viernes, 10 de junio de 2016

José Luis Ayala: FUJIMORI, NUNCA MÁS, NUNCA MÁS

¿Cuántos intelectuales, escritores, artistas y periodistas votaron por Pedro Pablo Kuczynski? Es difícil saber pero no imaginar que la mayoría votamos contra el neo fascismo. En otras palabras, no había otra opción más que votar por un ciudadano que después de haber sido americano, recuperó la nacionalidad peruana para tentar la presidencia de la República. Es el único caso en la Historia del Perú que un candidato vuelve a ser peruano y es legítimamente elegido en el cargo de la primera magistratura, luego ejercerá esa función en medio de una gran expectativa. En cambio Alberto Kenya Fujimori Fujimori, es ciudadano japonés de nacimiento y optó por una doble nacionalidad.

La ideología que profesa Pedro Pablo Kuszynski, es un neoliberalismo criollo y se ha rodeado de políticos de la antigua derecha peruana. Kuszynski no es un ideólogo, un caudillo, un político y menos un líder capaz de realizar una gran revolución histórica. Sin embargo, tendrá que hacer el más grande esfuerzo para enfrentar a la mafia fujimorista, que ha obtenido una variopinta mayoría de congresistas arribistas y oportunistas. Jaqueado desde el principio porque ya se sabe “de quién es el Congreso”, deberá escoger adecuadamente a sus voceros y actores políticos.


Se equivocan quienes aseveran que el fujimorismo, es un partido cohesionado con bases definidas en el medio rural y poblaciones urbano- marginales de Lima. Aunque es verdad, diez años de asistencialismo, cerveza, música, pan, fideos y regalos en Navidad, formaron algunos núcleos duros de votos cautivos. Sin embargo, más pudo el profundo sentimiento patriótico y ciudadano, antes que la prédica falaz de una mafia vinculada al narcotráfico. ¿Por qué la DEA soltó la afirmación de que Joaquín Ramírez, secretario general de Fuerza Popular, estaba siendo investigado por narcotráfico y lavado de activos? Fue sin duda, una decisión de la Embajada de los EE.UU., para que Kuczynski tuviera mayores posibilidades electorales.
Nadie creyó el discurso de Keiko Fujimori en la Universidad de Harvard (2015), cuando trató de limpiar el ensangrentado rostro del fujimonte cinismo (no hay error). Menos en la inclusión de Vladimiro Huaroc como representante de la izquierda. De pronto el pistolero José Chlimper apareció con un audio trucado para desprestigiar al agente de la DEA, con ese hecho se comprobó que las prácticas montesinistas volvieron con más fuerza. Ese era el panorama antes de la segunda vuelta electoral. Pero tanto Hugo Guerra como FernandoViaña, no actuaron gratis. ¡Qué pena!
De pronto Verónica Mendoza decidió liderar la necesidad de votar para cerrar al avance del neofascismo, el fujimorismo e instalación de un Narco Estado. Habló en quechua y consiguió que aymaras y quechuas votaran contra un proyecto autoritario que anunció, si no ganaba Keiko, Kenyi y su perro “Puñete” serían los candidatos del fujimorismo el 2021. Las movilizaciones de jóvenes en capitales de departamentos, Lima y ciudades como París, Madrid, Berlín, etc., etc., con lemas: “Dictadura no, democracia sí”. “Keiko no va”. “Fujimori nunca más”, calaron profundamente en la conciencia de las nuevas generaciones.
Sin embargo, más allá de los hechos y otros que sería redundar más en lo mismo, el Perú se ha salvado de caer en manos de una mafia siniestra, dispuesta a no dejar el poder por mucho tiempo. Ahora, le corresponde a Pedro Pablo Kuczynski, gobernar con sabiduría, inteligencia y sagacidad. El fujimorismo no lo dejará administrar y tratará de imponer su fuerza parlamentaria. Tendrá que convencerse en breve tiempo, que el fujimorismo no es partido y carece de ideología. El fujimorismo no es tampoco Keiko, es el preso Alberto Kenya Fujimori Fujimori.¿Qué es entonces el Fujimorismo? 

Es como el Leguiísmo, Benavidismo, Sanchescerrismo y Odriísmo, sangrientas dictaduras militares cleptócratas que se encargaron de retrasar los cambios sociales que necesitaba el Perú. Se pusieron al servicio del saqueo de las riquezas peruanas, encarcelaron, desterraron, asesinaron a líderes, sindicalistas que reclamaron libertad frente a la zoocracia (Federico More). Al cerrarse el ciclo atroz como inhumano, parecía que el Perú otra vez iba a ser presa de un largo período de barbarie, asesinatos y desapariciones, tal como se puede leer en el Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.¿Qué hubiera pasado si Keiko ganaba las elecciones? Lo primero que hubiera sucedido es que Alberto Fujimori Fujimori, hubiera sido amnistiado en nombre de una falsa enfermedad terminal. Con la mayoría de votos en el Congreso, Keiko se hubiera convertido al Perú en una dictadura civil. Se habrían revisado todos los juicios acerca de latrocinios, crímenes, acciones de narcotráfico y lavado de activos. Es decir, se instalaba un Narco Estado bajo el comando de Kenyi, no hubiera sido posible subsista un periodismo libre, sino como el que lamentablemente tenemos, un poder fáctico al servicio del saqueo del Perú.
El asesinato de Mariela Barreto, que salvó a Hildebrant ser muerto con varios balazos en la cabeza por el Grupo Colina, hubiera quedado impune. El crimen de la Cantuta hubiera terminado en nada, dando libertad y felicitando a los asesinos de estudiantes y un docente. En fin, se hubiera producido un clima horrendo de intolerancia fascista, una caricatura de democracia, una atmósfera nauseabunda en la que la cacosmia lo embarraba todo. El fujimorismo sabe que somos un país desmemoriado, con escasa educación cívica y paupérrima cultura política.
La pregunta que llega por sí sola es, ¿y ahora cuál es rol de los intelectuales, escritores, artistas, periodistas, etc., etc.? La respuesta es no renunciar a la capacidad crítica y menos guardar silencio cómplice frente a la dolorosa realidad del Perú. Es preciso exigir que el nuevo gobierno establezca una política cultural muy distinta a la de ahora. Realice la reforma del sistema educativo desde la primaria hasta la universidad. Es cierto que el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski no será un gobierno revolucionario ni reformista y cambie el modelo neoliberal. Sin embargo, si el llamado liderazgo cultural no forma una unidad concreta, nada se podrá conseguir si cada quien actúa contra todos los demás. ¿Cuándo habrá una Sociedad de Escritores y Artistas Peruanos? Ya es hora para que además no sigamos siendo parias ni seres desterrados en nuestra propio Estado-Nación, secuestrado

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog