jueves, 30 de junio de 2016

V7Inter: GO y geoestrategia: Un juego milenario

LUIS MIGUEL ANAMARIA CHAVARRIA . PENSANDO EN VOZ ALTA ( corregido)




Por el contrario de lo que señala el pensamiento neoliberal;  que el Perú ha crecido, también  las clases medias, este tiene su reflejo en el incremento del PBI, igualmente se dice que la pobreza ha disminuido. Pero lo que no señala que  en forma paralela que ha crecido la delincuencia, en lenguaje moderno se ha incrementó la inseguridad ciudadana. Nos encontramos en penúltimo o último lugar de la prueba PISA (comprensión lectora y matematica) . En el sistema de salud los servicios de Emergencia de los Hospitales del estado, presentan siempre congestión. Un tercio de la población ( diez millones no cuenta con los servicios de agua y desagüe. Quinientas mil familias se verían afectadas en un posible terremoto como el reciente ocurrido en el hermano país Ecuador. Mientras estamos deshojando margaritas si utilizamos el FEF,( Fondo de Estabilización Fiscal),  que nos permitirá  solucionar en forma rápida los problemas antes mencionados. 


Una distribución de la riqueza completamente discriminatoria, De un informe de Gestión; sacamos en consideración que Lima cuenta aproximadamente 30 mil familias en Lima que pueden pagar pensiones escolares de S./ 1800 soles mensuales, debido que existen en Lima 30 colegios para el sector sector social alto, con la salvedad que es un calculo grueso  versus las 6740,000 de familias que cuenta el Perú. Pongamos que existan otros 30 mil familias que tienen hijos en Universidades que pueden pagar esos mil  ochocientos soles en promedio. Sesenta mil versus aproximadamente  6 millones setecientos mil familias. 

Los resultados de las elecciones nos muestran que una buena parte de la población 37% ( no el 50%). Tienen una percepción completamente equivocada de la candidata de FP,  no darse cuenta de las implicancias del lavado de dinero, mentiras de una candidata presidencial, que expresa su esposo ganó 30 mil soles en una empresa fantasma, luego trabajo en una empresa logística (la misma que se formó con los Fujimori,  en alianza dineraria con ex congresista de Ramírez acusado de lavado de  dinero) que nos informa una reciente trabajo de investigación de la República. Como es posible que el congresista mas votado tenga su situación comprometida por lavado y por no pagos de alquiler y servicios profesionales.


Una organización o grupo vapuleado en el debate y en las ánforas, como es el Apra . Renace con la complicidad de los medios de comunicación y pretende ahora acomodarse como "bisagra".  cuyo único objetivo que el próximo congreso no levante el secreto bancario como es el caso del congresista Flores Quesquen recientemente reelecto.  Ahora se comprende su apoyo al fujimorismo y  su urgente preocupación de ser "bisagra".  
Los denominados ahora  "popis" del congreso.





miércoles, 29 de junio de 2016

César Hildebrandt no se calla nada y recuerda lo que fue el fujimorismo

César Hildebrandt: Las mentiras de Alberto y Keiko Fujimori

LIBROS RECIEN RECIBIDOS . RISA Y HUMOR ZURDO EN NUESTRA AMÉRICA, LA PRENSA MILITANTE EN AMÉRICA LATINA Y LA INTERNACIONAL COMUNISTA


Fwd: El Brexit redistribuye las cartas de la geopolítica mundial.



El Brexit redistribuye las cartas de la geopolítica mundial.
por Thierry Meyssan
La prensa internacional se esfuerza ahora por imaginar cómo podría reactivarse la construcción europea, manteniendo a Rusia fuera de ella y, en lo adelante, sin poder contar con el Reino Unido. Por su parte, Thierry Meyssan estima que ya nada podrá evitar el derrumbe del sistema. Pero señala que lo que está en juego no es la Unión Europea en sí sino todo el conjunto de instituciones que permiten la dominación de Estados Unidos a nivel mundial e incluso la integridad misma de este último país.
REDVOLTAIRE |DAMASCO(SIRIA) |27 DE JUNIO DE 2016   
Favorable al Brexit, la reina Isabel II tiene ahora la posibilidad de reorientar su país hacia el yuan.
Nadie parece entender las verdaderas consecuencias de la decisión británica de abandonar la Unión Europea. Los comentaristas, que se limitan a interpretar la política al nivel de los politiqueros y han perdido desde hace tiempo el conocimiento verdadero de los juegos de intereses regionales, se han focalizado en los detalles de una campaña absurda, protagonizada por dos bandos: el de los adversarios de una inmigración incontrolada y el de quienes amenazan al Reino Unido con los peores tormentos y calamidades.
Sin embargo, lo que realmente está en juego en esta decisión nada tiene que ver con esos temas. La diferencia entre la realidad y el discurso político-mediático es la mejor muestra de la enfermedad que padecen las élites occidentales: su incompetencia.
Aunque el velo se desgarra ante nuestro ojos, nuestras élites siguen sin entender la situación y están en una posición análoga a la del Partido Comunista de la Unión Soviética, que no supo prever las consecuencias de la caída del muro de Berlín, en noviembre de 1989: disolución de la URSS en diciembre de 1991; disolución del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME, también conocido bajo las siglas COMECON); disolución del Pacto de Varsovia, 6 meses después; y los intentos de desmantelamiento de la propia Rusia, que estuvo a punto de perder Chechenia.
En un futuro muy próximo, asistiremos –siguiendo esa misma mecánica– a la disolución de la Unión Europea; posteriormente, a la disolución de la OTAN; e incluso, si no tienen mucho cuidado, al desmantelamiento de Estados Unidos.
¿Qué intereses se mueven
detrás del Brexit?
A pesar de lo que parece indicar la fanfarronería de Nigel Farage, el UKIP no provocó el referéndum que acaba ganar. La decisión de organizar esa consulta fue impuesta al primer ministro David Cameron por un grupo de miembros del Partido Conservador.
Esos personajes estiman que la política de Londres debe consistir en adaptarse de forma pragmática a la evolución del mundo. Esta «nación de tenderos» –así la llamaba Napoleón– observa que Estados Unidos ya no es la primera economía mundial, ni la primera potencia militar. Así que ya no hay razones para tratar de seguir siendo sus socios más cercanos.
De la misma manera que Margaret Thatcher, quien no vaciló en destruir la industria británica para transformar su país en polo financiero mundial, exactamente de esa misma manera, esas personalidades conservadoras no han vacilado en abrir el camino a la independencia de Escocia y de Irlanda del Norte, y por ende a la pérdida del petróleo del Mar del Norte, con tal de convertir la City en el primer centro financiero offshore del yuan.
La campaña a favor del Brexit contó con amplio apoyo de parte de la gentry [la nobleza media y clases adineradas] y del palacio de Buckingham, que movilizaron la prensa popular para llamar los electores a recuperar la independencia del país.
Al contrario de lo que afirma la prensa europea, la salida de los británicos de la Unión Europea no será lenta porque la UE se derrumbará rápidamente, antes de que transcurra el tiempo necesario para el cumplimiento de las negociaciones burocráticas de dicha salida. En el pasado, los Estados miembros del CAME no tuvieron que negociar su salida de ese órgano de integración económica ya que este simplemente dejó de funcionar en cuanto comenzó el movimiento de centrífuga. Los Estados miembros de la Unión Europea que se aferran a las ramas y se empecinan en querer salvar lo que queda de la Unión, van a dejar pasar la posibilidad de adaptarse a la nueva situación y se verán en peligro de sufrir las dolorosas convulsiones que caracterizaron los primeros años de la nueva Rusia: caída vertiginosa del nivel de vida… y de la esperanza de vida.
Para el centenar de miles de empleados, funcionarios electos y colaboradores europeos que inevitablemente perderán sus empleos y para las élites nacionales que también dependen de ese sistema, lo más conveniente sería reformar urgentemente las instituciones para tratar de salvarlas. Todos creen, erróneamente, que el Brexit abre una brecha que los euroescépticos van a tratar de aprovechar. Pero el Brexit no pasa de ser una respuesta a la decadencia de Estados Unidos.
El Pentágono, que actualmente prepara la cumbre de la OTAN en Varsovia, tampoco ha entendido que ya no está en condiciones de imponer a sus aliados el aumento de sus presupuestos militares y de obligarlos a respaldar sus aventuras bélicas. La dominación de Washington sobre el resto del mundo ha llegado a su fin.
Estamos cambiando de era.
¿Qué es lo que va a cambiar?
La caída del bloque soviético fue, en primer lugar, la muerte de una visión del mundo. Los soviéticos y sus aliados querían construir una sociedad solidaria, que pondría en común la mayor cantidad posible de cosas. Pero acabaron lastrados por una enorme burocracia y dirigentes anquilosados.
El muro de Berlín no fue derribado por los anticomunistas sino que cayó ante el empuje de una coalición de las juventudes comunistas y las iglesias luteranas. Querían refundar el ideal comunista sin la tutela soviética, sin policía política, ni burocracia. Pero las traicionaron sus élites que, después de haber servido los intereses de los soviéticos, se dedicaron con el mismo celo a servir los intereses de Estados Unidos. Los electores más comprometidos con el Brexit quieren, en primer lugar, recuperar su soberanía nacional y hacer pagar a los dirigentes del oeste de Europa la arrogancia con la que les impusieron el Tratado de Lisboa, a pesar de que los pueblos habían rechazado, en 2004-2007, el proyecto de Constitución Europea. Pero es posible que esos electores también sufran una decepción ante lo que viene.
El Brexit marca el fin de la dominación ideológica de Estados Unidos, de la democracia barata de las «Cuatro Libertades». En 1941, en su discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente estadounidense Roosevelt las definió como (1) la libertad de palabra y de expresión, (2) la libertad de cada cual de honrar a Dios como le parezca, (3) la libertad de vivir sin penuria y (4) la libertad de vivir sin miedo [a una agresión extranjera]. Si los ingleses quieren volver a sus propias tradiciones, los ciudadanos de Europa continental volverán a los cuestionamientos de la Revolución Francesa y la Revolución Rusa sobre la legitimidad del poder y modificarán profundamente sus instituciones, llegando incluso a correr el riesgo de ver resurgir el conflicto franco-alemán.
El Brexit también marca el fin de la dominación militaro-economica de Estados Unidos –ya que la OTAN y la Unión Europea no pasan de ser las dos caras de la misma moneda, a pesar de que instaurar la Política Exterior y de Seguridad Común llevó más tiempo que implementar el libre intercambio comercial. Yo redactaba hace poco una nota sobre esa política ante Siria. Analicé todos los documentos internos de la Unión Europea, los públicos y los que no se han publicado, y llegué a la conclusión de que fueron redactados sin ningún conocimiento sobre lo que realmente pasa en el terreno, pero a partir de las notas del ministerio alemán de Relaciones Exteriores, que a su vez reproduce las instrucciones del Departamento de Estado de Estados Unidos. Hace varios años hice un trabajo similar para otro país y llegué a una conclusión también similar, sólo que en aquel momento el "intermediario" no era el gobierno alemán sino el gobierno francés.
Primeras consecuencias
dentro de la Unión Europea
En este momento, varios sindicatos franceses luchan contra el proyecto de ley sobre el Trabajo redactado por el gobierno de Manuel Valls y basado en un informe de la Unión Europea, informe que a su vez retoma las instrucciones del Departamento de Estado de Estados Unidos. Aunque la movilización de la CGT [1] ya permitió que los franceses descubrieran el papel de la Unión Europea en el asunto, el hecho es que todavía no acaban de entender la relación entre la UE y Estados Unidos. Han entendido que, al invertir las normas y anteponer los acuerdos a nivel de empresa a los acuerdos ramales, el gobierno cuestiona el predominio de la Ley sobre los contratos. Pero no conocen la estrategia de Joseph Korbel y sus dos hijas –su hija biológica, la demócrata Madeleine Albright, y su hija adoptiva, la republicana Condoleezza Rice. El profesor Korbel aseguraba que, para dominar el mundo, Washington no tenía más que imponer una rescritura de las relaciones internacionales en términos jurídicos anglosajones. Efectivamente, al poner el contrato por encima de la Ley, el derecho anglosajón privilegia a la larga a los ricos y poderosos en relación con los pobres y los miserables.
Es probable que los franceses, los holandeses, los daneses y otros pueblos también traten de separarse de la Unión Europea. Para lograrlo, tendrán que enfrentarse a las clases dirigentes de sus países. ¿Cuánto puede durar esa lucha? Es imposible predecirlo, pero es indudable el resultado. En todo caso, en medio del periodo de cambio que ya se anuncia, manipular a los obreros franceses resultara muy difícil. No será así con sus homólogos ingleses, actualmente desorganizados.
Primeras consecuencias
para el Reino Unido
El primer ministro David Cameron utilizó las vacaciones de verano como pretexto para posponer su renuncia hasta octubre. Su sucesor, que sería en principio Boris Johnson, tiene así tiempo para preparar el cambio y aplicarlo en cuanto entre en Downing Street. El Reino Unido no esperará hasta su salida definitiva de la Unión Europea para seguir su propia política, comenzando por apartarse de la política de sanciones contra Rusia y Siria.
Al contrario de lo que hoy escribe la prensa europea, el Brexit no afectará directamente a la City de Londres, o sea a la gran finanza. Dado su particular estatus de Estado independiente bajo la autoridad directa de la Corona, la City no ha sido nunca parte de la Unión Europea. Por supuesto, ya no podrá seguir siendo sede de algunas casas madres de empresas que tendrán que replegarse hacia los territorios de la Unión Europea. Pero podrá utilizar la soberanía de Londres para desarrollar el mercado del yuan. Ya en abril, la City obtuvo los privilegios necesarios para ello mediante la firma de un acuerdo con el Banco Central chino. Y también desarrollará sus actividades como paraíso fiscal para los europeos.
Si bien es cierto que el Brexit desorganizará temporalmente la economía británica, en espera de la adopción de nuevas reglas, es muy probable que el Reino Unido –o al menos Inglaterra– se reorganice rápidamente para sacar el mayor provecho de su nueva situación. Queda por ver si los promotores de este terremoto tendrán la sabiduría de hacer que también beneficie a su pueblo: el Brexit es un regreso a la soberanía nacional, pero no garantiza la soberanía popular.
El panorama internacional puede evolucionar de maneras muy diferentes, en función de las reacciones que ya aparecen. Pero, aunque algunos pueblos se vean afectados, ese panorama será mucho más realista, tanto como los británicos, en lugar de aferrarse a un sueño hasta acabar estrellándose contra la dura realidad.
             
[1] La CGT (Confederación General del Trabajo), es la organización obrera más importante de Francia. Nota de la Red Voltaire.
Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).



ENTREVISTA AL COMPAÑERO GUSTAVO PEREZ HINOJOSA ( 29/06/16)

Fwd: 28 de junio. Día del Árbol. El árbol de mi infancia.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 28 de junio de 2016, 9:39
Asunto: 28 de junio. Día del Árbol. El árbol de mi infancia.
Para:


 
 
 
 
 


 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
JUNIO, MES DE LOS NIÑOS,
DEL MEDIO AMBIENTE, DE LA GLORIA
DE ARICA Y DE LA IDENTIDAD ANDINA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
28 DE JUNIO
 
 
DÍA
DEL
ÁRBOL
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
EL ÁRBOL
DE MI
INFANCIA
 
Danilo Sánchez Lihón
 
Profesor de sollozo
–he dicho a un árbol–
palo de azogue, tilo rumoreante...
César Vallejo
 
 
1. El árbol
y las aves
 
Si algo conozco de jilgueros, gorriones, picaflores y torcazas es porque de niño tuve un árbol que era mi amigo, mi confidente y hasta un protector mío, hasta donde subía a compartir alegrías y tristezas, confiarle secretos y formularle preguntas.
¡Era una casuarina!
Subido a ella permanecía horas admirando la vida y milagros de las aves y de todo ser que transitara por sus ramajes sin tiempo.
Así: orugas, mariposas, abejorros; pero también contemplando iridiscencias fugaces, panales de mieles y nidos siempre estupefactos.
Allí también, el balanceo rumoroso de sus hojas, sintonizar la cadencia de la vida recóndita, los aromas que emana la tierra y el perfume que exhala cada flor.
Allí el poder oír desde su copa la conversación ingenua o el habla de la gente, que es muy distinto a escucharla desde el suelo y desde  tierra.
Allí cada perspectiva del campo, de cerca y en lontananza se hace más diáfana. Allí los cambios de tonos y formas de los arreboles en el cielo se lo sienten más en el alma.
 
2. Creció
robusto e indómito
 
Ese árbol lo plantaron mis padres en Urupamba, a tres cuartos de hora de camino, en la parte alta de Santiago de Chuco, al lado de una casa de campo que son terrenos de mi tío Leoncio y de mi tía Carmen, y que era como si tuviéramos un huerto tras la casa.
Y lo sembraron allí porque mis padres, recién casados, no tenían ni una pulgada de tierra dónde caerse muertos. Ni tampoco lo tuvieron después, ni nunca. Pero sí nos concibieron a nosotros, sus hijos, que en realidad somos sus gajos de tierra transida y temblorosa.
Cuando niño yo iba frecuentemente a ese sitio, donde se erigía la casuarina en medio de aquel campo fragante, y al costado de la cabaña que se adormilaba a la sombra de aquel árbol, orgulloso y raro en ese paisaje a la vez sencillo y silvestre.
Lo adopté como mío mucho antes de que yo pudiera entender ni darme cuenta de la historia que ese árbol representaba. Y de cómo mis padres se hicieron de esa planta. Y de cómo la sembraron allí, donde creció robusta e indómita para que yo en ella me albergara.
Ahora simboliza para mí una tierna historia de amor, cual es el cariño que mis padres inocentes y candorosos se profesaron.
 
3. Formulada
la petición
 
Porque los hechos ocurrieron así:
Mi madre era una niña preciosa e hija de una de las familias más ricas del pueblo. En cambio don Pascual Danilo, mi padre, era un muchacho humilde, tímido y más bien cerril. Y con mucha inclinación y arraigo por todo lo que fuera campesino; hermano mayor de una familia numerosa cuyo padre había muerto.
Un ser noble, correcto y límpido, respetuoso hasta de que una araña se descuelgue y se balancee en el aire sin él poder matarla, porque de repente se ilusiona que ella va a traer la suerte. ¡Ingenuo, el pobre! Pero, ¡quien fascinaba a esa niña!
Cuando se atrevió a pedir su mano animado por ella que tanto lo seguía con la mirada, fue una tremenda concesión sólo el hecho de que mi abuelo Benigno Rojas le concediera la entrevista. Hasta ahí llegó y no pudo ir más allá el ruego que le hiciera a ese señor ufano su hija predilecta y consentida; porque además de linda mi madre es valerosa.
Formulada la petición en la audiencia que le concedió mi abuelo, quien no paraba de preguntarse cómo se atrevía ese guiñapo a pedir la mano de su joya más preciada, le preguntó a quien sería después mi papá lo siguiente: si se había dado cuenta cómo vivía la señorita de la cual él se atrevía a pedir su mano, y con la cual él pretendía casarse. A lo que el inocente muchacho respondió que sí.
 
4. Amaba
a ese muchacho
 
Ahí vino entonces la verdad categórica: ¿Iba a poder darle la misma condición social?
Si tanto enfatizaba que la quería y la adoraba, ¿iba a poder darle la misma situación económica?
Para aumentar su humillación y vergüenza le requirió que mi padre le expusiera cuáles eran sus ingresos y recursos económicos.
El colmo de sincero y desolado el pobre empezó a tratar de hacerlo. Porque, ¡cándida es la gente que ama! ¡Y más si es de alma campesina y no se da cuenta a veces del ridículo que hacen ante los señores!
Allí mi abuelo, que dos veces fue alcalde de esa ciudad señorial, montó en cólera y ya enojado se puso de pie y le dijo:
– ¡Hágame el favor de retirarse y nunca más volver a pisar esta casa! echo que mi padre cumplió con eso hasta morir. Así lo quisiéramos llevar arrastrando.
Y lo amenazó con recluirlo en un asilo de locos o mendigos, si se atrevía a seguir mirando a la niña de sus ojos, quien, bañada en lágrimas no sabía cómo decirle a su padre adorado que ella amaba a ese muchacho valeroso, aunque inerme e indefenso en lo que su padre le exigía.
 
5. Sellaba
ese destino
 
Después de esta conversación mi futuro padre trató de convencer a esa flor rozagante que se olvidara de él, a fin de ser feliz y hacer dichoso a su padre y a toda su familia. Aunque prometió nunca olvidarla ni dejar de amarla siempre.
Ahí vino la decisión terrible de esa niña, cual fue rechazar de plano la sugerencia. Y al contrario, resolvió abandonar su casa donde todo lo tenía, y fugarse con él que no tenía nada, salvo la devoción que a ella le profesaba.
Este hecho significó para mi madre ser desheredada. Y marginada de por vida de su casa matriz. De lo contrario yo firmaría como Sánchez Rojas, como era el apellido social de mi orgulloso abuelo.
Y esa niña siguió a mi padre, fuese él a donde fuese, sobre todo por las sendas rijosas de las privaciones de todo cariz. En Trujillo ella, que antes bastaba que se antojara algo para que lo tuviera, tuvo que lavar ropa ajena para ayudar a mi padre en los estudios a fin de hacerse Preceptor Rural de Educación.
Elección de ser maestro, con lo cual él reafirmaba que no le había amedrentado la condena de mi abuelo de carecer de recursos económicos, sino que elegía mi progenitor esa profesión sellando ese destino y vocación de pobreza para siempre.
 
6. De balcones
enrejados
 
Y esa condición se mantuvo hasta el final de su vida, en la cual no acumuló ni pretendió jamás ningún bien material.
– Aprendí a comer camotes –dice mi madre con sus ojos hechos una fuente– que antes los botaban y nadie los comía. ¡Ahora sí se sirve hasta en los platos de lujo! ¡Y son ricos! Así refiere, resistiéndose y a punto de llorar cuando evoca esos días. Y más bien haciendo la mueca de querer sonreír, para disimular.
Ya los dos pajarracos en Trujillo salían a matar el hambre paso a paso, cogidos de la mano por la placita de El Recreo, de inmensos ficus centenarios y confiterías luminosas, bajo toldos multicolores que mostraban helados y productos apetitosos que ellos no podían probar sino solo apenas mirar.
Ella siempre preciosa, aunque ahora leve y pálida, ¡cuando había sido rolliza y sonrosada! ¡Pero ahora más angelical todavía! Ambos caminaban como dos provincianos desubicados y tímidos.
Daban vueltas y vueltas sin poder probar bocado alguno en la ciudad colonial, de casonas solariegas y delicadamente iluminadas, de balcones enrejados y alminares que remataban en arabescos. Y carrozas relucientes que pasaban llevando dentro gente atildada y de abolengo.
 
7. Ilusionada
y bella
 
Mirándose a los ojos y observando los juegos y tío-vivos, llegaron hasta una tómbola ubicada al centro de la placita, donde se rifaban variedad de artefactos y otros cachivaches.
Todo ocurrió tan rápido que mi padre, sin saber cómo ni por qué ya tenía entre los dedos un boleto que el animador avispado, criollo y zamarro dejaba en las manos de los distraídos caminantes y transeúntes que por allí pasaban.
– ¡Nunca tengo suerte en rifas! –Se disculpó quien sería mi futuro papá ante la jovencita candorosa, quien después sería mi mamá. Y a quien él nunca dejó de tratar como una princesa nacida en cuna de oro.
– ¡Yo nunca he ganado nada en sorteos! –Le volvió a repetir a ella tratando de devolver el papelito.
Pero al verla a su lado tan inocente, ilusionada y bella, solo por deferencia le preguntó:
– ¿Tú, quieres apostar?
– ¡A ver! ¡Sí! ¡Por nuestro amor! –Dijo ella echándose a sus hombros, sonriente y cogiendo el boleto. Y añadió enternecida– ¡Todo sea nuestro bien!
 
8. Sonreía
el destino
 
Y mi padre tuvo que alcanzar las únicas monedas que tenía. Y que eran para el pan de esa noche y los camotes de los días venideros.
Corrió la ruleta. Y se fue deteniendo poco a poco hasta dar con el número que justo era el que tenía en la mano la princesa de los cuentos de hadas. ¡Y mi futura mamá!
– ¡Suerte! ¡Suerte! Vean cómo a esta linda parejita, ¡señores y señoras!, ¡les sonríe la suerte! –Grita sensacional y a todo pulmón el vendedor o rifero.
Ellos se alegraron. ¡Saltaba de alegría mi madre! ¡Por fin les sonreía el destino! ¡Y no todo sería sacrificio y privaciones para siempre!
Ahora la suerte, hasta entonces esquiva, de rostro adusto e implacable con ellos, les hacía por lo menos una dulce guiñada.
– ¡Ya ves! –Le decía ella–. ¡Vamos a ser felices! ¡Y tiene que llegarnos la dicha algún día!
¿Qué se habrían ganado? ¿Una plancha para desajar los vestidos? ¿Una lámpara para alumbrarse en la oscuridad en que vivían? ¿Una pequeña cocina para cocer los alimentos crudos que comían? Ellos no sabían lo que se había puesto en juego.
 
9. No
lloré
 
– ¿Qué es? ¿Qué es? –preguntaban con ansiedad.
¡Se habían ganado una plantita, chiquita y enjuta como un pollito o un pajarillo desvalido! Como ellos, una presencia desolada en la infinitud del universo.
¡Qué decepción! ¡Qué desencanto en esos días de hambre, de frío y desamparo!
Se sonrieron por compromiso y siguieron caminando ya con la bolsita de papel periódico húmeda y acunada en los brazos de quien sería mi mamá.
Caminaban cada uno pensando en la ironía del destino: ¡No tenían casa donde vivir, ni luz en el cuarto, ni agua corriente, que había que traerla del caño del callejón de enfrente! ¡Nada!
Y ahora se les agregaba un ser todavía más débil y tenue. Ser que les traspasaba su frío después de caminar varias cuadras apretada como iba contra el vientre de mi mamá.
– No lloré por orgullo y por el cariño que le tenía a tu papá. –Se seca primero unas lágrimas mi madre cuando cuenta y ya no resiste echarse a llorar. Pero después, y ya sin poder contener su llanto de aquella vez, no este que es otro, le preguntó entre sollozos quién era ya su esposo.
– ¿Qué hago con esta plantita? –Le inquirió humilde, al verlo a él cabizbajo y meditabundo.
 
10. Aún
vivía
 
– No sé. Si quieres déjala por ahí. –Le respondió él, más confundido que seguro de lo que decía.
Pero, más por vacilación que por creer que hacía bien, mi madre no pudo deshacerse de ella.
Tres meses duraron los cursos vacacionales, tiempo en el cual mi madre cuidó de la plantita en la habitación fría y oscura del colegio adonde habían conseguido posada por estar estudiando mi padre para ser maestro.
Cuando tuvieron que regresar ese palito apenas verde con solo dos hojitas diminutas ¡aún vivía en su bolsita de papel periódico!, sin haber desarrollado ni un solo milímetro, seguro por recato. Ni decrecido tampoco, quizá con buena intención y cautela.
Y fue lo único que trajeron en el maletín, en la góndola temblequeante que los trajo de vuelta, y al descender a la calle empedrada sostenían en sus brazos como equipaje, ya en Santiago de Chuco.
La sembraron en Urupamba, al lado de una cabaña de campo perteneciente a mis tíos Leoncio y Carmen, hermana de mi padre; lugar adonde nosotros frecuentemente íbamos.
 
11. Por su tronco
sonoro
 
Allí creció, al principio titubeante e indecisa, porque era rara entre todas las plantas de la comarca, en donde reinaban altivos alisos, robles portentosos, eucaliptos ariscos, fresnos primorosos y señoriales jacarandás.
Pero después la plantita tomó confianza y creció indetenible, tanto que superó en altura a los árboles más soberbios y ufanos que la miraban extrañados.
Eso sí, tengo que decirlo, creció un poco torcida y ladeada hacia el techo de la cabaña, como queriendo protegerla, cubriéndola con su sombra y sus exhalaciones de cariño.
Cuando yo era niño, ni bien cruzaba la tranquera, por donde se desbordaba una acequia, y donde había una poza casi siempre cubierta por las hojas amarillas, corría a abrazarme de ella.
Chapoteaba sobre el agua de la poza desbordada adonde caían las hojas de un manzano que crecía a su vera, de tronco robusto y adonde yo iba tirando la alforja, la gorra, el saco, y cuanto me dificultara en los brazos, para treparme a la casuarina por su tronco sonoro hasta sus ramas altas.
 
12. Tierna
historia de amor
 
Allí se posaban todas las aves que hay en el universo, y a toda hora: sea en las mañanas, sea en las tardes o ya sea en las noches asombradas.
Allí yo espiaba los nidos de gorriones bulliciosos: las santas rositas azuladas, las cuculíes que nos enternecían con sus trinos y zureos.
Bajo su sombra protectora, ya a oscuras, llegaban hasta sus ramas las lechuzas y el tuco temible, que donde se pose la gente lo corre y espanta a pedradas.
Para nosotros, por el hecho de guarecerse en nuestra casuarina, dejaba de ser un anuncio de malagüero.
Y, al contrario, nos daba confianza, porque era tener al malvado y malhechor pero de aliado y consejero:
– Tucúuu, tucúuu, tucúuu. –Arrullaba por las noches con su canto temible nuestro sueño.
Ahora, cada vez que distingo de cerca o a lo lejos una casuarina, evoco aquella de mi infancia. Y la tierna historia de amor que por siempre se depararon mis padres.
 
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.
 

 
 
 

 

martes, 28 de junio de 2016

Manuel Velasquez Rangel: Enemigo Principal.


                                                                                             QUIÉN ES...EL ENEMIGO PRINCIPAL?


Pasadas las celebraciones por el triunfo electoral ( para mí es un triunfo haber impedido que la señora Keiko Fujimori sea la primera presidenta del Perú sobre los huesos de los asesinados en Barrios Altos, la Cantuta, etc., ) ya se puede ir vislumbrando lo que ha sido, es y será el panorama político peruano en por lo menos los próximos cinco años.

Para empezar, la burguesía peruana está de plácemes puesto que dos de sus opciones políticas se disputaron la segunda vuelta electoral, y ambas comparten los dos poderes del Estado peruano más importantes: el Ejecutivo y el Legislativo.

Ambas opciones respaldaban y defendían el modelo neoliberal que tantas satisfacciones le ha dado, le da y le seguirá dando al menos por un lustro más. Este modelo neoliberal, globalizado, le calza como anillo al dedo a nuestra burguesía peruana por cuanto solo le pone como condición que acepte su carácter dependiente del sistema capitalista mundial. Y nada define mejor a nuestra burguesía nativa que su dependencia absoluta con respecto al imperialismo hoy en su fase de globalización.

Es intrínseca a ella, inherente, es su esencia, su propia naturaleza, su razón de ser; por tanto, no debe extrañar a nadie -solo a los pequeños burgueses que sueñan con reformar el Estado peruano actual, es decir, embellecer, maquillar, la situación de dominio ideológico, explotación económica y opresión política que padece el glorioso, estoico y heroico pueblo peruano- , digo, a nadie debe extrañar que la burguesía peruana y sus intelectuales a sueldo y sin sueldo defiendan con uñas y dientes la posibilidad de seguir aplicando el modelo neoliberal; de allí a la renuencia a cambiar la Constitución, a sabiendas de que ha nacido espúrea.

Claro, crítica y condena al régimen fujimorista de los dientes para afuera, con su fundador en cárcel dorada y a punto de irse a su casa, pero con su Constitución que sancionó el triunfo de la burguesía sobre el pueblo peruano y por ende estableció, debido a este triunfo, el neoliberalismo.

Porque sino, cómo se explica que se permita participar en la vida política a un movimiento claramente antidemocrático, como si se le impide, por ejemplo, al movadef?

Ya lo decía el Amauta, que a mayor desarrollo del capitalismo peruano mayor era su dependencia, por lo tanto, el neoliberalismo es su modelo por antonomasia. Qué puede hacer el Frente Amplio así como el resto de la "izquierda" al respecto? Nada. Salvo aspirar a ser el administrador de los intereses de las clases dominantes en el Perú, y para lograr este "privilegio" tienen que portarse bien y no andar hablando de cambiar la sacrosanta Constitución del 93, a lo sumo, hacerle algunas enmiendas que, por supuesto, les favorezcan, y punto. Paren de contar.

 Es la hora del socialismo peruano, el único que puede dar una salida integral, que signifique no la reforma o embellecimiento del actual Estado burgués, sino su sustitución por un nuevo Estado proletario, basado en las comunidades, en los ayllus, en los nuevos municipios. Por supuesto que esto no se logrará solo con elecciones, pues ya sabemos desde Marx ( el 2018 se celebrará su Bicentenario en todo el mundo ) que el arma de la crítica no sustituye a la crítica de las armas y que una fuerza material tiene que ser derribada por otra fuerza material, como se ha demostrado a lo largo de nuestra historia ( el Incanato fue derribado por la Conquista, el Virreynato fue derrocado por el Ejército Libertador, etc., etc. ).

Por esto, está a la orden del día el llamado a participar en las elecciones municipales, de ser posible, con candidato y movimiento propio ( Inkari en Ayacucho, por ejemplo ), para desde allí ir realizando la labor de crítica y preparación, sin olvidar que en estos cinco años que vienen, en este quinquenio crucial, en este lustro dirimente, el enemigo principal del pueblo peruano es el FUJIMORISMO, por cuanto es la expresión más acabada de la clase dominante, de la burguesía peruana ( la burguesía peruana así como el proletariado peruano también de divide en facciones, y la más liberal detenta el Ejecutivo, pero su facción más reaccionaria detenta el Parlamento, así como mantiene gran presencia en el poder judicial-electoral ).

No debemos equivocarnos, no son lo mismo. El marxismo, la dialéctica, nos enseñan a ser sutiles, a analizar e identificar las diferencias, ya que toda diferencia es una contradicción. Repito: en estos próximos cinco años el enemigo principal del pueblo peruano es el FUJIMORISMO que pugna por tener el poder total, el control total, para aplastar una vez más al pueblo peruano y a cualquier atisbo de revolución socialista, la más temida, la más odiada por los reaccionarios del Perú y del mundo.

No puedo resistir la tenatación de despedir estas sinceras líneas con la arenga encendida del gran Libertador:

" Soldados, el enemigo que vais a combatir se jacta de catorce años de triunfos, ellos pues serán dignos de medir sus armas con las vuestras que han brillado en mil combates.

Soldados, los ojos de la América entera y aún la Europa liberal os contemplan con encanto y esperan de vosotros la paz hija de la victoria.

Soldados, vais a completar la obra más grande que el cielo haya encomendado a los hombres:la de liberar a un mundo entero de la esclavitud.

La burlareis? No, no!  Vosotros sois invencibles! "


Lima, 25 de junio del 2016.

Manuel Velásquez Rangel. 

Fwd: BASTA DE REPRESION EN APDAYC


Buenos días amig@s ... los esperamos a tod@s

Si posible DIFUNDIR A SUS CONTACTOS:

HOY EN EL CLUB PUNO: Calle CERVANTES 137- entre 2 y 3 de Brasil
8PM
Recital del desagravio
Para Lucho Zambrano Lujan y Kiri Escobar



Hola Rosi, las "sanciones" que el mafioso masse aplica contra los disidentes a su
"política" ladrona, consiste en bloquear a los sancionados el cobro de los llamados
"beneficios socio culturales".

En realidad esos "beneficios sociales" son un medio de chantaje: si no me criticas
cobras tus beneficios sociales, si te opones a mis pretensiones te negamos los pagos!

El lunes estaré presentando una queja ante el indecopi al respecto para que esas
"reglas" de la apdayc sean anuladas. Veremos que pasa.

En ese sentido un amigo periodista me ha comentado la idea de organizar un "desagravio"
a los dos asociados sancionados, que permita un apoyo económico para Lucho, para mi y
para nuestra lucha contra esa mafia y a la vez para enviar una señal al indecopi a fin de que
de una vez por todas asuma su rol fiscalizador sin mas remilgos contra esa banda que controla
a la apdayc desde 1998.

Eso implica un pronunciamiento de todos los poetas, artistas, actores, cineastas, intelectuales,
músicos, etc.

Me comunicare con los responsables del Club Puno para solicitar el local para dar una función
especial la semana entrante el martes o jueves o viernes!

Si a Uds. les parece la idea, te paso el correo de Orlando Huacho, a fin de que se pongan de
acuerdo con el para entrevistas en medios y te pediría pasar la idea a los demás colectivos!

Ojala prospere la idea porque actos asi pueden hacer efecto mas rápido que las lentísimas
resoluciones del indecopi.

Gracias adelantadas

Abrazo

K




abrazos


El 24 de junio de 2016, 02:57, Macerado Prod<macerado@hotmail.com> escribió:
Hola, mira hay mas material concreto!

FAVOR DIFUNDIR LA NOTA ADJUNTA!!!!

HA EMPEZADO LA GUERRA PARA SACAR A MASSE DE LA APDAYC
COMO A BURGA DE LA FEDERACION DE FUTBOL!!!!

Abrazos

K



Fwd: Importante documento: Un ejemplo de análisis marxista


---------- Mensaje reenviado ----------
De: Edgar bolaños <edboma3@gmail.com>
Fecha: 27 de junio de 2016, 10:15
Asunto: Importante documento: Un ejemplo de análisis marxista
Para: miguel aragon <perunuevo2020@yahoo.com.mx>, "para: Grimaldo Antonio Rengifo" <rengifoantonio@gmail.com>, Gonzalo Fernandez <ghonzalo70@gmail.com>, "Cc: David Aguinaga" <aguinaga.david@gmail.com>, Luis Anamaria <luismiguel1952@gmail.com>, Felipe Torres Andrade <andradetorres@hotmail.com>, Edgar bolaños <edboma3@gmail.com>, Roberto Jaime Bustamante Dawson <rbustamanted@hotmail.com>, Julio Carmona <carmona.juliocesar@gmail.com>, Gil Segundo Castro Torres <gscastro27@gmail.com>, Americo Dominguez <adp_30@hotmail.com>, José Félix <josfeldam@gmail.com>, Edilberto Segundo Huamaní Huamaní <edilberto2011hh@hotmail.com>, Hugo Laredo <hugo_laredo@yahoo.com>, Mirtha Maguiña <mirtamag@speedy.com.pe>, Rodolfo Marquina <rodomarquina@gmail.com>, Ricardo Melgar <melgarr@gmail.com>, Hugo O'Connor <hugo_oconnor@hotmail.com>, "G. Perezhinojosa" <gperezhinojosa@gmail.com>, Milciades Ruiz <gest.rurales@gmail.com>, jorge valcárcel <jvalcarcel@macogesac.com>, Rosina Valcarcel <rosinavalcarcel@gmail.com>, Eduardo Vargas <eduardovargas01@gmail.com>, JORGE ZUMARAN <j.zumaran@yahoo.es>, David Romero <adromeros@hotmail.com>, Coco Ayala <jayachon@hotmail.com>, Ruben Carbajal <rubc70@hotmail.com>, Carlos Felix Joya Bravo <cjoyabravo06@gmail.com>, Tito Diaz <titodiaza@hotmail.com>, Freddy Alca Rodriguez <creatica5@hotmail.com>, Gabriel Cabrera <jmbgabriel@hotmail.com>, Daniel Chumpitaz <dachll@yahoo.com>, Martin Guerra <supaimartin@yahoo.es>, JAIME LASTRA <chajaild@yahoo.com>, Jimmy Mendoza <jim_5_10@hotmail.com>, Omar Meneses Meneses <omarmenesesv@yahoo.es>, Diego MOVJMA <i.llapa@hotmail.com>, Pavel Ortega Huasacca <pavel2025@hotmail.com>, "dennispaucar@hotmail.com" <dennispaucar@hotmail.com>, Cesar Risso <crissohx@yahoo.es>, German Vilcarino <germanvilcarino@yahoo.com>, "Guillermo L." <sagicentaux@hotmail.com>, Manuel Alexis Velàsquez Rangel <librosunicornioazul@gmail.com>


LA MUERTE DE LA CONDICIÓN OBRERA DEL SIGLO XX[1]

 

Álvaro García Linera

 

LA MARCHA MINERA POR LA VIDA

 

Todo hecho, y con s razón todo hecho social, es una síntesis expresiva de determinaciones de larga trayectoria, que se manifiestan contundentemente como acontecimiento, como acto. Su realidad e importancia  primarias radican en la explicitación de un conglomerado de vínculos significativos del presente visible, palpable. Pero hay hechos sociales en los que, de una manera poderosa,  el presente  y la acumulación  connotada  del pasado inmediato no son suficientes para entender su significado real y su trascendencia.  Son "presentes"  que rebasan su época y cuya verdad profunda  sólo se ha de hallar en el porvenir. Hablamos entonces de acontecimientos que al momento de suceder no acaban de desplegar toda la verdad implícita que portan, y además marcan una época, porque jalan a los restantes acontecimientos presentes y pasados hacia un rumbo en el que todos han de hallar finalidad y sentido. No son pues acontecimientos cotidianos, sino condensaciones de época que, en el momento de brindarnos el lenguaje para volver inteligibles los sucesos anteriores, parten la historia, pues anuncian que a partir de entonces otras serán las pautas del devenir social, aunque sólo nos demos cuenta de ello años o décadas después.

 

La marcha por la vida de agosto de 1986 es uno de esos sucesos, que parte la historia social  boliviana en dos segmentos distintos. En alguna medida es el epítome heroico, y hasta cierto punto falaz, de un proyecto de modernización iniciado a principios de siglo y que mostró sus límites en el ocaso del siglo. De hecho, en realidad en Bolivia, el fin de época no fue un registro numérico de años, sino un acontecimiento social acaecido catorce años atrás. La marcha por la vida fue también la síntesis de una condición social, de unas prácticas colectivas, de un horizonte de vida y de un proyecto cultural de una identidad  de clase que, con su osadía, había alumbrado  e intentado  unir las dispersas hilachas de nación que deambulan por la geografía intensa de este país. Fue el alarido s desesperado no sólo de quienes, como ningún otro sujeto colectivo, creían en la posibilidad de la nación e hicieron todo lo que pudieron  por inventarla por medio del trabajo, la asamblea y la solidaridad; a la vez, fue el acto final de un sujeto social que como ningún otro había abrazado los componentes más avanzados y dignificantes de la modernidad, como la cultura del riesgo, la adhesión por convicción y no por filiación sanguínea, la ciudadanía como autoconciencia y no como dádiva, y una ambición expansiva territorializada, no familiarizada, de la gestión de lo público, que resultan de una interiorización cosmovisiva y crítica de la subsunción real del trabajo al capital.

 

El resultado trunco de una marcha, que será detenida en Calamarca a punta de bayonetas e impotencias históricas canalizadas como miedos y cálculos, será a la vez el de la extinción de los únicos portadores colectivos de una sensibilidad de modernidad expansiva. Los mineros del siglo pasado fueron lo más positivamente moderno  que tuvo este país donde,  como mucho, la modernidad se enclaustra en una fantochería de elite, mediante la cual unos cuantos intentan  impresionar  y distinguirse de los pueblerinos. Los mineros, en cambio, fueron lo s auténtico y lo s socializado de lo poco de subsunción real que se implantó en estas tierras; y en sus desplantes colectivos hacia el poder estatal, hacia la tradición filial y hacia el conservadurismo  de lo existente practicaron,  sin necesidad de desearlo ni exhibirlo, una seguridad ontológica en la historia que no tiene paralelo en la vida republicana.

 

La belicosidad de su lenguaje, la desfachatez de sus ilusiones en el porvenir, con las que los mineros irradiaron  el temperamento del siglo XX, le dieron una densidad de multitud a las construcciones y sueños colectivos que, vistos ahora a distancia, se muestran tan distintos a la mojigatería cultural y cobardía política de aquellos insípidos pensantes y administradores de corte que han pretendido sustituir, con sus veleidades de poca monta, a ese gigante social. Y sin embargo, esta miseria moral se yergue ganadora y vanidosa en los albores de este nuevo siglo. Pero no es la escenificación de un triunfo donde una concepción del mundo superó a otra por la pertinencia de sus argumentaciones o la amplitud totalizante de sus percepciones. La significación del mundo neoliberal, sus símbolos abstractos de dinero, individualismo y desabridos  sujetos de traje, que han sustituido a la asamblea, el guardatojo y la concreción del cuerpo musculoso del minero perforista, no están ahí por sus méritos, porque en verdad ellos no derrotaron a nadie. Son como esos gusanos que están encima del gigante no porque  lo derrotaron, sino porque  la muerte le ha arrebatado la vida. La visión del mundo neoliberal sólo pudo saltar a la palestra porque previamente fue disuelto, o mejor, se autodisolvió, el sujeto generador  de todo un irradiante  sentido del mundo. ¿Cuáles fueron las kantianas "condiciones de posibilidad" de este derrumbe, cuyo significado apenas comenzamos a apreciar ahora, aunque su efecto es el fondo sustancial de lo que es Bolivia hoy?

 

LA MARCHA MINERA DE 1986

 

Era agosto, y los mineros comenzaron  a llegar de todas partes: macizos y sonrientes cochalos de Siglo XX, Huanuni  y Colquiri; sobrios y angulosos de Quechisla, Caracoles, Siete Suyos y Colavi; angustiadas señoras de Cañadón Antequera, de San José y de Catavi confluían en la carretera Oruro-La  Paz para emprender la gran marcha.

 

Días antes, un Ampliado Minero había decretado una Huelga General indefinida, las organizaciones cívicas de Oruro y Potosí se habían lanzado a un paro de actividades a nivel regional y el 21 de agosto miles de mineros y pobladores  marchaban  por las calles de Oruro para, en una asamblea, tomar la decisión de marchar a la ciudad de La Paz de manera inmediata. Los camiones repletos de mineros gritando sus insolentes consignas, y los trenes que venían del sur atiborrados de cascos y banderas, evocaban las impactantes escenas de Esenin sobre la toma de Petrogrado a principios de siglo.

 

Algo hay en el obrero de cualquier parte del mundo que hace que su presencia tumultuosa opaque el entorno, y que su personalidad se imponga a la deslucida monotonía del ambiente urbano; parecería que sólo entonces la vida dejara de ser una casualidad despreciable, para recordarnos su sentido de grandeza. Este era uno de esos momentos; nuevamente los mineros dejaban las herramientas y venían por miles a La Paz, lo cual no es poca cosa, si tomamos en cuenta que cuando lo han hecho casi siempre el país ha vivido insurrecciones o los preparativos para ella.

 

Pero ahora hay algo que da una tonalidad distinta a los trazos de los rostros mineros, una sensación de incredulidad y cautela muy diferente al certero envalentonamiento de otros años, cuando se sabía que el bienestar de los gobernantes había surgido de la laboriosidad de ellos. Ahora en cambio, el Estado, el mayor empresario minero país, está cerrando las minas, está estrangulando las pulperías, está ofertando bonos para los retiros. No se trata de deshacerse de los obreros s revoltosos para que los sustituyan obreros sumisos, ni siquiera se trata de reducir costos de operaciones para ampliar las ganancias, como sucedía en cada asonada militar. Se trata de algo peor que eso; está en marcha el abandono productivo de los centros mineros, el cierre de operaciones y, con ello, la muerte del fundamento material de la condición obrera minera s importante  de los últimos cien años.

 

Junto con el cierre de operaciones de la empresa Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), se está decretando la extinción del fundamento material de la historia de una clase, que se había formado entre privatismo y estatismo en sesenta años; pero a la vez, se derrumba la fuente de una certeza colectiva que alimentaba una confianza en el porvenir y una audacia colectiva memorable, en torno a la cual se habían constituido mitos sociales alrededor del comportamiento revolucionario de los mineros. El desabastecimiento de pulperías, la suspensión de los envíos de material de trabajo, la retención  de las horas extra y el abandono  de la prospección en los últimos meses, no respondían sólo a una mala administración gerencial: era el preludio de la parálisis productiva del aparato minero estatal, de un tipo de formas de trabajo y organización laboral que finalizaría en enero de 2000  y, con ello, de los soportes estructurales de las relaciones de fuerza creadas y mantenidas a lo largo de tres décadas y media.

 

El cierre de operaciones de la mayoría de las empresas estatales, silenciosamente dispuesto por el presidente Víctor Paz Estenssoro, no era entonces una penalidad s en el largo camino de extorsiones que la familia minera había sabido resistir, forjando su heroica historia de clase; era la conminatoria inconsulta a un fin absoluto de esa historia o, al menos, de lo que ella fue en los treinta y cinco años anteriores. Pero, ¿no era acaso la minería estatal el núcleo fuerte de la acumulación que permitía la diversificación productiva  del país y la inversión en el oriente? ¿No eran acaso los mineros, sus luchas y sus mártires los que habían arrancado a la república del fango hacendal, los que reconquistaron la democracia?

 

Ciertamente,  los mineros eran el alma virtuosa de la nación nacida en 1952. Y con esa conciencia de sí es que ahora los mineros ocupan la carretera para ir a interpelar  al Estado. s la desdicha de los tiempos surgirá desde el momento en que la reconfiguración de la economía, de los soportes estatales y de la antigua condición proletaria,  no su preservación, serán el programa de las elites gobernantes.  Indudablemente, el excedente minero había creado la Corporación Boliviana de Fomento y sus s de treinta empresas productivas; fueron las divisas mineras gestionadas por el Estado las que permitieron  la comunicación expedita  al oriente, las que lograron la universalización de la educación estatal gratuita, las que expandieron el comercio interno, las que aseguraban  los salarios de los burócratas,  de los maestros, oficiales y oficinistas. Era la minería la que permitía creer al migrante en la posibilidad de un ascenso social programable a largo plazo, articulando un imaginario colectivo de unidad social verificable y deseable. Igualmente, eran los mineros, apoyados en fabriles, los que habían apostado infatigablemente por la democracia como opción de intervención en los asuntos comunes, eran los fundadores  de un sentido real de ciudadanía sumamente democratizadora, a través de la figura del sindicato, que se expandió hasta el último rincón de la geografía estatal. En fin, si algo existía de nación y de Estado en Bolivia, era por los mineros de las grandes empresas nacionalizadas, por su trabajo y sus deseos ¿Cómo pensar entonces en su disolución como sujeto productivo  y como sujeto político, cuando ni en las dictaduras, que fueron sus enemigos jurados, jamás se les pasó por la cabeza deshacerse físicamente de este conglomerado social estratégico?

 

Por la sencilla razón de que presiones internacionales e intereses empresariales locales, vientos e intereses de los que los mineros jamás estuvieron separados en los años anteriores, apuntaban a otros rumbos en cuanto a lo que debería ser la composición económica de la sociedad y la composición política del Estado.

 

Claro, si nos atenemos al marco general de los ciclos económicos propuestos por Kondratieff,[2] desde principios de los años setenta, las regiones capitalistas s importantes habían entrado en una fase B o de descenso, que contrajo las tasas de ganancia, estancó o declinó el crecimiento y contuvo los flujos de capital en inversiones. Esta declinación económica exacerbó la disputa del excedente: cierre de empresas con bajas tasas de ganancia, reducción salarial para ampliar los márgenes de ganancia empresarial y despidos para reorganizar la composición orgánica del capital, que en etapas de estancamiento se presenta rígida y estorbosa, fueron oleadas de medidas que comenzaron a barrer, una tras otra, a las naciones s industrializadas, a los consorcios s grandes y, a la larga, a las propias economías articuladas de forma subordinada, como la nuestra y la de todos las países proveedores de materias primas.

 

El capital, como suma de iniciativas individuales, comenzó a desplegar tres vertientes, en la búsqueda  de superación de esta fase descendente y de estancamiento mundializado:

 

a) Potenciar, a lo largo de varios años, la acción de nuevas ramas productivas  capaces de generar un paradigma tecnológico que, por las ganancias extraordinarias, la formación de nuevos mercados de consumo y la atracción de capitales, pudiera abrir un boquete de innovación que arrastrara el resto de la economía, inaugurando, al final de un periodo  de diez a quince años, un nuevo ciclo de onda A o de ascenso.[3]

b) Lograr consolidar e irradiar una composición orgánica del capital (relación político-cultural y técnica entre el monto social que se invierte en salarios respecto al total de la inversión empresarial) que consagrara una tasa de ganancias elevada, reestructurar las formas de trabajo que consagraran tecnológicamente esta nueva composición y aseguraran una tasa de ganancias apetecible para las nuevas inversiones.[4]

 

c) Deshacerse de las resistencias y antiguas reglas de negociación alcanzadas en la fase ascendente,  cuando el trabajo pudo imponer beneficios y derechos.[5]

 

Todo lo anterior provoca, por lo tanto, una reconfiguración de la condición objetiva de la situación de clase, por la introducción de nuevas ramas de producción, nuevas tecnologías, nueva organización del trabajo; pero también, una reconfiguración de la trama de poder entre trabajo y capital en el ámbito estatal, por la reducción de la capacidad de negociación que introduce  objetivamente el paro, la depresión y el despido, que caracteriza la fase descendente de la economía mundial.[6]

 

La destrucción de medios de trabajo, mercancías y fuerza de trabajo que acompaña esta fase de descenso en ocasiones ha desencadenado guerras, donde la humanidad parece hundirse en el fango de la destrucción material y física, como en 1913-1918 con la Primera Guerra Mundial,[7] y en 1940-1945 con la Segunda Guerra Mundial; pero en otras oportunidades crea las condiciones de posibilidad de grandes cambios sociales, como en 1848, cuando se produjo la primera, y hasta ahora la única, revolución moderna a escala de todo el territorio capitalista de la época (Europa),[8] o cuando dio lugar a los intentos, inmediatamente ahogados, de revolución social en la Rusia zarista en 1917.

 

Sin embargo, el aumento de las penalidades, los despidos, la contracción  económica y la crisis no necesariamente  desembocan en revueltas sociales. En general, la miseria material engendra s miseria material, organizativa y espiritual de los sectores subalternos; la posibilidad de que estas fuerzas activen actos de resistencia y autonomía radica en la acumulación previa de experiencias, en la extensión de redes de acción y solidaridad, en la creación de certezas movilizadoras, en la confianza en la acción común y la capacidad propositiva acumulada en décadas anteriores que, en un momento de vértigo social, son capaces de catapultar al mundo del trabajo a prácticas autodeterminativas de gran riesgo y a gran escala.

 

Que esto no hubiese sucedido en el mundo  desde los años setenta, cuando se comenzaron a desmontar  las estructuras  organizativas de los trabajadores en Inglaterra, en Estados Unidos, en Italia, en Francia, etc., tiene que ver con el hecho de que, a diferencia de 1848 y 1917, los sectores del trabajo s agredidos en sus beneficios, y que eran el baluarte del espacio de autonomía laboral de los años anteriores, no sólo sufrieron una brutal contracción temporal y reestructuracn interna, sino que en muchos casos sencillamente dejaron de existir, como los metalúrgicos, los obreros del carbón, de las manufacturas textiles y ciertos sectores de la industria automotriz. Frente a ellos, surgieron nuevas ramas productivas sostenidas en la electro-informática,[9] con su infinidad de vertientes en la manufactura,  la circulación y los servicios; o la expansión de la industria aeroespacial, que creó un hueco de memoria y continuidad en la capacidad de resistencia del mundo del trabajo, de tal forma que, para finales de los años noventa, el recorte en beneficios sociales, en salarios y en estabilidad laboral ha hecho regresar a una gran parte de la sociedad mundial a la precariedad del siglo XIX.[10]

 

En Bolivia, la lapidaria frase del presidente Paz Estenssoro: "Bolivia se nos muere", venía cargada de los mismos presagios. O se cambia el patrón  de acumulación, la forma de regulación de la economía y se modifican las reglas de negociación-inclusión del trabajo, o Bolivia, entendida  como el ámbito geográfico del dominio (barroco e híbrido) del capital, se acaba.

 

Si algo hay que reconocerle a Paz Estenssoro es su olfato para nadar siempre a favor de la corriente de las reglas mundiales de la economía. En verdad, no es una virtud darse cuenta de las obviedades que requieren las clases dominantes locales para validar ése, su sitial. Sólo se trata de una buena dosis de pragmatismo y una cultura media respecto a lo que pasa en el mundo; claro que en un ambiente cultural raquítico como el de las elites conformes de este país, ésa es una poderosa ventaja. Cuando había que ser nacionalista, bregar por la constitución del Estado-nación, intentar vías de sustitución de importaciones, colocar al Estado como locomotora de la economía y benefactor social, como venía sucediendo  en todo el mundo  industrializado,  Paz Estenssoro hizo lo suyo desde sus dos primeros gobiernos, aunque siempre preocupado por el excesivo envalentonamiento de unos obreros insurrectos triunfantes, que lo habían colocado en el timón del poder gubernamental.

 

Ahora, en cambio, los vientos soplaban para pasar a la libre empresa, a la desregulación de los mercados, al cierre de empresas temporalmente deficitarias, a la apertura  de fronteras, a la contracción estatal para integrar, a la esfera de la valorización empresarial y el mercado, áreas anteriormente gestionadas al margen de este criterio.[11] Había también que modificar las relaciones de poder estatal, cambiando las técnicas de ciudadanización corporativa a fin de reducir beneficios sociales, elevar las posibilidades de rentabilidad con el abaratamiento de la fuerza de trabajo, garantizar inversiones extranjeras con la desarticulación de formas de organización contestatarias de la sociedad civil y, en fin, dar por terminada una composición política de la sociedad[12] que consagraba, para la anterior etapa de desarrollo del capitalismo local, normas de negociación y mercadeo entre el trabajo y el capital.

 

En este estrecho sentido del término, había previsión gubernamental, un plan, iniciativa histórica. El gobierno y ciertos sectores de inversionistas locales y extranjeros sabían s o menos que, para preservar su poder y ampliarlo, se tenía que dar un nuevo rumbo  general a los ambiguos territorios  donde  desplegar las reglas del mercado y la industrialización.

 

Los trabajadores, el horizonte de previsibilidad de los asalariados organizados, en cambio, se habían quedado rezagados; peor aún, ese tapiz cultural y letrado que desde 1950 estaba adherido al cuerpo obrero, a través de dirigentes sindicales "fabricados" y discursos políticos "inyectados" bajo múltiples formas partidarias de izquierda, carecía de cualquier otra perspectiva que no fuera la del capitalismo de Estado. Atrincherada tras un discurso estatalizante, homogeneizador,  disciplinante de la fuerza de trabajo y sin esconder esas irrefrenables ansias de mirar a la plebe como una masa movilizable, educable, guiable y predispuesta a ser gobernada por la inmaculada "vanguardia civilizada", portadora del designio de las leyes de la historia—, la izquierda simplemente había convertido el sueño del nacionalismo revolucionario y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en una versión s radicalizada, en su "programa revolucionario". Sólo podía ver entonces hasta dónde  llegaba el capitalismo de Estado, apoyado por las propias fuerzas capitalistas que potenciaban esta ruta. Cuando el capital dio un giro y se embarcó en la "libre empresa", los formadores de opinión de la izquierda ya no supieron qué hacer; en una escena cómica y ridícula, se quedaron sin fuerza, sin discurso o, cuando más, a seguir demandando un capitalismo de Estado a los propios capitalistas, que lo estaban abandonando por obsoleto.

 

Sin embargo, no se trataba de una retórica sin influencia; de hecho, se trataba de un discurso y una práctica política que adulaban disposiciones conservadoras dentro de la propia clase, que estimulaban estados de ánimo de querellantes, de obedientes, de demandantes, tan arraigados en las clases subalternas, en detrimento de la práctica de soberanía, propositiva, autodeterminativa de la condición de clase trabajadora.  Bajo estos estandartes se había constituido un habitus de clase, y con ellos acudía a su encuentro con la muerte.

 

LOS FUEGOS DE LA INSUMISIÓN Y LA MANSEDUMBRE

 

La marcha por la vida fue también, en parte, el escenario de estas disposiciones culturales de clase del movimiento obrero. Como no podía ser de otra manera, la marcha multitudinaria de casi quince mil personas, entre los cuales se encontraban mineros, amas de casa, estudiantes y campesinos, cristalizó un modo plebeyo de reclamar al Estado. Ahí quedaba condensada una secular memoria colectiva de producir voz demandante a través de la explicitación del cuerpo social en movimiento. En verdad, es lo único que la multitud tiene de propio, de directo: su número, su agregación palpable, que manifiesta la fuerza de masa. Aquí, la ocupación de las calles, de las carreteras, es la verificación de una identidad de cuerpo de clase, fundada en la intervención directa en la escenificación del agobio, de la injusticia soportada y en la voluntad de que eso cambie.

 

Es claro que este acto de fusión colectiva de indignación, que se abre paso por la geografía, es un impetuoso acto de desposesión de la función parlamentaria  como vertedero deliberativo de las pulsaciones sociales; aquí la aglomeración actuante se sobrepone  como mecanismo de deliberación  fáctica de los asuntos comunes. Se abandona  el centro de trabajo, se ocupan las carreteras (Oruro-La  Paz; Sud Yungas-La Paz), y se recurre al tumulto para externalizar la palabra y el sentimiento de todos los trabajadores. Ya de entrada, esto habla de la vigencia de una particular  manera en la que se interiorizó la ciudadanía  como ejercicio de derechos,[13] bajo la forma de asociación, de cuerpo movilizado. Se trata de una exultante interpretación ética de la vida en común,[14] entendida como asociación y movilización por centro de trabajo, por rama de actividad y por identidad laboral como forma de filiación social.

 

En este sentido, la marcha vuelve a validar un modo histórico de entender la política como un hecho de masas mediante el cual: a) el trabajador  asume una identidad  corporativa por centro de trabajo; y b) este trabajador  colectivo, así constituido como sindicato, interpela al Estado y ejerce, sin s mediación, su lucha por el reconocimiento y sus derechos públicos.

 

Esta manera de filiación política y de práctica política obrera era portadora de múltiples virtudes. Por un lado, permitió crear un sentido de responsabilidad política sumamente arraigado en la vida cotidiana y la actividad laboral. Dado que, para ejercer derechos y modificarlos, el punto de encuentro y verificación es la unificación por centro de trabajo s su movilización, el acto de la política es una competencia socializada, practicada directamente por el trabajador como una s de sus funciones cotidianas. El papel de los especialistas de la "política", que monopolizan y privatizan este bien colectivo, queda así en gran parte limitado, ya que hay una inclinación generalizada a conceptuar el bien con como una competencia del común, de todos.

 

Por otro lado, la verificación de esta responsabilidad, por su propia cualidad de masa, no puede menos que practicarse a tras de mecanismos de unificación colectiva como la asamblea, la marcha, la movilización, la rebelión. Esto significa que la representación simbólica[15] de la lucha por los derechos colectivos no sólo es un lugar de formación de una identidad  social, sino que además sólo se puede ejecutar mediante técnicas asociativas comunalizadas, esto es, que son capaces de crear interunificación práctica y autónoma entre los trabajadores. De ahí que la medida de la democracia, en toda la época en la que prevaleció esta manera de entender la política, no fuera un problema cuantificable en votos ni en ingeniería de pactos parlamentarios,  como lo es hoy. Democracia era básicamente la intensidad unificadora por centro de trabajo del conglomerado laboral y el grado de permeabilidad del Estado para reconocer, r y canalizar las demandas de la sociedad sindicalmente organizada.

 

Estos elementos, a su vez, han permitido forjar en la historia una autorrepresentación obrera signada por la unidad, la disciplina laboral y la movilización de masas. Dado que el obrero sólo puede mirarse a sí mismo a través de su cohesión con los demás y a todos juntos en estado de tumulto movilizado, hablamos de una identidad  de clase caracterizada por la fidelidad a los mandos sindicales y al estado de congregación actuante. Se trata de un auténtico prejuicio de clase, resultante de una lectura interna de la historia, en la que lo único permanente en las luchas desplegadas ha sido el sindicato y la solidaridad de otros sindicatos. Mientras los pequeños partidos y los caudillos se disuelven ante las primeras balaceras, el sindicato está ahí para proteger  a las familias, para cuidar a los hijos abandonados, dar trabajo a las viudas, para hacer conocer lo que pasa en otros campamentos, para enterrar a los muertos. En fin, ha sido el sindicato-en-lucha el lugar donde el ser desarraigado de la tierra y del ayllu encuentra un sentido de intelección de la vida, una nueva familia perenne, que le devuelve la vivencia de integración y de trascendencia sin la cual ningún ser humano es capaz de sostenerse en pie. En fin, el sindicato, su disciplina, sus costumbres  movilizadas, son el lugar donde el obrero se puede mirar a sí mismo en la historia y proyectarse en el porvenir, de retarlo, de desearlo y hundirse en él. En este sentido, se puede decir que el sindicato fue la única organización de clase obrera del siglo XX.

 

Por último, esta manera de entender  y ejercer las funciones políticas fue, con todo, el único momento duradero, en las últimas décadas, en que la política dejó de sostenerse en la activación de redes de parentesco y el soborno del miserabilismo económico, tan propios del comportamiento de las clases dominantes  y las clases subalternas. El patrimonialismo[16] y el clientelismo,[17] tan enraizados en los habitus señoriales de las clases pudientes y en los habitus dominados[18] de las clases menesterosas, tuvieron en la forma sindicato, en particular  obrero,  el único lugar donde material y culturalmente, y no sólo por medio de "llamados a la conciencia" como hoy, comenzaron a ser disueltas por prácticas y redes de filiaciones políticas modernas basadas en la adhesión y el compromiso ético.

 

Personas provenientes de los s distintos lugares geográficos, desprendidos de los tejidos de filiación sanguínea o de paisanaje, se agrupaban por centro de trabajo para practicar desde ahí, sin mediación ni mercadeo de voluntades, su manera de intervenir en la gestión de los asuntos públicos. La extinción posterior de esta manera de hacer política, que trajo consigo la "relocalización" (despido) y el enseñoramiento de los partidos poticos, hará regresar a la sociedad entera a los hábitos decimonónicos de la consagración política por la a del linaje de las elites gobernantes y la extorsión de la pobreza de los dominados.

 

Pero a la vez, hay un tronco de mansedumbre que se reconstruye a través de estas formas de entender la política. La marcha minera, en su euforia colectiva desparramada por la carretera, no se presenta en ningún momento para los mineros como un medio para arrebatar, para tomar de facto lo que se cree que es propio. Se puede decir que en todo el acto dramático de marchar lo que se está escenificando es la primordial  manera de estructurar el mundo a la que está acostumbrado el obrero, y según la cual su papel muchedúmbrico y arriesgado lo es en cuanto demandante, en cuanto peticionario alevoso y digno de lo que supone son sus derechos, sus necesidades y expectativas. Pero entonces aquí el derecho no es tanto una autoconciencia con efectos prácticos de la posición que uno ocupa en el mundo, y mediante la cual uno ocupa el mundo, sino un gesto colectivo para obtener reconocimiento ante el Estado, para obrar de una manera en el mundo. Es, en definitiva, en el Estado en quien el obrero se refleja para hacerse reconocer en sus prerrogativas públicas. Ciertamente, es una apetencia política muy intensa la que se pone en marcha, y de hecho no es exagerado afirmar que los obreros, y en particular los mineros, en toda esta época que va de 1952 a 1990, han interiorizado como un componente indisoluble de su identidad de clase la cercanía al Estado, la ambición de integración en el Estado.

Pero, a la vez, no se trata de una presencia en el Estado como objetivación de un yo colectivo de clase; es decir, el minero no se ambiciona en el Estado como titularidad gubernativa. Al contrario, se ambiciona poderosamente en el Estado como súbdito, como seguidor, arrogante y belicoso, pero tributario de adhesión y consentimiento negociados. El obrero no se ha visto jamás, a no ser en momentos extremos y evanescentes, como soberano; pues el soberano no pide sino ejerce, no reclama sino sentencia. Si bien el sindicato, movilizado a lo largo de todos los años anteriores desde la revolución de 1952, fue capaz de abrogar el monopolio de las decisiones políticas basadas en el linaje, el conocimiento letrado y el dinero, nunca ha de abandonar la creencia de que el apellido, el dinero y el conocimiento  letrado son los requisitos imprescindibles para gobernar.

 

Esto significa que la manera de proyectarse en el ámbito político sea meramente interpelatoria, no ejecutiva; esto es, que el obrero, a raíz de sus luchas, se siente portador inexcusable del derecho a hablar, a resistir, a aceptar, a negarse a acatar, a presionar, a exigir, a imponer un rosario de demandas a los  gobernantes, pero nunca ha de poder verse a sí mismo en el acto de gobernar. Es como si la historia de sumisiones obreras y populares practicadas desde el coloniaje se agolpara en la memoria como un hecho inquebrantable, adherido al cuerpo obrero, y empujara a la masa movilizada a enfrentarse al poder como simple sujeto de resistencia, de conminación, de reclamo, y no como sujeto de decisión y soberanía ejercida. La imagen que de sí misma habrá de producir la condición obrera es la del querellante, no la del soberano.[19]

 

Hay una inclinación irreductible  de este proletariado, y en general del proletariado moderno, a buscar sus derechos por mediación del Estado, lo que significa un reconocimiento impcito del Estado como representante general de la sociedad, como lugar de la constitución de un sentido de comunidad y adquisición de reconocimiento.[20] Pero, y esto es una singularidad de la formación de la condición obrera y popular en Bolivia, se trata además de una pertenencia dependiente, de una integración subordinada al Estado. La actitud peticionaria en el ámbito obrero explicita el carácter imprescindible de la aquiescencia de los gobernantes para ejercer un derecho, porque parecería ser que sin ese consentimiento, ese derecho careciera de legitimidad y validez. Parecería que el mundo se estructurara en el imaginario de clase, de tal manera que la propia identidad  actuante sólo pudiera consagrarse públicamente mediante el reconocimiento positivo (conquista de derechos) o negativo (la represión y la masacre) por parte de los gobernantes. Sin duda se trata de un auténtico habitus de clase, que a lo largo de la historia reconstituirá  el núcleo conservador y dominado de la condición obrera. Es quizá en esta anhelante búsqueda  de la mirada de los dominantes para poder certificar la presencia de los dominados,  donde habría que ir a buscar la inclinación a un hábito mendigo de las clases populares o la predisposición a  observar el cumplimiento de sus derechos como dádivas y favores personales otorgados por el personal gubernativo.

 

En la marcha, la memoria de estas sumisiones, corporeizadas como sentido común, guía los gestos mineros que se despliegan en el pavimento. En términos estrictos, la marcha, que con el pasar de los días llegará a cobijar a s de diez mil mineros, será la más grande escenificación de esta sujeción de la clase a la legitimidad estatal. En general, los mineros hacen lo que hacen para recordar al Estado que él no puede hacer lo que está haciendo, que no puede romper unilateralmente un pacto con los primordiales fuegos de abril, cuando quedaron  fijadas las prerrogativas y las dependencias  entre dominantes y dominados; se marcha, pues, para forzar nuevamente la inclusión de los derechos del trabajo en el ordenamiento del Estado.

 

A nadie se le ha ocurrido marchar para desconocer a Paz Estenssoro, que incluso había ganado en varios de los distritos mineros en las recientes elecciones de 1985; se marcha pues como gesto ritual y recordatorio de los compromisos históricos a quien precisamente emblematiza la impronta obrera en la nación: ctor Paz Estenssoro.

 

Sin embargo, el hecho de que en este llamado a la reconstitución de los pactos inclusivos en el Estado los mineros recurran al gesto doloroso y sufriente del cuerpo colectivo señala hasta qué punto las inclinaciones insurrecionales, con las que se forjó la correlación de fuerzas del Estado nacionalista, han cedido su lenguaje vigoroso y arriesgado, por la puesta en escena de un tormento colectivo a lo largo de trescientos kilómetros.

 

Ciertamente, en esto está presente la reactivación de un imaginario de clase, que narra su paso por la historia a través del recuento de las masacres, el dolor y la injusticia perenne de una patria ingrata que maltrata a quienes la sostienen. De ahí que se pueda decir que el movimiento obrero ha producido una narrativa sufriente de su devenir de clase, donde  el martirologio, la desgracia y las tribulaciones marcarán el único camino hacia lo que se considera una venidera redención, ineluctablemente ganada a costa de tanta desdicha. La marcha, los pies sangrantes, la comida improvisada, la lejanía de los seres queridos, son los gestos mediante los cuales reconstruyen su memoria para interpelar al Estado.

 

Pero ahora hay una peculiaridad  distintiva de este recuento de experiencias pasadas. Antes, las experiencias de tribulaciones y actos de sufrimiento colectivo siempre fueron el resultado inesperado de demandas, de reclamos y luchas que los obreros se sintieron empujados a dar para obtener  lo que ellos habían considerado  como justo. Las penalidades colectivas emergían como respuesta brutal de unos gobernantes insensibles, que no derogaban la creencia moral de la justeza de lo reclamado y que, por tanto, s pronto o s tarde sería nuevamente contraargumentada con una nueva movilización de las certezas morales de la clase. La marcha, en cambio, es una producción de penalidades deliberadas, decididas por cuenta propia; no la respuesta, sino el enunciado con el que se dirigen al Estado.

 

¿Qué es lo que ha llevado a esos mineros a recurrir a lo último que el ser humano utiliza cuando ya no tiene otras opciones, como es el cuerpo, como lugar de exhibición pública de dolor? La huelga de hambre, o el suicidio, en su versión s radical, siempre ha sido el último refugio del ser que, inhabilitado de medios de poder e influencia ante sus interlocutores, arrojado a la impotencia absoluta, recurre al propio cuerpo, a la autoprivación y al riesgo de muerte autoinfligido como último recurso de libertad para eludir la cadena de imposiciones que le ha arrebatado la posibilidad de ser reconocido. Es el último peldaño del ser dominado que está a la defensiva, que ya nada puede hacer para revertir su situación subalterna, y que se refugia en el drama del cuerpo para lograr reconocimiento, mediante la conminatoria extrema del autosuplicio o la búsqueda  de la muerte. Su efecto, en caso de darse, vendrá por el hecho de remover los s básicos fundamentos  morales de los dominantes, en cuanto seres humanos, que podrán verse compelidos a otorgar un plus simbólico de credibilidad,  de poder al dominado, a fin de integrarlo nuevamente al ámbito de la economía de derechos y concesiones sociales.

 

La dramática marcha por la vida de 1986, que abrirá un largo ciclo de marchas y crucifixiones populares en las siguientes décadas, marcará a su modo el nacimiento de una época de impotencias dramatizadas de las clases populares. La impotencia, puesta de manifiesto aquí, no es, en aquella parte del espacio potico, definida por la capacidad de movilizarse en masa o por la obtención de solidaridad de otros sectores sociales. Diez mil mineros caminando por días es, no cabe duda, una inédita acción multitudinaria, y el apoyo de los Comités Cívicos de Oruro  y Potosí, que entraron en huelga en los días previos,[21] s la adhesión de comunarios,  pobladores  y estudiantes,  muestra esta amplitud de conquistar apoyo de otros conglomerados empobrecidos. La impotencia aquí se ha de dar en aquella franja central del espacio político que tiene que ver con la capacidad de generar horizontes de organización y acción social propositiva. Los mineros carecen de un plan para producir historia colectiva que vaya s allá del legado por el capitalismo de Estado, en su versión nacionalista o izquierdista (el llamado "socialismo"), y que en 1986 se derrumbará estrepitosamente frente a los atónitos ojos de los mineros.

 

La fuerza obrera, la identidad de clase consagrada revolucionariamente a través de la insurrección de abril, tuvo al Estado y a la economía estatalizada como su fundamento material y potico. La fortaleza del Estado nacionalista y de su basamento  económico, como la industrialización estatalizada, fue simultánea a la fortaleza del movimiento obrero. De hecho, la posibilidad de la obtención del excedente social gestionado por el Estado, que le permitió crear los primeros pasos de una integración territorial y económica, dependía de la minería y sus mineros. A su vez, los mineros podían tener la certeza de su importancia social y de su capacidad de producir  efectos de reacción estatal, en la medida en que pertenecían a empresas estatales y el sindicato era reconocido como el modo predominante de ejercicio de ciudadanía.[22]

 

Por eso los hechos políticos sucedían de ese modo tan paradójico en el cual, si bien por una parte mineros y Estado aparecían como los s irreductibles  opositores (bajo la forma elocuente de enfrentamiento entre mineros y militares), lo eran porque al mismo tiempo, en la raíz de la historia de ambos, cada uno era el engendro del otro y su extensión s duradera (bajo la forma de la gestión de la producción minera y circulación de los excedentes económicos).

 

Los mineros habían producido, como ningún otro sector social, las cualidades estatales de la vida política, y cuando los usufructuarios dominantes creyeron que había llegado el momento de romper  ataduras  y reconfigurar la relación de fuerzas en el interior del Estado, los obreros no supieron qué hacer; carecían de opción, y a lo único que se inclinaron de manera obsesiva fue a rememorar la antigua composición de fuerzas, los añejos pactos inclusivos dentro del mismo ordenamiento estatal y económico. Carecían de plan histórico y, por primera vez en su historia de clase, se volvieron conservadores, pues sólo atinaron a proponer la preservación de lo existente.

 

El minero, que había impuesto su sello al corpus espiritual del Estado nacionalista, se había desenvuelto en él, y su campo de visibilidad era el que otorgaba ese ambiente cultural. s allá de la retórica pseudosocialista, el proletariado era nacionalista y con razón, porque fue dentro del programa nacionalista donde produjo su unidad, su identidad de clase, su épica, su ascenso social a través del sindicato y su pequeño bienestar. Por eso, cuando el propio Estado inició el desmantelamiento de los pilares materiales y organizativos de la antigua trama estatal y de las antiguas  adhesiones, se estaba evidenciando que las principales fracciones de las clases dominantes, constituidas en y gracias al Estado nacionalista, estaban delineando una nueva trama política, donde el obrero quedaría desprovisto de su intrusión y protagonismo en el Estado. En cierto modo, era una declaratoria de guerra, si entendemos  la guerra como una abrupta  ruptura  de la relación de fuerzas sociales llevada a cabo por todos los medios, incluidos los de la violencia física.

 

Inicialmente, el movimiento obrero no lo entendió así, o no quiso entenderlo,  y obró como estaba acostumbrado: reponer la economía de demandas y concesiones mediante la huelga, el paro y la movilización. Y cuando se percató de que lo que estaba en juego no era la forma de ese mercado político, sino la propia naturaleza, el contenido de los vínculos políticos anunciado por el cierre de minas y la muerte de la condición material de clase, se sintió incapaz de producir un proyecto autónomo de orden social distinto al que había conocido hasta el momento, y demandó el regreso al antiguo horizonte histórico del Estado nacionalista.

 

Con ello, se inició un ciclo de derrotas de largo aliento en el que, frente a una iniciativa arrolladora  de las clases pudientes, las clases subalternas no atinaron s que a atrincherarse  en la evocación de antiguos pactos sociales que la habían arrojado a la pérdida de iniciativa histórica, de imaginación propositiva, de autonomía, que hoy, catorce años después, lentamente comienza a ser revertida por estructuras  de movilización social de nuevo tipo, como la Coordinadora del Agua y la Vida de Cochabamba.

 

Por cierto, el problema no fue la falta de propaganda de los "activistas" que panfleteaban sus ofertas programáticas.  Pensar que las clases sociales eligen sus rumbos en función de la influencia pedagógica de unos cuantos escribanos es reducir la sociedad a un aula escolar compuesta por párvulos ignorantes y maestros portadores del saber y, peor aún, pensar que la objetividad del devenir de las luchas sociales y de las condiciones de clase puede ser reemplazada por los efímeros diagramas de las ideas.

 

La impotencia de horizonte histórico que emergerá en la marcha por la vida está anclada en hechos s poderosos que la propia constitución  de las clases laboriosas, como son los hechos prácticos y los efectos materiales que las clases son capaces de desplegar en el interior de las estructuras  técnicas y simbólicas de su condición de clase. En particular, es en las características de las maneras de unificarse, de resistir, de proyectarse en el ámbito de la estructura técnica y organizativa del proceso de trabajo industrial, es decir que es en la manera de constitución de la identidad  política de clase contemporánea donde  hay que ir a rastrear la producción de sumisiones, dependencias  y limitaciones de la clase obrera boliviana que emergerá en el momento de la marcha y en su desenlace.

 

En general, la condición  obrera  se ha caracterizado  por la radicalidad de demandar  y no tanto por la radicalidad de lo demandado al Estado y a la patronal. Desde los años veinte, el movimiento obrero ha creado una cultura reivindicativa centrada en el salario, los beneficios sociales, la alimentación, la protección familiar, la salud, la vivienda, el cuidado familiar que, ciertamente, poseen una absoluta legitimidad en cuanto conquista de derechos sociales y laborales mínimos e indispensables para garantizar la continuidad del trabajo y la vigencia de una dignidad colectiva. Se trata en su totalidad de un conjunto de derechos articulados a la regulación del valor social medio de la fuerza de trabajo, esto es, refieren al ámbito de la valorización histórico-moral de la fuerza de trabajo[23] dentro del espacio del mercado de la fuerza de trabajo. Se trata del punto de partida y del punto de llegada de la constitución del obrero como clase moderna, esto es, como portador de una mercancía que negocia los niveles de su realización mercantil, y que a lo largo de la vigencia del capitalismo ha tenido fuertes implicancias políticas de tipo reivindicativo, como sucede en Bolivia.

 

Sin embargo, existe otro espacio probable de constitución moderna de la condición obrera que, emergiendo de la posición objetiva del sujeto que vende la fuerza de trabajo bajo las leyes de la lógica mercantil, inicia su desmonte simultáneo, por cuanto se dedica a erosionar la propia constitución de la fuerza de trabajo como mercancía medida y regulada por el valor. Este espacio, que marca la franja crepuscular de la normatividad  del capital como hecho económico, cultural y simbólico, es el de la autoorganización del trabajador en el interior del proceso de trabajo, en acto de disputa y modificación de la realidad técnica y organizativa del trabajo como trabajo asalariado, como trabajo para valorizar el valor. Son los actos de resistencia, de interunificación de los trabajadores  para desplegar, corpuscular o ampliamente, estructuras de gestión de la realidad material del trabajo capaces de eludir la subsunción general del trabajo al capital, y, por medio de cuyas luchas, vertidas de múltiples formas y a lo largo de décadas, van creando un tejido organizativo, cultural y simbólico en disposición de engendrar horizontes de historia social autónomos, proyectos de iniciativa histórica susceptibles de disputar el sentido general del devenir, producido recurrentemente por las clases dominantes. Este nivel de autoorganización  de clase es el que, con el tiempo, produce efectos políticos de tipo revolucionario, que complementan y expanden ilimitadamente el tipo de práctica política reivindicativa, surgida de la lucha por derechos laborales mercantiles. Otra manera de leer estos dos niveles de la lucha política en la sociedad moderna es que el primero compete al nivel del sistema social de libertades, en tanto que el otro compete al sistema de necesidades. Una lectura del socialismo como mera satisfacción del sistema de necesidades, al margen de la ampliación del sistema de libertades, es el que en general ha predominado en los antiguos partidos de izquierda con influencia en el movimiento obrero, y que ha creado el ambiente intelectual y discursivo del enseñoramiento de la razón cultural del capitalismo de Estado y del discurso nacionalista.

 

El mundo obrero boliviano, precisamente, ha cultivado un tipo de práctica política fundamentalmente reivindicativa, en tanto que las prácticas políticas productoras de horizonte estratégico alternativo han sido bastante restringidas, por la reconstitución de sumisiones y mansedumbres en el interior del campo de fuerzas de clase que se dan dentro del proceso de trabajo y el proceso de producción en general. En cierta medida, el obrero boliviano, a diferencia de los trabajadores de otros países latinoamericanos, ha sabido llevar adelante una cultura de subordinación productiva basada en la sublevación intermitente y el lenguaje de masas. Pero a la vez, se ha impuesto limitaciones sistemáticamente, ha eludido o no ha creído necesario expandir  luchas en el propio ordenamiento de la racionalidad productiva moderna, reconstituyendo continuamente los mandos organizacionales, los usos técnicos de los sistemas productivos, la intencionalidad sesgada de la productividad capitalista y los esquemas organizativos técnicos del trabajo objetivantes de la lógica empresarial y de la acumulación.

 

Los contados momentos visibles en los que esta mansedumbre técnico-organizativa se ha puesto en duda, a través de las propuestas de cogestión, señalan una búsqueda renovada por incorporar este ámbito fundamental en las estrategias de resistencia. Sin embargo, por lo general, han sido propuestas de elites dirigentes, que se han limitado a modificar cuestiones de administración  y gestión externa, dejando de lado el espacio de la materialidad específicamente productiva del proceso de trabajo.

 

Que los mineros concurran  a la carretera Oruro-La  Paz con sus cascos, sus frazadas y unas cuantas dinamitas, pero sin una creencia aglutinante de lo que podría ser un devenir histórico autónomo, precisamente hallará sus condiciones de posibilidad en que éste tampoco había sido producido previamente desde el centro de trabajo. La estructura  simbólica de clase quedará así fusionada al Estado nacionalista y, cuando éste comenzara a despedazarse, lo haría arrastrando las propias estructuras mentales y organizativas del proletariado boliviano.

 

No ha de ser extraño entonces que los mineros que atraviesan Caracollo, Konani, Lahuachaca y Patacamaya no se estén movilizando para imponer un nuevo derecho legítimo, porque así lo han imaginado desde el momento en que lo han experimentado como prerrogativa deseada desde su fuente de trabajo; lo que se está pidiendo  es que se cumpla con un derecho que ya se sabe que está impregnado en la antigua institucionalidad estatal. La experiencia del cuerpo, que representa en la carretera el dramatismo de la vida en los campamentos, se muestra también como lugar de enunciación de una mitología política de clase del obrero en el Estado. La autoridad  de la Autoridad  gubernativa no está en cuestión; sus atributos de decidir, delegados y tolerados por los propios gobernados,  no son puestos en duda. Es más, tanto gobernantes  como gobernados  están siendo ratificados en sus respectivas posiciones políticas por obra práctica de los mismos gobernados, que no hacen s que reafirmar su posición de gobernados en el momento de demandar la vigencia de sus antiguos derechos de gobernados.

 

Desde el momento en que se acude al gobernante para exigirle que no quiebre impunemente los acuerdos primigenios, se está convalidando tácitamente la delegación del poder de decisión y la separación reglamentada  entre dominantes  y dominados.  El lenguaje colectivo de la denuncia  de la transgresión  moral del Estado, que se manifiesta a través de los signos del cuerpo, de la gesticulación dramática  de los dilemas sociales, exacerbará n s la fatal impotencia de estos mineros heroicos, que han cambiado las balas en los pechos por los callos en los pies, para demandar lo que consideran sus derechos.

 

La marcha, desde su inicio hasta su cerco, será el recordatorio mímico de un pasado subalterno, sostenido en la pertenencia de la minería al núcleo fundador el Estado-nación; en los pliegues del belicoso lenguaje y la puesta en escena del testimonio del cuerpo, está la remembranza agónica de la centralidad del ser minero en el Estado, en tanto que la escenificación de la demanda pertenece al gesto del suplicio colectivo, que pretende rasgar la máscara de indolencia que se han puesto los gobernantes