lunes, 8 de enero de 2018

Fwd: Repensando el socialismo peruano


---------- Mensaje reenviado ----------
De: Milciades Ruiz <miruroj@gmail.com>
Fecha: 8 de enero de 2018, 16:08
Asunto: Fwd: Repensando el socialismo peruano
Para: mary-luna-77@hotmail.com


REPENSANDO EL SOCIALISMO PERUANO

Escribe: Milciades Ruiz

Una de las ventajas que nos proporciona el materialismo científico es la comprensión de los hechos. Estos no suceden espontáneamente porque sí. No existen los hechos aislados. Todos tienen antecedentes y consecuencias. Por consiguiente, si queremos juzgar un hecho y evaluarlo, no deberíamos verlo aisladamente. Tendremos que considerar las circunstancias en que ocurrieron y los factores que lo determinaron para tener un concepto cercano a lo real. Para ciertos socialistas, estamos ya en el centenario del socialismo peruano considerando las gestiones iniciales del líder José C. Mariátegui en 1918. Será necesario entonces, ubicar los hechos en su contexto histórico para valorar cada tramo de esta trayectoria.

Son cien años del ejercicio ideológico pasando por diferentes momentos en el tiempo histórico con sus episodios de luchas, traiciones, desengaños, frustraciones, fracasos y desesperanzas. Pero también de mucho entusiasmo, heroicidad y mística por la fe en la doctrina. No me refiero a un partido en particular sino al movimiento socialista de todas sus vertientes. Actualmente, no estamos en un buen momento político pero sabemos las razones de ello. Pero la conmemoración del centenario quizá sea el soplo de vida para reactivar el fuego del volcán que tarde o temprano, erupcionará inexorablemente.


Podremos decir mucho en este centenario comentando su largo recorrido y recordar los grandes momentos que ha tenido el socialismo peruano. Los conocedores seguramente lo harán. Pero quizá lo más importante será extraer lo mejor de esta experiencia y trasmitir a las jóvenes generaciones las enseñanzas aprendidas. Ser socialista en un mundo anticomunista no es fácil. Solo la convicción de estar en el buen camino nos da el aliento a seguir los ideales de una nueva sociedad equitativa y justiciera. Mirar el pasado tendrá valor si eso nos sirve para emprender el futuro en mejores condiciones de preparación.


En la década de 1960 nos parecía que el socialismo peruano estaba cerca, pero después de la década de 1990, con la disolución del bloque socialista europeo, las posibilidades se fueron apagando hasta llegar a la actualidad en que la palabra socialismo está proscrita hasta en nuestras filas. Se prefiere utilizar otras palabras como mecanismo de autodefensa, como táctica para evitar desventajas o, por conveniencias oportunistas. Así, los jóvenes no reciben el mensaje del socialismo sino un entrevero con consignas "progresistas" que lejos de esclarecer desorienta, impidiendo su acceso a la riqueza ideológica del materialismo dialéctico.


De este modo, el socialismo peruano viene perdiendo identidad, autenticidad, protagonismo y personalidad. No todos los izquierdistas son socialistas pero si, todos los socialistas son de izquierda. No obstante, muchos prefieren ocultan su ideología socialista para permitir el acercamiento con las fuerzas no socialista por táctica coyuntural. En esta situación nos encontramos ahora y así, iremos perdiendo protagonismo histórico si es que no reaccionamos y rompemos los temores que nos sujetan. Ser socialista es un orgullo por muchas razones. Tenemos fundamento científico y la historia está de nuestro lado. Deberíamos decirlo resueltamente.


Ya hemos pasado la época en que el Ministro del Interior de Belaúnde (Alva Orlandini) ordenaba las batidas allanando las casas de los socialistas para acusarlos alevosamente de subversivos, mostrando como pruebas los libros marxistas, los de J.C. Mariátegui, de Vallejo y hasta del cura Bolo. Los libros eran quemados en vía pública y prohibida su venta en las librerías. Hoy, eso nos parece una barbarie repudiable como años más tarde se verá la arbitraria "apología del terrorismo". Es la misma práctica que aplicaban las autoridades virreinales para combatir las luchas por la independencia contra el colonialismo, pero no pudieron detener la historia.


Es verdad que el fanatismo terrorista nos ha hecho mucho daño y de eso tenemos que cuidarnos porque es incompatible con el socialismo. Imitar ciegamente el modismo chino y el modismo soviético ha sido perjudicial. Hoy que todo ha cambiado nos parece ridículo lo que hacían los seudo chinos vestidos a la usanza oriental desfilando uniformados al interior de las cárceles marchando con las banderas rojas, como nos parece repudiable la conducta de los seudo moscovitas abogando por la coexistencia pacífica con el enemigo que nos oprime (¿Reconciliación?). Hay que ver en qué han terminado estas poses ahora que ambos paradigmas, han tomado un curso indeseable.


No debemos perder nunca la personalidad propia. El colonialismo ideológico nos quita identidad dejando de ser lo que somos, por imitar poses impropias, ajenas a nuestra realidad. Los conquistadores europeos nos quitaron la personalidad del Tahuantinsuyo para imponernos la suya. Durante siglos nos hicieron adoptar el idioma, religión, vestimenta, y modo de pensar a la europea como más tarde se nos indujo a tener poses estadounidenses Los nombres nativos han sido sepultados y aunque apelliden Mamani los nombres de los hijos suelen ser: Maicol (Michael), Yoni (Jhony), Yesica (Jessica).


La ciencia vale para todos como que dos más dos son cuatro, pero sin desconocernos. El socialismo peruano debería tener su propia personalidad emanada de nuestra peculiaridad. Lo peculiar nos identifica. Los patriarcas del socialismo científico tuvieron la virtud de aplicar las leyes de la naturaleza al estudio de la sociedad de su época dentro de la realidad en que vivían. Pudieron entonces determinar sus tesis de que el capitalismo genera de por sí, intrínsecamente, su anticuerpo con el que entabla una lucha a muerte por el predominio. La negación del capitalismo es el socialismo que finalmente prevalecerá cumpliéndose la ley de la naturaleza. Ese método sigue siendo válido pero aplicado a nuestra peculiaridad, a nuestro tiempo y a nuestro lenguaje, tiene otras características que no lo desmerecen.


El capitalismo del siglo XIX estaba en su etapa primitiva pero entró a una revolución industrial con la proliferación grandes fábricas de trabajo intensivo. La rentabilidad del capitalista descansaba casi totalmente en la fuerza de trabajo humano. Para competir en el mercado, los dueños de las fábricas pagaban el salario más bajo posible haciendo trabajar a los obreros (hombres, mujeres y niños) la mayor cantidad de horas posibles (hasta 18 horas diarias). En esas condiciones, los obreros eran realmente proletarios. Es decir, solo tenían su fuerza de trabajo y nada más. Su situación era paupérrima, extremadamente pobre.


Era natural que esos obreros lucharan por mejores condiciones de vida y su principal arma de lucha fue la organización. Capitalistas y obreros se enfrentaron como dos bando opuestos. Los obreros recibieron el sustento ideológico de los patriarcas del socialismo con el enfoque de que, así como los burgueses habían derrotado a las monarquías ahora le correspondía al proletariado derrotar a la burguesía. A la dictadura de los burgueses le seguiría la dictadura del proletariado como resultado de esta lucha de clases. Había otras clases sociales como la de los campesinos que luchaban contra los señores feudales, pero el enfoque se centró en solo dos: burguesía y proletariado (los obreros también vivían en los burgos).


Era una forma didáctica de llevar el mensaje a los trabajadores con un lenguaje sencillo y así se redactó el manifiesto Comunista. Solo al proletariado le correspondía la misión de hacer la revolución socialista por su consciencia de clase y se descartaba a otras clases. La contundencia de las tesis al respecto, generó una corriente ortodoxa como una verdad inobjetable. Pero lo que era un esquema didáctico fue tomado como un dogma sagrado que se viene repitiendo de generación en generación como una verdad absoluta.


Sin embargo, la primera experiencia socialista no fue obra del proletariado ni ocurrió en un país industrializado, sino en un país monárquico de economía rural sin mayor industrialización (solo el 15% de la población vivía en las ciudades) y por la acción del partido político socialdemócrata cuya rama bolchevique lideraba Lenin. En las sublevaciones contra el despotismo zarista participaban obreros, soldados y campesinos organizados en soviets.


Otros factores como la guerra mundial de 1914 influyeron para el aumento del descontento social y así se fueron dando las condiciones para la revolución bolchevique de 1917. Tampoco la revolución china ni la cubana fueron obra del proletariado a pesar de lo cual, hay socialistas que siguen pegados a la letra y quieren encontrar proletariado y burguesía en nuestro país como dos clase exclusivas. Pero el materialismo dialéctico nos enseña que a cada época corresponde sus respectivas condiciones. Nuestra realidad siempre ha sido y es muy distinta a la realidad en la que Marx hizo sus investigaciones.


Sus postulados científicos siguen vigentes pero las condiciones no son las mismas por razones dialécticas. Los obreros de hoy ya no son proletarios y muchos hasta se identifican con la patronal exprimiendo al consumidor para tener mayor participación en las utilidades. Los obreros de construcción civil gana más que los profesores y otros profesionales. Tengo junto a mi domicilio vecinos obreros con viviendas de cinco pisos, pensión de jubilación, servicios y beneficios sociales diversos, ganados mediante la lucha organizada legalmente. Ninguno tiene consciencia proletaria ni profesa el socialismo.


Estoy ingresando entonces al terreno polémico que siempre ha dado lugar a debates interminables. El socialismo es una doctrina viva y creo que es necesario que nos actualicemos a la luz del materialismo dialéctico sin temor a ser calificado como revisionistas. No deberíamos entonces permanecer estáticos frente a una realidad cambiante alardeando un discurso fuera de contexto. Se ha perdido la noción del término proletariado y se lo usa indiscriminadamente al antojo de quienes pretenden ser ortodoxos. Con ello, la voceada "creación heroica" de la doctrina acorde con nuestra realidad queda de lado.


En torno a este asunto se ha debatido durante estos cien años. No faltan los que se consideran clasistas que condenan a todo aquel que no tenga una ideología de clase. No son obreros pero dicen profesar la ideología del proletariado. Al igual que las sectas religiosas se consideran los genuinos socialistas. El sectarismo también ha hecho mucho daño al socialismo. Pero que se sepa, los que hicieron la revolución en los hechos y no en las palabras, tales como Lenin, Mao, Fidel y el Che nunca se jactaron de ser "clasistas".


Cuando se tergiversan los principios doctrinarios se llega a extremos irracionales. Se fomenta el odio de clase sin ningún miramiento, como si los niños fueran culpables de que sus padres pertenezcan a las clases altas. Si seguimos la lógica sectaria, ni Marx, ni Engels saldrían bien librados por haber pertenecido a clases sociales acomodadas. Con este dogma tendríamos que haber aborrecido a Javier Diez Canseco tan solo por ser descendiente directo de uno de los trece de la Isla del Gallo que conquistaron el Tahuantinsuyo. No pues. Los socialistas luchamos contra el sistema y no contra una clase social en particular. Es el sistema el que genera clases sociales de intereses contrapuestos. Eliminado el sistema automáticamente desaparecen sus productos sociales.


Desnaturalizaciones del materialismo dialéctico hay muchas y sería largo enumerar pero, podemos aprovechar la ocasión para reflexionar sobre nuestros métodos de lucha, el lenguaje político que utilizamos, el sectarismo, las tergiversaciones doctrinarias, nuestros errores, nuestras fortalezas y debilidades para afrontar el futuro con efectividad. No deberíamos continuar con las discusiones estériles por años y años. Nuestro rendimiento político se mide por los logros obtenidos y no por discursos demagógicos.


Es de esperar que lo dicho en este texto, genere las iras de quienes se sientan aludidos, pero estoy dispuesto a asumir las consecuencias. Estoy acostumbrado a peores riesgos. Pero abrigo la esperanza de que los socialistas racionales reflexionen honradamente y trasmitan a los jóvenes las tesis socialistas sin tergiversaciones ni fanatismos.


Enero 2018

Otra información en https://republicaequitativa.wordpress.com/

 

 




--



--



--

JOSE FELIX HUAMAN : HOMENAJE A LA MAESTRA HILDA TISOC LINDLEY



HOMENAJE A LA MAESTRA EJEMPLAR
 HILDA TÍSOC LINDLEY
(A un año de su partida)

Hace un año (7 Enero 2017) nació a la eternidad nuestra c. Hilda Tisoc Lindley, una maestra forjada en el calor de la lucha y que ha dejado huellas profundas que las nuevas generaciones de combatientes sabrá valorarlo. He aquí algunos párrafos publicado por diversos autores en homenaje a tan digna maestra que entrego su vida a la lucha por una América nueva en el mundo nuevo. (07.01.2018)
=======================

"Durante los últimos años de universidad, Hilda leyó "Peregrinaciones de una Paria" de Flora Tristán, quedó impactada con la experiencia personal de Flora Tristán y con su análisis de a mujer peruana de la alta burguesía del siglo XIX. Hilda desarrolló un apasionado interés por la obre de la Tristán y la eligió para elaborar su tesis de bachillerato, optando en su disertación, el calificativo de brillante por unanimidad.
Hilda y yo planeamos salir al extranjero para ampliar nuestros horizontes y para enfrentarnos a retos, nos inspiró Simone de Beauvoir, al decir "las mujeres debemos idearnos para nosotras mismas un proyecto que fuera un reto difícil de realizarlo, así como los retos de los hombres". La idea era que la mujer desarrollara su potencial y se liberara del proteccionismo de la familia, de la sociedad. A Hilda le fascinaba los viajes, le gustaba explorar otras culturas".
Sonia Mrva, Montoya

"Recuerdo que ella siempre tenía a la mano un libro que devoraba con fruición en las horas libres. Ella era una mujer especial, nuestra conexión fue inmediata, mágica y empática; nos volvimos inseparables, la sentía una hermana del alma.
Coincidíamos también en nuestra rebeldía. Me encantaba su franqueza y sencillez, como su agudeza y visión crítica de la sociedad. Poseía una gran sensibilidad, era generosa, fiel, de una impecabilidad absoluta, nunca admitió la doble moral. Hilda fue sobre todo coherente con sus principios hasta su último suspiro" (…)
"Hilda se conectó con el movimiento feminista que lideraba Cristina Portocarrero, artista plástica, como también Ana María Portugal, crítica de arte y cultura; llegarían a ser activas participantes del discurso feminista durante el periodo llamado de la revaloración, de acuerdo a estos puntos: a) reconocía la existencia de discriminación a las mujeres, b) Consideraba que ello era una expresión cultural, social y no provenía de un orden divino o de la naturaleza, c) Trabajaba para transformar el orden patriarcal en uno con igualdad entre mujeres y hombres".
Luz Bertha Fuentes

 "Las últimas palabras de Hilda fueron su deseo de volver a la naturaleza del sur, pidió escuchar los versos de Violeta Parra: gracias a la vida que me ha dado tanto…, hábitat y cultura, dos extremos que transparentan su trayectoria vital entre nosotros, que supo unirlos en sus momentos postreros con fuerza y apego a los suyos.
Después de muchos años de residencia mexicana su última morada, la casa verdadera en sus palabras, estuvo siempre en el Perú, en la naturaleza marina de las playas de El Callao, lugar de "…muchos contentos y quereres…", vividos seguramente en sus años de infancia y juventud. Ese puerto existe decía B. Varela; la mar tiene una fuerte simbología de género, las aguas fueron y seguirán siendo el origen primordial de la vida, la fuente de vida es mujer, es la pachamama…
Sus largos años en México fueron en realidad un exilio, una residencia, un estar, pero su Pacarina está en el Sur, en las movidas aguas de la mar chalaca en sus amaneceres ventosos y grises con colores pacíficos que llaman a reflexión y toma de posesión frente al mar. Aquí unió la vida que siempre vale la pena vivirla, a la cultura marina de más de cinco mil años de historia".
César Hildebrando Delgado

"Su generosidad fraternal es carácter y valor fruto de su noble corazón y la dicha de haber sabido y conocido la buena fortuna del amor y la responsabilidad forjadora.
La certera y directa sinceridad al actuar fue parte esencial de su honestidad acrisolada. En el ejercicio de la libertad jamás dejo dudas y postergaciones; ese espíritu transformador lo ejerció con hidalguía solvente, se reforzó cada instante en el vuelo de su pensamiento y creatividad sin tregua. Praxis probada y consolidada en su vida social de lucha transformadora, profesional escolar docente, y el magisterio universitario, donde la investigación acuciosa la impulsaba a conocer y viajar y poder armar los eslabones ausentes de lo existencial humano que tanto le apasionaba, permitiéndole consolidar sus ideales más puros y de compromiso trascendente, fiel expresión de su constante batalla en el ideal, la esperanza desde la perseverancia. El nuevo ser del mundo nuevo hoy. Luchó ante todo y contra todos al sentir la presencia del abuso, a mentira y mala fe. En esas lides el accionar sincero es característica nuclear de su madura inteligencia sin por ello perder la ternura, guardando la modestia y optimo perfil de sutileza  siempre pura y diáfana; la verdad en Hilda tiene peso central e ineludible. El anhelo de conquista y la prosecución dichosa de sus nobles fine le llenaron de sentido y optimismo a su labor".
Segundo Gil Castro

"Nuestra Hilda, vivió intensamente sin transgredir sus principios y siempre con la clara convicción de que su trabajo productivo será la semilla que germinará en las generaciones sucesivas, perseverando en la lucha por un mundo nuevo. He ahí la razón de que vivirá por siempre en el corazón de su pueblo. 

Al igual que el filósofo Miguel de Unamuno, ella consideró que "La vida es lucha, es combate. Agoniza quien vive luchando contra la vida y contra la misma muerte". De allí que al final, con serenidad, tomo la decisión de partir con el encargo de retornar a su patria y compartir el vaivén de las altas olas en el océano pacífico".

Entre sus obras selectas está su libro "LA AGONÍA SOCIAL DE FLORA TRISTAN Y EL MOVIMIENTO FEMINISTA", publicado en 1971 y digitalizado en el 2009.  Para que Hilda publique  esta obra, está claro la influencia de Flora Tristán, una mujer de lucha, de pensamiento y actitud revolucionaria y precursora del movimiento feminista que paso a la historia difundiendo su tesis "Todas las desgracias del mundo provienen del olvido y el desprecio que hasta hoy se ha hecho de los derechos naturales e imprescindibles del ser mujer". Algo más,  en el folleto "La Unión Obrera", Flora Tristán enarbola su programa a favor del proletariado. He ahí signos puntuales y motivadores para sistematizar ideas de acuerdo a nuestra realidad. He ahí el valor histórico de la obra de Hilda, como sustento fundamental del feminismo y socialismo en la lucha por el cambio social.
José Félix Damián.

Fuente: Folleto Pacarina del Sur – Acaplades, 2017.

Gustavo Espinoza: La lucha está planteada


PERU.  LA LUCHA ESTÁ PLANTEADA
Por Gustavo Espinoza M. ()
Finalmente, el pasado 4 de enero, el Genocida de Barbadillo, Alberto Fujimori abandonó la Clínica Japonesa donde se hallaba internado desde el 21 de diciembre;  y,  rigurosamente escoltado y protegido por centenares de efectivos policiales, se instaló en una lujosa residencia de La Molina, que lo albergará temporalmente: deberá viajar a Tokio pronto, para "mover" sus cuentas, derivadas de los 6 mil millones de dólares que se robó impunemente.
La vivienda, ubicada en la zona residencial de "La Estancia",  es un  predio de  casi  2,000 metros cuadrados. Posee dos pisos, 5 dormitorios 2 salas, 4 baños, 4 cocheras, terraza,  jacuzzi, chimenea, otros ambientes, y piscina incluida. Por esa "modesta vivienda", el nuevo inquilino pagará algo más de 16 mil soles mensuales, casi 6,000 dólares y vivirá solo, sin familia, acompañado apenas por un corte de asistentes a su disposición, que atenderán todos sus requerimientos.
No solo una "cachetada a la pobreza", como se ha dicho, sino también  una suerte de suite privilegiada, de un multimillonario dispuesto a gozar de su inmensa fortuna; y que ha tenido la suerte de experimentar el más grande  milagro peruano de todos los tiempos: curarse, en apenas 12 días, de una enfermedad terminal que lo tuvo al borde la muerte.
La Presencia del ex reo en cárcel, no  ha sido bien acogida por los vecinos del lugar, que han visto perturbadas sus actividades rutinarias. De hecho, la misma noche del jueves los efectivos policiales  "acordonaron" la zona, e impidieron el desplazamiento de los propietarios de los condominios adyacentes, alegando "razones de seguridad".
Al  día siguiente un buen grupo de residentes, optó por salir –megáfono en mano- para expresar su descontento por la presencia del nuevo "vecino". Les incomoda saber que se trata de un genocida, autor, además, de otros latrocinios en  perjuicio de todos los peruanos. Una compañía "incómoda", por cierto, pero que, además, presagia perturbaciones de diverso orden: protestas manifestaciones, repudio.   
Al expresar rechazo al recién llegado, los críticos fueron atacados por la policía que, además de golpearlos, les quitó abusivamente  el megáfono del que se valían para exteriorizar su queja.   Esto, en lugar de "atenuar" el descontento, lo incentivó. Nadie esperaba que el inquilino de la más lujosa vivienda de "La Estancia", fuera un indeseable con respaldo policial incluido.   
Por lo que dicen las redes sociales, las consecuencias de lo ocurrido, no se han hecho esperar. Ayer mismo, desapareció el trinar de las aves en todo el condominio. Y  algún ingenioso del lugar escribió: "Ya no cantan las aves. Pronto huirán los perros. Dejará de crecer el pasto. Los días serán más grises. Y el lugar, parecerá un Campo  Concentración Nazi…".

Cualquier parecido con  la realidad podría ser, por cierto, pura coincidencia.
Lo que no se puede considerar "coincidencia" es la indignación de los afectados, que creció con la represión policial, la misma que se manifestó en ataques a personas inermes; golpizas injustificables, incluso a mujeres y a menores, y decomiso de equipos de sonido, de propiedad de los manifestantes.
Como es conocido, tales abusos comprometen a la estación de policía de "La Planicie", contigua a la zona, pero respondieron a "órdenes superiores" dictadas por un Ministro del Interior -el nuevo-  cuyo antecedente más notorio fue dedicarse a repartir –al lado de Keiko- almanaques en favor de la  candidatura de Fujimori en los fraudulentos comicios presidenciales del año 2,000.
Pero más importante que saber dónde pasará sus próximos días el "chinito de la yuca", es  comprender qué es lo que se trae entre manos la Mafia que él encarna. Por lo pronto, ya logró alcanzar un principal propósito. Ahora, lo que le queda, es acomodar su carga y reiniciar su ofensiva para copar el escenario nacional, como en los años 90.
Su primer objetivo será "poner orden"  en sus propias filas, envilecidas por la corrupción y alborotadas por la angurria de unos, y la soberbia de otros. Para "el viejo" está clara la idea: recomponer sus fuerzas, estableciendo un  calendario de "reparto", que le permita a sus cachorros, diez años consecutivos de gestión gubernativa. ¿Podrá hacerlo?
Lo que suele primar en política es –casi- siempre, la correlación de fuerzas. Si los Fujimori  logran convencer a la ciudadanía de la operatividad de sus proyectos, podrían, en efecto, incubar la ilusión de su Poder restaurado. Pero para que eso ocurra tendrían que lograr dos propósitos: que el país pierda la memoria; y que los trabajadores y el pueblo, sean aplastados sin  piedad.
Trabajando el primer objetivo, tendrá la mafia que restaurar sus viejos vínculos con la burguesía liberal que le fuera temporalmente hostil. Claro que en esa ruta, ya han dado algunos pasos. La integración de un Gabinete de "Unidad  Nacional" y la proclamación del 2018 como "el año de la reconciliación", apunta a tales propósitos.
Eso de la "unidad nacional", asoma apenas como una patraña ¿qué unidad puede plantearse entre las víctimas y sus verdugos? ¿Qué unidad entre el cuello extendido, y el filudo machete que habrá de cortar la carne? ¿Qué unidad entre el ahorcado, y la soga que lo hizo colgar de una mampara?.
La Unidad Nacional –la verdadera- sólo puede construirse a partir de objetivos comunes y a su vez laudables. Unidad, por ejemplo, para construir la paz, promover el desarrollo, alentar el progreso, mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo, pero ¿unidad para restituir el Poder de los asesinos, la capacidad de acción  de los que saquearon el país a su antojo? ¿Quiénes estarían dispuestos a construir esa unidad: sólo los cómplices de esos crímenes y los beneficiarios de ellos.
 A todos los demás -a millones de peruanos- le sabe a crueldad extrema, y a cinismo, que se hable de la "reconciliación", y que se proclame este año como el objetivo a lograr. Se "reconciliará" la clase dominante en sus distintas expresiones: PPK con  la familia Fujimori; los Graña y Montero con los propietarios de Yanacocha; el Ministro del Interior con  el Grupo Colina.
Pero nadie del pueblo se  sentirá convocado a "reconciliación" alguna. Desde la base social, los peruanos podremos decir al iniciarse el 2018, lo que decía el poeta: "No tienen año nuevo los pueblos como el mío / será nuevo el paisaje, pero la misma ausencia / será pañuelo nuevo, pero la misma lágrima / será nueva mortaja, pero distinta muerte…".
Por eso,  aplastar a los trabajadores y al pueblo, viene a ser el segundo propósito. Para enfrentarlo, adquiere fuerza la convocatoria a la Jornada Nacional de Protesta programada para el jueves 11 de enero.  Deberá ser la más grande expresión ciudadana en lo que va del siglo XX. Superior organizativa y políticamente a la Marcha de los 4 Suyos, de julio del 2000. Más calificada que las movilizaciones del 2011 en torno al Programa Nacionalistas que encarnara originalmente Ollanta Humala, y del que se alejó después. Y más alta, incluso, que la Marcha anti Keiko del 29 de mayo del 2016, que le cerró a la Mafia el paso al Poder en tales comicios.
Deberá ser unida, organizada, consciente y aguerrida. Deberán participar en ella, todos los que tienen una común identidad ciudadana. Todos los ajenos al Indulto intolerable; a la corrupción del Poder en sus expresiones; a la irrita  Constitución del 93; a PPK y sus traiciones.
Esta lucha no se resolverá con "nuevas elecciones", como creen algunos. Sólo será posible encontrar un  camino de salida construyendo la UNIDAD DE LOS DE ABAJO y derribando, con la fuerzas de las masas, el régimen de dominación vigente. La lucha, está planteada.
(*)  Del Colectivo de Dirección de Nuestra Bandera.  http://nuestrabandera.lamula.pe


Libre de virus. www.avast.com


lunes, 1 de enero de 2018

Fwd: 1 de enero. Caminos de esperanza. Vencer aquí, en este suelo. / Jui-ling (Nuria) Chien, poeta de Taiwán: La flor del Capulí.


Asunto: 1 de enero. Caminos de esperanza. Vencer aquí, en este suelo. / Jui-ling (Nuria) Chien, poeta de Taiwán: La flor del Capulí.
Para:







































Construcción y forja de la utopía andina
2018 AÑO
DE LA IDENTIDAD Y DEL PATRIMONIO
INALIENABLE DE NUESTROS PUEBLOS
ENERO, MES DE LA DEFENSA DE LIMA
DEL NACIMIENTO DE ARGUEDAS, HERAUD
Y LOS PARADIGMAS DE MACHUPICCHU
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
*****
HOMENAJE MUNDIAL
PROMOVIDO DESDE CHILE
POR EL POETA ALFRED ASÍS
LA FLOR DEL CAPULÍ
Dedicado a Danilo Sánchez Lihón
La flor del Capulí,
luce una bufanda roja
desde la cual nos dirige y nos inspira,
y que es para poder verla al otro lado de la más tupida neblina.
La flor del Capulí,
escribe todos los días
No le importa si es en el amanecer
o si es en el atardecer, una y otra vez insiste y horada la piedra.
 No solo alabo su sabiduría, creatividad y humildad...
sino que canto su firme dirección, que es ya un patrimonio humano
Cuento a los vientos lo que escribe y cómo a partir de él se prodigan
anhelos y esperanzas con su voz roja y blanca como es la bandera que iza.
Canto su bello esfuerzo exornado de luces andinas,
su amor a lo que tiene y no tiene explicación posible.
Exalto su corazón tierno con los grupos vulnerables,
y la magia con que atrapa a todo ser que lee y que vuela.
La flor del Capulí desde muy lejos huele en mí y es intacta su fragancia
cómo es la fortaleza abismal de la cultura Inca,
a la cual me siento unida, integrando y forjando
el prodigioso jardín de la Utopía Andina.
JUI-LING (NURIA) CHIEN
POETA DE TAIWÁN
*****
1 DE ENERO
CAMINOS
DE
ESPERANZA
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
VENCER AQUÍ,
EN ESTE
SUELO
Danilo Sánchez Lihón
1. Poner
el corazón
Siempre vi y sentí en el Padre Fernando Rojas Morey el pulso de quien bracea y nada para cruzar una fuerte y tormentosa corriente.
Por eso, de niño me sentí fortalecido con su temple épico, con su lanza y su escudo. Por ser lo más fiel, lo más legítimo, lo más diamantino en su fe.
Bizarro, por ejemplo, para defender al humilde, al despreciado, al indefenso.
Y jugarse por él no con una migaja, no con un perdón, ni tampoco con una caridad. Lo defiende con su vida.
Yo sé –y hasta creo que lo ha hecho ya– que un hombre en peligro de morir va a él, y pone su corazón delante de ese hermano, o de ese hijo.
Y entrega su vida defendiéndolo, aunque sea un réprobo o un indigno. Indigno, pero: ¿para quién? Para él jamás.
Eso incluso pienso que ya lo ha hecho. Estoy seguro de ello. Y lo sé.
2. La
promesa
Eso lo sé de manera plena, total y evidente. Y yo también me acogeré y recurriré a él si la ocasión se me presenta. Y buscaré su apoyo porque a su lado siento que seré indestructible. A través de Cristo, él va al hombre sufrido, golpeado y ofendido.
Al parecer, cuando el Padre Fernando Rojas hizo sus votos de fe, su promesa fue para estar siempre al lado del hermano agraviado.
Así lo entendió y así lo cumple, luchando siempre al lado de los pobres y con profunda humildad, como cuando dice:
 "La voz del hermano escarnecido
que reclama la promesa que te di."
Ahora bien, rebelarse ante la injusticia, el abandono y la miseria no es posible sin la pureza de alma.  De allí que antes de salir a protestar nosotros enmendemos nuestras faltas. De allí que quienes más se rebelen sean los niños, los ángeles y los santos.
3. Piedra
sobre piedra
Cristo también se rebeló. Refiere San Lucas, el evangelista, cómo, ante el balcón de los fariseos, cara a cara frente a ellos, sin subterfugios ni eufemismos, Jesús les dice:
"¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos hipócritas! ¡Sepulcros blanqueados! ¡Avaros y ladrones! ¡Serpientes, raza de víboras!"
Y los acusa de ser descendientes de los que mataron a los profetas. Y es Jesús, ese ser que anuncia la destrucción del templo, diciendo:
"Aquí no va a quedar piedra sobre piedra. Todo será destruido".
Y luego llora por Jerusalén diciendo:
 "¡Ay Jerusalén, Jerusalén! ¡No volverás a verme!".
Este hombre, ¿era un pasivo? ¿Era un conformista? ¿Era un conciliador? ¿Era un convenido? No. Era un ser apasionado, intrépido y hasta furibundo. Es un ser rebelde e indomable frente a las injusticias. ¡Pero cuidarnos nosotros de no ser los corruptos en nada!
4. La Nueva
Humanidad
Porque, ¿se puede ser cristiano viendo a la gente morir de hambre, sin reaccionar? ¿Se puede ser hombre de Dios y ver tranquilos e indolentes que un hombre se mata por no conseguir empleo?
"Ruégote padre, que sean una misma cosa conmigo, como tú y yo somos una misma cosa"
Eso le pide Jesús a Dios en su anhelo de consustanciarse con el Hombre y con su drama. Pero no solamente piedad es lo que siente Jesús sino indignación santa. Y no se lo calla. Lo mismo hace el padre Fernando Rojas Morey, autor del libro "Caminos y esperanza", diciéndonos que si sólo nos ocupáramos del reino postrero lo perderemos todo. Lo expresa con estos versos:
Y si vuelo hacia el futuro
fuera del suelo, los pies,
sin redimir el presente,
pierdo el tiempo y la gracia...
Y hay una metáfora que quisiera no dejar pasar. Anuncia espléndidamente: "La Nueva Humanidad estrena el alba". Que es lo mismo a decir: tenemos que vencer aquí, "en este suelo", y si es así saldremos victoriosos contigo al final del tiempo.
5. Un Cristo
de iras santas
Fue a través del padre Fernando Rojas que yo escuché por primera vez en Santiago de Chuco, donde la iglesia era sombría, impenetrable y ritual, y que él cambió radicalmente, con una nueva versión acerca de Cristo.
Esta no era más la del doliente, ni del pasivo; ni del sufriente; no era ni del contemporizador, ni el resignado; error en el cual incurría antes la iglesia tradicional; presentándonos a niños y jóvenes que aman el arrojo, un Cristo conformista, que era la estampa que se nos daba.
Surgía así un Cristo enérgico, de iras y cóleras santas, que arrojó a los mercaderes del templo; flamígero y guerrero, que decía:
"Yo no vine a traer la paz sino la espada".
Y es precisamente, por fidelidad a Cristo como también por candor e inocencia, que se tiene que ser indomable defendiendo al pobre.
E indignándonos por la injusticia de que son víctimas, por el desprecio de unos y la miseria, el desencanto y el dolor de los otros.
6. Llanto
de las montañas
¡Cumpliendo el ideal de construir, a través de la palabra esperanzada, una sociedad mejor!
Teniendo que luchar no solo por una redención más allá de esta vida, sino por el pan o el bien aquí en la tierra.
Porque ambos reinos: el mundo y lo eterno tienen que ser coherentes y conciliar.
Debemos ser buenos aquí, en el mundo, para merecer la gloria de la morada eterna, proyectando cada acto cotidiano, cada hecho de la realidad fugaz y limitada a una dimensión mayor.
Hay por eso en el libro del Padre Fernando Rojas un poema que tiene un simbolismo interior profundo, vinculado a la historia social del Perú y es el titulado: "El llanto de las cumbres".
Por distintos referentes, explícitos e implícitos en el poema, ese llanto es un aluvión, el desprendimiento de tierra, lodo y agua de las cumbres: una tempestad en los andes.
7. El parto
doloroso
Un aluvión, según el poema, que es un llanto de las montañas, donde dice:
Por la raza, por el pueblo
centenario empobrecido..."
"Desbordado, ya sin cauce,
arrasó los puentes y poblados,
los sembríos y caminos nuevos.
Ese llanto de las cumbres:
¿Es castigo, destrucción...
de lo que está mal hecho?"
"¿Será el parto doloroso
de los hombres nuevos?
La reflexión de este poema es que la situación ominosa de la población en el Perú, produce catástrofes devoradoras de pueblos y que, quizás, ojalá, sea el parto de una nueva etapa, renovada y mejor.
*****
CONVOCATORIA
XIX ENCUENTRO
INTERNACIONAL ITINERANTE
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
TELÚRICA DE MAYO, 2018
LIMA:
VIERNES 25
TRUJILLO:
SÁBADO 26
GUADALUPE
DOMINGO 27
CHEPÉN
DOMINGO 27
CAJAMARCA
LUNES 28
CAJABAMBA
MARTES 29
HUAMACHUCO
MIÉRCOLES 30
QUIRUVILCA
JUEVES 31
SANTIAGO DE CHUCO
JUEVES 31
VIERNES 1 (JUNIO)
CALIPUY
SÁBADO 2
SANTIAGO DE CHUCO
SÁBADO 2 (JUNIO)
DOMINGO 3 (JUNIO)
EL XIX CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
ABARCA DEL 25 DE MAYO AL 3 DE JUNIO
DEL AÑO 2018
*****
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
  *****
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
*****
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.





PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog