martes, 7 de febrero de 2017

Luzberta Fuentes : Remembranzas de los años 70. Hilda la mejor amiga

Remembranzas de los años 70: Hilda la mejor amiga

Luz Bertha Fuentes

Conocí a  Hilda  en Marzo de 1972  ella trabajaba en la GUE (Gran Unidad  Escolar) Túpac Amaru ubicada  en  Barrios Altos y donde  por feliz coincidencia de la vida  fui nombrada  al mismo colegio ambas   como profesoras de secundaria Hilda en la especialidad de Literatura y Lengua y yo en la especialidad de Filosofía y Religión.

Recuerdo que ella  siempre tenía a  la mano un libro  que devoraba con fruición en las horas  libres.  Ella era  una mujer  especial  nuestra conexión fue inmediata, mágica  y empática nos volvimos inseparables, la sentía   una hermana del alma.

Coincidíamos también en nuestra rebeldía. Me encantaba su franqueza y sencillez, como su agudeza y   visión crítica de la sociedad.  Poseía  una gran sensibilidad, era generosa,   fiel,  de una impecabilidad absoluta,  nunca admitió  la doble moral Hilda  fue sobre todo  coherente con sus  principios hasta su último suspiro.
.
Hilda  me  recogía en su VW algunas veces o nos regresábamos  juntas del trabajo  compartíamos lecturas,  música, teatro, cine forum, conciertos en esos  años nos visitaron  Mercedes Sosa, Atahualpa  Yupanqui,  entre  otros.

Me contagió el amor y respeto  por las obras de José María Arguedas, la poesía de Vallejo y sobre todo los escritos de  José Carlos  Mariátegui y en especial los escritos  acerca de la mujer y   la de   Flora Tristán que  tanto le apasionaba.

Ella fue la primera  que se percató de la presencia de un nuevo  profesor que  llegó al colegio y me comentó “es con el único que se  puede  conversar algo interesante”. Ese profesor se llamaba Jorge Pérez Ruibal con el me casé después. Él era aficionado a las antigüedades y visitaba Tacora con bastante frecuencia. Salíamos con Hilda a ver y comprar cosas para nuestras futuras casas. Un día el papá de Hilda nos ampayó en la cochera de su casa tratando de pasar inadvertidas   con un pie de máquina de coser antigua y comentó con una sonrisa cómplice “como los pajaritos trayendo plumas para su nuevo nido eh?”.

Hilda maestra inspiradora.

Hilda viajó por primera vez fuera del Perú a la Argentina en el verano de 1970, a un intercambio magisterial según me cuenta  su  compañero, amigo entrañable y amado esposo   Ricardo Melgar Bao.  Había salido a la venta el disco mujeres Argentinas”. Hilda se entusiasmó con el canto rebelde de   dicho disco tanto así que   trasmitió a sus alumnos algunas canciones como la de Juana  Azurduy  fue todo  un símbolo. Una de las mejores voces del salón donde Hilda era tutora cantó esta canción para una celebración en el patio principal.

Juana Azurduy flor del alto Perú 
No hay otro capitán más valiente que tu 

Oigo tu voz más allá de Jujuy 
Y tu galope audaz Doña Juana Azurduy 

Me enamora la patria en agaz 
Desvelada recorro su faz 
El español, no pasara 
Con mujeres tendrá que pelear 

Juana Azurduy flor del alto Perú 
No hay otro capitán más valiente que tu 

 Truena el cañón, préstame tu fusil 
Que la revolución viene oliendo a jazmín 

Tierra del sol en el alto Perú 
El eco nombra aún a Túpac Amaru 

Tierra en armas que se hace mujer 
Amazona de la libertad 
Quiero formar en tu escuadrón 

Y al clarín de tu voz atacar 
Juana Azurduy flor del alto Perú 
No hay otro capitán más valiente que tú. 

Nos marcó mucho una de las primeras obras “Oye “del grupo teatral “Cuatro tablas” que  a la vez era una canción  muy  motivadora y rebelde la que se convirtió en el himno  de toda  la  secundaria

En el colegio los alumnos querían, respetaban y admiraban a Hilda.  Era una excelente maestra motivaba a los chicos de mil formas creativas. Hilda  aprovechaba  cada oportunidad ofreciendo a los alumnos  los mejores textos y  lecturas  para despertar en ellos la  igualdad de géneros, la situación de injusticia y por ende la solidaridad con los más oprimidos.

Juntas, convocamos un concurso de periódicos murales en la secundaria por las Fiestas Patrias cuyo tema era “Mi Patria el Perú.”

 Fueron días intensos de trabajo con los grupos y los chicos sacaron lo mejor de cada uno y fueron muy sorprendentes los resultados .La clase ganadora   presentó el capitalismo en el Perú en un mural gigante que ocupaba toda la pared, realmente bien documentado y con una presentación impecable.

.Nuestro colegio no era una entidad democrática los alumnos eran hijos del personal subalterno de la policía. La disciplina era vertical pese a todo  eso  pudimos organizar con Hilda   un periódico mural en  homenaje a Mao cuando falleció. Y denunciar la dictadura de Pinochet cuando tomó el poder por la fuerza.

Hilda y el Movimiento femenino de los 70

A mediados de la década del ’70 Simone de Beauvoir expresaba que cuando escribió “El Segundo Sexo” creía que el progreso del socialismo estaba íntimamente ligado con el progreso del movimiento de liberación femenina. Pero, señalaba que se encontraba equivocada pues en los países socialistas los hombres y las mujeres tampoco estaban en igualdad de condiciones. Agregaba Simone de Beauvoir su plena identificación con los postulados de la liberación de la mujer. Asimismo señalaba: “Yo estoy plenamente identificada con los postulados de la liberación de la mujer. Hay dos cosas contra las que lucho; una es el capitalismo y la otra es la actitud patriarcal existente en nuestras sociedades. Y lamentablemente, estoy segura de que aun destruyendo al capitalismo, no podremos desplazar esas actitudes patriarcales”
Para los setenta, el desafío del feminismo consistía en construir una identidad colectiva entre las mujeres y legitimar esa identidad en cuanto actor político en el escenario público. La feministas querían llevar al centro del debate sobre democracia e igualdad las relaciones sociales entre hombres y mujeres, introduciendo el sexo en cuanto una dimensión de poder. Organizacionalmente, no había filiaciones formales como en los partidos. Desde una perspectiva personal, existía una profunda revolución interna, que se tornaba difícil de nombrar.

Hilda se conectó con el movimiento feminista  que lideraba Cristina  Portocarrero  artista plástica, como también  Ana María Portugal, crítica de arte y cultura, llegarían a ser activas participantes del discurso feminista durante el Período  llamado de la Revaloración de acuerdo a estos puntos: “a) reconocía la existencia de discriminación a las mujeres, b) consideraba que ello era una expresión cultural, social y no provenía de un orden divino o de la naturaleza, c) trabajaba para transformar el orden patriarcal en uno con igualdad entre mujeres y hombres .

El 7 de abril de 1973 se produjo un evento singular, un mitin liderado por un grupo de mujeres valientes, asertivas y contestatarias que enarbolaron propuestas contra los moldes estereotipados que impedían el libre desarrollo de las mujeres. El hotel Sheraton –lugar en el cual se llevaba a cabo el concurso Señorita Verano 1973, fue el punto de concentración del mitin feminista.
Se podía leer en las pancartas de las manifestantes expresiones como: “Déjennos ser flacas, gordas, feas”, “Mujer no te dejes humillar, niégate a los concursos”, “No más concursos de belleza”, “¡Convéncete!, tu personalidad es más que tu belleza”…
Cristina Portocarrero refería que "los concursos de belleza significan: dominación, explotación, racismo, prostitución, alienación e indignidad de la persona humana (...) La persona humana vale estrictamente en su integridad espiritual y física y lo que caracteriza a lo humano es la capacidad de hacer depender lo físico de lo moral y la única y absoluta condición existencial: la dignidad humana" (Concursos de belleza 1973)

Nueva movilización de Mujeres   por el día de la madre (1974)
La movilización fue seguida de un evento de concientización en el Teatro La Cabaña. Sobre este evento señalaba Portocarrero: “Fue un evento de cuestionamiento y reflexión sobre la realidad. Nada de poesía barata ni cuentos sobre los sufrimientos de la Madre” (“Liberación en marcha”, 1974).
“No queremos flores queremos derechos, las mujeres piden guarderías infantiles con atención médica y pequeñas maternidades en distritos populares, instalación de centros gratuitos no confesionales de información sobre anticonceptivos; seguro social familiar intensivo a los llamados "hijos ilegítimos”, decía, en el marco de la movilización por el Día de la Madre, Cristina Portocarrero.
 • Necesidad que el Seguro Social “En cuanto al sistema part-time de "Scala", y seguramente de otros establecimientos comerciales, se trata de un trabajo de tres horas y media que es remunerado por hora de trabajo. El empleado puede ser cambiado de tienda y horario de acuerdo a las necesidades de la empresa. Bajo este sistema, trabajan muchísimas mujeres. Existe un promedio oscilante de 500 a 800 trabajadores sometidos a estas condiciones de trabajo (...) Hace poco han despedido a 170 empleados, la mayoría mujeres. Este despido se debió, a que estaba surgiendo un frente de lucha contra el part-time”.
·        Convocado por Acción para la Liberación de la Mujer Peruana (Alimuper) en mayo de 1975, "Por un Día de la Madre Diferente", fue un mitin feminista frente al Monumento de Micaela Bastidas, en él participaron mujeres de los clubes de madres de Mirones Alto, El Ermitaño y 15 de Enero (Viva, 1985: 14). La realización de las movilizaciones del movimiento de mujeres por el Día de la Madre, se extendieron de 1974 a 1979. El discurso oficial no fue ajeno a su repercusión e influencia, es así como se produjo la dación de una Directiva de la Dirección de Educación Superior del Ministerio de Educación sobre la Maternidad, y la realización del Encuentro Nacional de la Mujer Madre, ambos, en mayo de 1975.   Esta Directiva normaba y orientaba las acciones de revaloración de la mujer.
La UPMP creada en 1970, organizó en 1972, el Primer Congreso Nacional de Mujeres Peruanas. En octubre de 1974 esta organización realizó el III Seminario Latinoamericano de Mujeres con el tema: "La eliminación de la discriminación de la mujer en el dominio de la educación, la formación técnica profesional y el acceso a diferentes profesiones y ocupaciones” A partir de la convocatoria de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FEDIM) evento preparatorio para el Año Internacional de la Mujer, con la asistencia de 500 mujeres de toda América Latina (“Diez años de movimiento – Perú. Hitos feministas”,).
En 1974 Hilda asistió a la primera asamblea femenina y barrial.
En 1975 la UPMP realizó tres seminarios regionales: Arequipa, Huaraz y Huánuco.
En   1977 Hilda y Ricardo partieron para  México. En 1982 viajé un mes a esa hermosa tierra que los acogió con  tanto afecto  y reconocimiento Hilda y Ricardo me acogieron  en su hogar. Siempre estuvimos conectadas y al tanto de nuestras vidas.
Ella vino a despedirse a su tierra  antes de partir a la eternidad. Sé que ahora sin las limitaciones del cuerpo y la enfermedad su espíritu libre y generoso nos envuelve con el mismo Amor.
   
                                                          

.
)



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog