos que se les acusa deben ser sancionados ejemplarmente. Ese es el camino que deben seguir todas las autoridades que han delinquido. ¡No debe imponerse la impunidad!

Sin embargo, los que luchamos por la transformación verdadera de la sociedad, debemos ubicar estos procesos judiciales en el contexto histórico general y en el desarrollo global de la lucha de clases. Lo más probable es que la mayoría de las acusaciones que se le imputan sean ciertas, pero para las capas tradicionales, para los verdaderos dueños del Perú, el delito más grave que cometió Ollanta Humala fue haber liderado por un decenio un movimiento democrático patriótico anti neoliberal.

La defensa del statu quo los impulsa a golpear sin piedad a Humala, con la finalidad de acabar con todo vestigio de rebeldía del pueblo y provocar la desmoralización de las fuerzas progresistas y populares. Los medios de comunicación que hoy desarrollan la campaña mediática contra Ollanta son los mismos que apoyaron al fujimorismo, y que ahora presionan al gobierno de PPK para que, además de liberar a Alberto Fujimori, establezca un cogobierno con el fujimorismo para garantizar la continuidad del modelo neoliberal y del sistema capitalista.

Para los grandes capitalistas, estrechamente vinculados a las transnacionales, y las capas medias tradicionales, los Humalas y los Toledos son los advenedizos a los que hoy pretenden sepultar para siempre. Pero, estos abundan como consecuencia directa del proceso velasquista que acabó con los últimos vestigios importantes de la semifeudalidad, así como un subproducto de la prolongada crisis de la moderna gran industria. El Perú, extensivamente, es un país capitalista primario y atrasado. La informalidad que predomina es sólo su apariencia más visible. Los nuevos actores de esta realidad económica social son los llamados emprendedores, los burgueses o pequeñoburgueses emergentes, expresión evolucionada del "desborde popular", que sobreexplotan aplicando el neoliberalismo sin ningún escrúpulo; violando además las normas más elementales de civilización y seguridad, como se ha expresado en el incendio de las Malvinas y en el reciente accidente del cerro San Cristóbal, en plena capital del país.

Los medios de comunicación vinculados a la gran burguesía realizan una campaña contra los "informales", pero ocultan que estos problemas se han agravado por el capitalismo salvaje promovido por el neoliberalismo, impuesto de manera completa mediante el golpe de Estado de Alberto Fujimori en 1992. De igual manera, en el plano político acusan con facilidad a hombres como Toledo y Humala, pero protegen a los que consideran vinculados históricamente a sus intereses, los viejos partidos, o a los que les conviene como el fujimorismo, un partido emergente instrumental a sus intereses.

En última instancia, la lucha en las alturas es la que se desarrolla entre la gran burguesía tradicional -vinculada a las transnacionales- y la burguesía emergente de origen campesino. Un gran problema para la dominación política de la burguesía es que esta contradicción permanente no le da estabilidad política. Las elecciones del año pasado no han resuelto esta crisis de dominación política, como soñaban las élites tradicionales. La gran burguesía tradicional tiene el Poder Ejecutivo, pero los gobiernos regionales y locales están dominados por los burgueses emergentes, y, en cierto modo, también el Parlamento.

Por el desarrollo de la historia y por la erradicación de los vestigios semifeudales hace casi medio siglo, tal como nos indica la experiencia de los últimos decenios, desde 1990, y en particular después del 2000, la burguesía emergente y sus representantes políticos e intelectuales no tienen realmente proyectos progresistas de desarrollo nacional. En su mayoría son mediocres, y una vez en el poder, impulsados por sus intereses, se someten fácilmente a los grupos tradicionales poderosos, la gran burguesía y las transnacionales, arrojando con facilidad sus discursos "progresistas" "radicales", "nacionalistas", "indigenistas" o "ecologistas". Y llegan a evolucionar hasta posiciones muy reaccionarias, como ya lo demostró la historia con la emergencia y la existencia del fujimorismo.

La actual soledad política de Ollanta Humala se generó desde el inicio porque su aventura política fue inspirada por sus intereses de burgués emergente. Independientemente de la condena que reciba de las instancias judiciales, el pueblo ya lo sancionó hace tiempo como un traidor.

En la burguesía, tradicional y emergente, existen elementos sensatos que aún pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo del progreso y la democratización de la sociedad. Sin embargo, la historia exige que los trabajadores asuman sus responsabilidades más allá de sus reivindicaciones laborales. Sin negarse al frente único y sin dejar de impulsar las alianzas más amplias para enfrentar al avance de la extrema derecha -que incuba el fascismo-, los trabajadores debe organizarse para luchar con mayor consciencia y firmeza por el progreso, la democracia y la emancipación nacional, para seguir avanzando en la lucha por la verdadera transformación de la sociedad y por la construcción de la futura sociedad socialista.

Movimiento por el Socialismo
Lima, 14 de julio 2017.

martes, 11 de julio de 2017

JOSE FELIX . EL MAESTRO CONSTRUCTOR DE UN NUEVO ORDEN

EL MAESTRO
CONSTRUCTOR DEL ORDEN NUEVO

“El Maestro peruano quiere ocupar su puesto
en la obra de reconstrucción social. No se conforma
con la supervivencia de una realidad caduca.
Se propone contribuir con su esfuerzo 
 a la creación de una realidad nueva”.
JCM-COC.T.14-52

La República conoce maestros que amaron la Pedagogía;  Maestros que comprendieron a cabalidad su responsabilidad social; Maestros que dedicaron sus energías físicas y su capacidad creadora para la transformación de sus postergadas comunidades; Maestros que bebieron la ciencia y la cultura para impulsar  el desarrollo de su pueblo; Maestros que sembraron con paciencia y dedicación, gérmenes de renovación en las nuevas generaciones; Maestros que han sabido promover conscientemente nuevos líderes para el país, estimulando las potencialidades de niños y jóvenes; maestros que han contribuido a elevar la conciencia del pueblo, luchando en las calles frontalmente contra los representantes de la clase dominante; maestros que utilizaron diversas tribunas para sustentar su oposición contestataria al régimen de turno mediante un Programa Reivindicativo; maestros que  moviéndose en escenarios dialécticos, se constituyeron en el motor de cambio social, por un Perú Integral.  A estos dignos maestros que han dejado huellas indelebles en el proceso histórico de nuestra patria, se suman los maestros de nuestro tiempo, siguiendo el Camino del Amauta.

En la segunda década del siglo anterior, José Antonio Encinas revolucionó en Puno anunciando que “…todo nuestro esfuerzo debe concentrarse a romper los viejos moldes de una escuela formalista, rutinaria, detenida en su evolución por un sinnúmero de prejuicios”.  Su rica experiencia la sistematizó en artículos y libros, siendo la obra preferida por los maestros, Un Ensayo de Escuela Nueva en el Perú, cuyas ideas centrales son: la Escuela Nueva (Escuela del Trabajo) es ajena a la disciplina coercitiva y a la enseñanza memorística; en la Escuela del Trabajo, los niños aprenden cosas útiles para la vida. Combina armónicamente el trabajo manual con el trabajo intelectual; la Escuela Nueva es activa y libre. En ella se da una relación efectiva entre el maestro y el educando; en la Escuela Nueva se cultiva la autodisciplina y se promueven excursiones como un medio de aprendizaje eficaz al aire libre; la Escuela Nueva, es una Escuela Social. El maestro Encinas, fue claro y contundente al precisar: “La clase es un laboratorio, un museo, un taller, donde se experimenta, se observa y se trabaja, ya no es el aula donde pontifica el maestro. Desaparece la tortura de las lecciones y de los exámenes, puesto que no hay enseñanza clasificada, sino utilizada. La mejor lección es un proyecto de trabajo, y el mejor examen, su ejecución”. Ideas sustantivas planteadas mucho tiempo después en el tratado moderno de la pedagogía como constructivismo, donde se valora la participación del educando en la construcción de su propio aprendizaje, siendo el profesor un  facilitador del mismo.

Siguiendo la orientación de la Escuela Nueva, José Carlos Mariátegui en su artículo ¨La enseñanza y la economía¨, a mediados de la década del 20 del siglo anterior, precisó: “El problema de la enseñanza no puede ser bien comprendido al no ser considerado como un problema económico y como un problema social. El error de muchos reformadores ha residido en su método abstractamente idealista, en su doctrina exclusivamente pedagógica. Sus proyectos han ignorado el íntimo engranaje que hay entre la economía y la enseñanza y han pretendido modificar ésta sin conocer las leyes de aquella. Por ende, no han acertado a reformar nada sino en la medida que las leyes económicas y sociales les ha consentido” (JCM-COC-T.14-32). Efectivamente, hasta nuestros días, los diferentes intentos por reformar el sistema educativo han fracasado y seguirán fracasando por ignorar el íntimo engranaje entre la economía y la enseñanza.

A lo largo de la historia del Perú Republicano, encontramos educadores e intelectuales que han sustentado en sus exposiciones la estrecha relación que existe entre la economía y la educación, comprendiendo que “la sociedad moderna tiende a ser, sobre todo, una sociedad de productores”. De allí que se esforzaron conscientemente para plantear propuestas orientadas a la renovación de la vieja escuela sostenida por la clase dominante.  Uno de los más altos exponentes de la época es el Amauta José C. Mariátegui, que propone la Escuela del Trabajo, afirmando que “…representa un sentido de trabajadores. El Estado capitalista se ha guardado de adoptarlo y actuarlo plenamente” (JCM-COC-T.14-37). Seguidamente el autor reafirma su planteamiento al preciar que “Un concepto moderno de la escuela coloca en la misma categoría el trabajo manual y el trabajo intelectual. (…) la Escuela del Trabajo es producto genuino, una concepción fundamental de una civilización creada por el trabajo y para el trabajo” (Ibíd. pag.38). Siguiendo esta línea, en el folleto “A dónde va el Perú”, el acucioso investigador Ramón García resalta que “La escuela nueva es la Escuela del Trabajo. JCM señalaba que “La sociedad lucha por organizarse como una sociedad de trabajadores, de productores. No puede por tanto, considerar el trabajo como una servidumbre. Tiene que exaltarlo y ennoblecerlo”; y declara enfáticamente que “El destino del hombre es la creación. Y el trabajo es creación, vale decir liberación. El hombre se realiza en su trabajo”, expresión que es el pensamiento-guía del Perú en su desarrollo cultural”.

A la clase dominante no le interesa en absoluto la renovación de la escuela, menos aún las grandes virtudes de la Escuela del Trabajo. ¿Por qué?. Porque va en contra de sus intereses y privilegios de casta. Por el contrario, a través de los diferentes gobiernos de turno que lo representan, estimula la desigualdad y la injusticia que rigen en el mundo de la economía y por ende en el sistema educativo. De allí que a los maestros del pueblo, el Estado lo condena “a una perenne estrechez pecuniaria. Les niega casi completamente todo medio de elevación económica o cultural y les cierra toda perspectiva de acceso a una categoría superior. De un lado, carecen los maestros de posibilidades de bienestar económico; de otro lado carecen de posibilidades de progreso científico” (ibíd. pag.48). Verdades que los maestros lo viven en el día a día. He ahí una razón poderosa que justifica sus luchas.

Según el análisis dialéctico, agudo y crítico de JCM, vigente en nuestro tiempo, para el pueblo no será posible encontrar una salida satisfactoria al problema de la enseñanza, al margen del problema económico  y del problema social. De allí que la Escuela del Trabajo, producto genuino y fundamental de una civilización creada por el trabajo y para el trabajo, vale decir la Escuela Nueva, tendrá cabida y florecerá en el Perú Nuevo, en el Perú Integral, como consecuencia de la lucha Programática del pueblo organizado hacia el cambio social.

A partir de estos planteamientos, en la década del 40, prolongándose hasta la década del 60 (siglo anterior), el maestro Germán Caro Ríos y su generación, cuestionando el sistema educativo tradicional, promovieron en las comunidades de Canta (hoy de Huaral), “La escuela de Estudio y Trabajo en Coeducación”. En sus inicios tenían que enfrentarse contra las directivas burocráticas de las autoridades educativas que persistían en una educación rutinaria. A pesar de las reiteradas acusaciones a los maestros por reunir en el aula a niñas y niños e ir contra las directivas oficiales, los dignos maestros respondieron, en lucha frontal, con argumentos sólidos y demoledores, respaldados por los nuevos planteamientos educativos que se venían aplicando en los países del mundo moderno.  Es así como lograron imponer el espíritu renovador en la escuela, ajeno al espíritu colonial y feudal.

Con el innovador planteamiento, el maestro Germán Caro Ríos y su generación, rompe los paradigmas de la educación tradicional en la actividad pedagógica.  En sus argumentos fue claro al precisar que “…la coeducación traería, además de los beneficios de la formación completa de la personalidad social de los educandos, positivos ahorros al Estado, en edificaciones y equipamiento de locales escolares y personal docente”. En efecto, las dos infraestructuras (Escuela de varones y de mujeres) se unían en una sola y cada maestro se dedicaba sólo a una sección.

Asimilando los planteamientos de Encinas y  Mariátegui, Caro Ríos pone en práctica las bases de la Escuela del Trabajo en el Perú, orientada a la formación integral del educando, teniendo como  propósito promover hombres nuevos de pensamiento y acción, calificados para analizar e interpretar la realidad, premisa fundamental para luchar con razón y ventaja por su transformación. Las características esenciales de esta escuela son: dar igual importancia al trabajo  y al estudio, estableciéndose “una relación de estricta dependencia entre el saber intelectual y el trabajo productivo”; estar convencidos de que todo conocimiento se desprende de la actividad práctica, preferentemente productiva; superar el divorcio entre el trabajo intelectual y el trabajo físico; capacitar y estimular a los educandos, física, moral e ideológicamente para desarrollar alguna actividad socialmente útil; fortalecer la personalidad del niño en el terreno real de vencer obstáculos desarrollando la colaboración y la solidaridad; promover el estudio-trabajo y trabajo-estudio, con tendencia a superar las diferencias entre los hombres por razones de educación, orientando a fortalecer la unidad de los pueblos; despertar el sentimiento de identidad, cambio y transformación de las formas de trabajo y de vida.

 Estas experiencias contestatarias, basadas en principios, son ejemplos a seguir. De allí que en la nueva generación de maestros está el deber y compromiso de emular la vida ejemplar de los insignes líderes de la Escuela del Trabajo vinculada a la Comunidad y que contribuyeron decididamente al progreso y prosperidad de las comunidades.

            Los maestros del Perú profundo, en la actualidad,  vienen enfrentando una lucha organizada contra la patronal, representada por el régimen de turno. Esta lucha está sustentada en un análisis crítico al sistema capitalista que ha impuesto su modelo económico neoliberal, aprobando la Constitución de 1993 a su medida. Todos los gobiernos de turno, sucesivamente han asestado duros golpes al magisterio nacional, recortando una serie de derechos conquistados en largas jornadas de lucha contenidas en la Ley del Profesorado 24029-25212. Para el efecto, bajo el pretexto de la meritocracia, han hecho uso y abuso a través de la Ley General de Educación y sus respectivas modificatorias, generando inestabilidad laboral y despido masivo de maestros. Así tenemos la Ley General de Educación  28044, en el régimen de Toledo; la Ley 29062, en el régimen de García; las Leyes 29944 y 30328, en el régimen de Humala; y, la Ley 30541 en el régimen de Kuczynski. Todas bajo una misma orientación: mediatizar al magisterio nacional. En ese sentido, para la clase dominante, la crisis de la educación radica en lo técnico pedagógico y por deducción lógica, la responsabilidad recae sobre los maestros. Por lo visto, en el árbol de problemas, sólo enfocan los efectos (en las ramas) más no las causas (en las raíces). En realidad el problema es profundo y de sistema educativo. Y si un sistema no responde a las necesidades del país, qué hacer? Sencillamente tiene que ser cambiado.

            El descontento del magisterio nacional, se va generalizando  en diversas regiones, a lo largo y ancho del país. Las bases sindicales regionales del SUTEP, debidamente registradas en el Ministerio de trabajo, anuncian el despertar del magisterio peruano. Un ejemplo digno de lucha lo está dando el SUTE Regional del Cusco que se mantiene en huelga levantando el Lema Primigenio del SUTEP “Por una línea sindical clasista” y que encabeza su plataforma de lucha de contenido reivindicativo. En esta lucha y como en toda lucha política puede distinguirse dos bandos inconfundibles. La oposición protestataria que sólo apunta a reformar el sistema y la oposición contestaría que apunta al cambio de sistema.

            Como se avizora una lucha de mayor envergadura, se ha constituido el Comité  Nacional de Lucha de las Bases del SUTEP para garantizar las acciones coordinadas orientadas a la conquista de los más nobles ideales del magisterio nacional, sustentado en los principios del sindicalismo clasista. “Y no hay por qué desconfiar del instinto de las mayorías. La masa sigue siempre a los espíritus creadores, realistas, seguros, heroicos. Los mejores prevaleces cuando saben ser verdaderamente los mejores” (JCM-COC-T.13-114).     Y ser mejores implica: interpretar correctamente los problemas de los maestros; sistematizar coherentemente los planteamientos en el Programa Reivindicativo;  dirigir con altura, honestidad y consecuencia las luchas del magisterio.
El Maestro, por las características de su labor, es un hombre calificado y de formación integral. Como profesional propiamente dicho, instruye; como profesor, enseña; como persona, estimula la preparación consciente de sus discípulos; como líder de la comunidad, orienta al pueblo por el camino del progreso y la prosperidad. He ahí su responsabilidad social e histórica como forjador del hombre nuevo, del hombre crítico y dinámico, del hombre de pensamiento y acción.  Bien decía el Dr. Augusto Cury en su mensaje de Maestro Fascinante, que “Los buenos maestros educan para una profesión, mientras que los maestros fascinantes educan para la vida”. En la escuela del trabajo, los maestros son fascinantes y educan para la vida.
El Maestro, con espíritu altruista, imaginativo y creador, es el llamado a fecundar las inquietudes del factor humano en la comunidad e irradiar luz de sabiduría en las aulas donde se forjan las nuevas generaciones. Esta labor tiene que realizarlo con emoción y mucha pasión, entregando lo mejor de su capacidad intelectual. En ese sentido, predicando con el ejemplo, implementará el trabajo en colectividad, a través de la colectividad y para la colectividad, haciéndose una norma en la vida comunal. He ahí al Maestro Líder de la Comunidad; al maestro que luchando también está enseñando; al maestro consecuente con sus principios; al maestro constructor del orden nuevo; al maestro luchador y motor del cambio social por un Perú nuevo en el mundo nuevo. Vale decir, por un Perú Integral.

            No es casual que el maestro José A. Encinas, plenamente convencido y valorando al maestro precisó que “….el cargo más alto que un ciudadano puede desempeñar en una democracia es el cargo de Maestro”. Tampoco es casual que el Amauta Mariátegui, evaluando el rol protagónico del maestro en el escenario educativo afirmara que De todas las victorias humanas les toca a los maestros, en  gran parte, el mérito. De todas las derrotas humanas les toca, en cambio, en gran parte la responsabilidad”. Así mismo, el maestro German Caro Ríos sintetizó la labor del maestro precisando que “El profesor es un trabajador de la enseñanza que labora con la materia prima más delicada y noble que es el niño. Su producción es la cultura que es la fuerza espiritual que impulsa el progreso de la patria”.  Ideas germinales y sustantivas que orientan el trabajo del maestro, mediante el estudio, la investigación, la organización y la lucha contestataria, levantando un Programa Reivindicativo y un Programa Prospectivo por un nuevo amanecer. He ahí al Maestro Constructor del Orden Nuevo.

José Félix Damián
Lima-Perú, 10 de Julio 2017


FUENTE:

1. Mariátegui, José Carlos. COC-T.14, Temas de Educación. Tercera edición, Lima 1975.
2. Mariátegui, José Carlos. COC-T.13.114, Ideología y Política. 14° edición, Lima 1981.
3. García Rodríguez, Ramón. A dónde va el Perú, ediciones Perú Integral, Lima 2001
4. Torres Andrade, Felipe. “Con Dignidad y Valentía: ¡¡Maestros a Lucha!! (III)- Mi Palabra, Lima 27
   JUN 2017.

5. Félix Damián, José. Escuela del Trabajo para el Resurgimiento del Perú, Lima 1995.

Fwd: [TacnaComunitaria] EL CAPITALISMO ES INSOSTENIBLE Y EL ENGAÑO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO


---------- Mensaje reenviado ----------
De: Blogger <no-reply@blogger.com>
Fecha: 10 de julio de 2017, 20:51
Asunto: [TacnaComunitaria] EL CAPITALISMO ES INSOSTENIBLE Y EL ENGAÑO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO
Para: luismiguel1952@gmail.com


Spanish Revolution
¿Por qué el capitalismo es insostenible? Yayo Herrero hablando del mito del crecimiento y del porqué el capitalismo es insostenible.








--
Publicado por Blogger para TacnaComunitaria el 7/10/2017 08:51:00 p. m.

lunes, 10 de julio de 2017

Fwd: 10 de julio. Batalla de Huamachuco. Altar de heroísmo. / Miércoles 19 de julio. Presentación de libros: El sol en el mástil, y Homenaje a Gladys Dávalos Arze.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: Milton Sanchez <dsanchezlihon1@aol.com>
Fecha: 10 de julio de 2017, 9:51
Asunto: 10 de julio. Batalla de Huamachuco. Altar de heroísmo. / Miércoles 19 de julio. Presentación de libros: El sol en el mástil, y Homenaje a Gladys Dávalos Arze.
Para:



 
 
 
 
 



CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

Construcción y forja de la utopía andina

 

2017 AÑO

DE LA IDENTIDAD Y DEL PATRIMONIO

INALIENABLE DE NUESTROS PUEBLOS

 

JULIO, MES DEL MAESTRO;

DEL SANTUARIO HISTÓRICO

DE MACHU PICCHU; BATALLA

DE HUAMACHUCO, LEONCIO

PRADO Y FIESTAS PATRIAS

 

CAPULÍ ES

PODER CHUCO

 

SANTIAGO DE CHUCO

CAPITAL DE LA POESÍA

Y LA CONCIENCIA SOCIAL

 

*****

PRÓXIMA ACTIVIDAD

DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

 

MIÉRCOLES 19 DE JULIO. 6:30 pm.

PRESENTACIÓN DE LIBROS

1. Presentación del libro:

"La amo y defiendo con mi vida"

de DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

PANEL:

MANUEL RUIZ PAREDES

ERNETO RÁEZ MENDIOLA

2. Presentación del libro:

"Homenaje a Gladys Dávalos Arze"

de MARA L. GARCÍA

PANEL:

CARLOS GARRIDO CHALÉN

MAVI MÁRQUEZ

LIDIA VÁSQUEZ RUIZ

ACTUACIÓN ARTÍSTICA:

FREDERIK SOTOMAYOR

CONDUCCIÓN GENERAL

SAMUEL CAVERO

MARÍA ELENA RODRÍGUEZ

Centro Cultural

Universidad Alas Peruana.

Av. Cuba 301. Jesús María

 

*****

10 DE JULIO

 

 

BATALLA

DE

HUAMACHUCO

 

 

FOLIOS

DE LA

UTOPÍA

 

ALTAR

DE

HEROÍSMO

 

Danilo Sánchez Lihón

 

1. Valor

sin límites

 

La ambiciosa pretensión del gobierno chileno de apoderarse del territorio salitrero boliviano, y la adhesión de nuestro país hacia ese pueblo hermano, comprometieron al Perú en una cruenta y desigual guerra con Chile que se prolongaría desde abril de 1879 hasta octubre de 1883.

Las primeras operaciones militares se libraron en el mar y tuvieron como gesta la epopeya de Miguel Grau, quien mantuvo a raya a la aparatosa escuadra chilena con habilidad, pundonor y coraje, hasta culminar en el epílogo glorioso del Combate de Angamos ocurrido el 8 de octubre de 1879, en donde sucumbiera Grau al explosionar una bomba en la torre de mando de su legendaria nave, el Huáscar.

Dueños del mar, los chilenos iniciarían la invasión de nuestro territorio en la zona de nuestro litoral sur, originándose así la Primera Campaña del Sur, que terminaría con la victoria de Tarapacá, obtenida de parte de nuestro ejército que aunque diezmado supo dar una lección de organización, visión y coraje, destrozando las líneas enemigas y haciéndolos huir por el desierto.

Posteriormente se inició la Segunda Campaña del Sur en territorios de Tacna y Arica, acontecimiento que también merece en nuestra historia hermosas páginas de patriotismo y valor sin límites.

 

2. Heroísmo

sin par

 

Pero, una vez dueños de la costa sur del Perú las fuerzas militares de Chile prepararon la ofensiva contra Lima, la capital de nuestro país, etapa que concluiría con la batalla de San Juan y Miraflores.

Luchó en aquella contienda lo mejor del Perú: los maestros con sus estudiantes, las asociaciones profesionales, las organizaciones de artesanos, todos ellos aglomerados en grupos humanos sin ninguna preparación militar, y más bien solo impelidos por la sagrada misión de defender la patria ofendida y mancillada.

Alistamiento y contienda cuya consecuencia fue perecer ante un aparato tecnológicamente mortal, así como moralmente sin escrúpulos, que estableció como consigna "el repaso", y como ley: "no quedan heridos en el campo".

A partir de entonces, hombres del pueblo de las diferentes regiones del país, sin importarles la precariedad de sus armas, ni de sus pobres pertrechos militares, con ausencia de uniformes y paga, y que pese a su escasa preparación en la milicia, pero con un profundo amor por el Perú, se hicieron presentes y asumieron con sacrificio y consagración la causa de la defensa de la patria, escribiendo páginas imborrables de heroísmo sin par.

 

3. Poblaciones

inermes

 

Se convirtieron así en una pesadilla sin final para las fuerzas de ocupación en la heroica resistencia en nuestras serranías, acaudillada por Andrés Avelino Cáceres, quien ha pasado a la gloria con el nombre legendario de "El brujo de los Andes", y su gesta como "La Campana de la Breña". Lo prueban las batallas de Marcavalle, Pucará y Concepción, que se iniciaron al despuntar el alba del día 9 de julio del año 1882, y que forman parte de esta hazaña de resistencia andina. En ellas, luego de reñidos combates, el pueblo peruano obtuvo brillantes victorias, obligando al enemigo a retirarse apresuradamente a los reductos donde estaban acantonado con grandes pertrechos y armamento moderno.

El 13 de julio de 1882 se produjo una resaltante victoria peruana en la batalla de San Pablo, en Cajamarca, obtenida por un pequeño ejército conducido por el general Miguel Iglesias. Sin embargo, todas estas acciones, pese a su grandeza, resultaban efímeras, pues las fuerzas enemigas terminaban arrasando poblaciones indefensas. La aviesa estrategia eran castigos, como cruentos e inhumanos escarmientos, a poblaciones inermes, fusilamientos masivos de grupos humanos indefensos, masacres de poblaciones enteras a fin de causar temor, así como extorsiones para obtener información, y todo a fin de aislar al ejército patriótico comandado por don Andrés Avelino Cáceres.

 

4. Llacta

ancestral

 

En 1833 los invasores habían devastado ya varios departamentos de nuestro territorio. Sin embargo, pese a la nula disposición de recursos y en un espacio ocupado por una fuerza brutal, sin gobierno a favor de nuestra República, y frente a un enemigo que se valía de toda medida para acrecentar su poder y su maquinaria de guerra, Cáceres seguía oponiendo tenaz resistencia y tomaba la iniciativa para el ataque. Para ello encaminó sus fuerzas desde Tarma hasta Cetro de Pasco, para proseguir hacia el departamento de Ancash, al norte, en busca de la división invasora del coronel Gorostiaga que se había replegado en Huamachuco.

Después de una penosa y audaz marcha escalando la Cordillera Blanca por el abra de Llanganuco, bordeando escalofriantes abismos y sorteando mil penurias, sin medicinas para los enfermos y ni siquiera zapatos, descalzos o con ojotas, las tropas caceristas avanzaban persiguiendo al invasor. El hambre, el frío y las enfermedades hacían mella en los batallones haciendo que perdiéramos muchos hombres a quienes había que enterrarlos en los caminos. Así, a marchas forzadas, por fin alcanzamos a sitiar Huamachuco en donde se había afincado el ejército chileno, y coronamos las alturas del cerro Cuyurga que domina esta ciudad, capital de la llacta ancestral de los chucos.

 

5. Coronar

la cumbre

 

Los chilenos al advertir su presencia en apresurado movimiento desalojaron las casas de la ciudad y se parapetaron en el Cerro Sazón.

El ejército cacerista disponía aproximadamente de 1,800 hombres fatigados por las largas caminatas, con un deficiente armamento y escasas municiones.

Mientras que las huestes del chileno contaban con algo más de 2,000 hombres y un armamento muy superior, así como abundantes municiones.

Y, sobre todo, contaban con su poderosa arma de caballería numerosa y bien equipada ya que para su manutención imponían drásticas medidas a fin de adueñarse de los forrajes.

Al atardecer del 8 de julio de 1883 se rompieron los fuegos de artillería que continuaron sin cesar durante la noche y todo el día siguiente 9 de julio.

En el alba del día 10 de julio, Cáceres resolvió tomar por asalto el cerro Sazón. Pese a nuestras desventajas fuimos ganando terreno palmo a palmo, y venciendo hasta casi coronar la cumbre del cerro.

 

6. La mayor

resistencia

 

La bandera del Perú ya flameaba en lo alto, y las campanas de las iglesias de Huamachuco repicaban a rebato celebrando la victoria.

Luego de esta lucha heroica el triunfo parecía inminente, favoreciendo por completo a los nuestros. Sin embargo, sorprendió al ejército patriota el agotamiento total de municiones.

Al advertirlo los chilenos desataron un furioso contrataque que arrolló a los nuestros, que carecían hasta de bayonetas para la lucha cuerpo a cuerpo, batalla desigual que mostró el coraje, la valentía y el heroísmo de los luchadores de nuestra patria.

Andrés Avelino Cáceres había recomendado a sus soldados oponer al invasor la mayor resistencia posible, tratando de hacer comprender al enemigo que el Perú es bastante temible para el que pretenda humillarlo.

Sin embargo, la derrota había quedado consumada y nuestras bajas fueron numerosas. Muchos prisioneros fueron fusilados, aplicándose "el repaso" en el campo de batalla.

 

7. Héroe

tenaz

 

Leoncio Prado fue hecho prisionero días después, y afrontó valientemente la muerte dando él mismo la señal para que el pelotón de fusilamiento dispare.

Si bien los chilenos habían logrado vencer en esta batalla, no habían logrado derrotar a su invencible caudillo quien logró salvarse para dirigirse a la sierra central, con el propósito de organizar nuevas fuerzas y continuar con la heroica resistencia.

Sin embargo, apurados por dejar nuestro país las fuerzas de ocupación negociaron apuradamente un acuerdo de paz.

La guerra con Chile concluyó el 20 de octubre de 1883, con la firma del Tratado de Ancón, responsabilidad que fue asumida en representación del Perú por el general Miguel Iglesias.

Así terminaría este episodio de la historia peruana que tuvo funestas consecuencias para la economía de nuestro país, pero que mostró la valentía de hombres cuyo pensamiento y lucha estuvieron siempre centrados en la defensa del honor y la dignidad nacional y donde se erige la figura de Andrés Avelino Cáceres fue el héroe tenaz de la resistencia patriota contra el invasor.

 

*****

 

Los textos anteriores pueden ser

reproducidos, publicados y difundidos

citando autor y fuente

 

dsanchezlihon@aol.com

danilosanchezlihon@gmail.com

 

Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:

Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com

Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com

Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe

Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com

Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es

 

 

  *****

 

DIRECCIÓN EN FACEBOOK

HACER CLIC AQUÍ:

 

https://www.facebook.com/capulivallejo

 

*****

 

Teléfonos Capulí:

393-5196 / 99773-9575

 

capulivallejoysutierra@gmail.com

 

Si no desea seguir recibiendo estos envíos

le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.



 
 

 






PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog