martes, 19 de junio de 2018

Fwd: Centenario del Socialismo Peruano (2-5) CENTENARIO DEL SOCIALISMO PERUANO 1918 - 22 de junio - 2018


---------- Mensaje enviado ----------
De: Colectivo Perú Integral <cperuintegral@gmail.com>
Fecha: 19 de junio de 2018, 07:03
Asunto: Centenario del Socialismo Peruano (2-5) CENTENARIO DEL SOCIALISMO PERUANO 1918 - 22 de junio - 2018
Para:


Centenario del Socialismo Peruano (2-5)

 

CENTENARIO DEL SOCIALISMO PERUANO

 

1918 - 22 de junio - 2018

I

                   Antecedente. MAXIMALISMO PERUANO

         Acontece, señores, que en esta mansa y desabrida tierra gobernada por el señor don José Pardo ha aparecido de repente el maximalismo. Aún no sabemos si ha sido importado de Rusia y de qué modo. Aún no sabemos tampoco si es el maximalismo ruso o si es tan sólo un maximalismo criollo. Únicamente sabemos que el maximalismo anda suelto por las calles que el señor don Luis Miró Quesada pavimenta, barre y riega solícita y acuciosamente.

         Dos varones esclarecidos nos han notificado de la presentación del maximalismo en esta tierra. Uno ha sido el minúsculo Alcalde de Lima señor don Luis Miró Quesada. Otro ha sido el altísimo diputado por Ica señor don Víctor M. Maúrtua. Uno y otro han interpretado la idea del maximalismo según su leal saber y entender.

         Primero el minúsculo alcalde de Lima se puso de pie para apostrofar a los escritores que tenemos en una casa de la calle del General La Fuente nuestro hogar, nuestra capilla y nuestra tribuna:

         -Ustedes son los bolsheviquis peruanos.

         Y ratificó luego su apóstrofe:

         -¡Maximalistas!

         Nosotros nos encogimos de hombros, nos sonreímos, continuamos golpeando las teclas de nuestra máquina de escribir y resignadamente asentimos:

         -¿Bolsheviquis nosotros? ¡Bueno!

         Más tarde, el señor Maúrtua, personaje de nuestras mayores devociones, se puso de pie en la cámara de diputados. No se puso de pie en son de contumelia como el señor Miró Quesada. Se puso de pie en son de ironía para decirles a los señores Maldonado, Barreda y Laos y Menéndez:

         -¡Ustedes son más revolucionarios que los bolsheviquis rusos!

         Pero el señor Barreda y Laos no asintió con nosotros. Se acordó de que nosotros habíamos sido llamados bolsheviquis. Se dijo que si nosotros éramos motejados bolsheviquis, los bolsheviquis eran indudablemente gentes vituperables en demasía. Y se alzó denodadamente para rechazar el mote y para que el señor Maúrtua enalteciera a los bolsheviquis y probara que eran gentes honorables, bien intencionadas y honestas.

         Ocurre desde entonces que la palabra bolsheviqui y la palabra maximalista se han enseñoreado en el comentario limeño. Alternativamente las pronuncia la ciudad con pertinacia y a su antojo. Se mira al señor don Juan Manuel Torres Balcázar en el umbral de su imprenta y se piensa que es un bolsheviqui en mangas de camisa. Se mira al señor don Miguel Echenique pasar por el jirón de la Unión y se piensa paradójicamente que es un bolsheviqui banquero. Se mira al señor don Felipe Barreda y Laos y se piensa que es un bolsheviqui involuntario, pero bolsheviqui siempre. Y se mira nuestra casa del General La Fuente para exclamar enseguida, de consuno con el minúsculo señor Miró Quesada:

         -¡Allí están los bolsheviquis peruanos!

         -¡Bueno! ¡Muy bolsheviquis y muy peruanos! ¡Pero más peruanos que bolsheviquis!

José Carlos Mariátegui

 "El Tiempo", Sección "Voces",

30 de diciembre de 1917

II

                   Consecuente. EXPOSICIÓN

         Este no es un periódico más que viene a servir intereses determinados. No nos lo consentiría nuestro orgullo de escritores nuevos no contaminados con ninguna vergüenza ni con ninguna responsabilidad. Este es un periódico totalmente nuestro. No lo sacamos por cuenta de ninguna facción política.

         Nos parece indispensable decirlo para que no se nos achaque ni se nos busque vinculación o afinidad con alguno de los ramplones y estólidos partidos que, alternándose en el poder, se alternan también en el desprecio popular.

         Sale "Nuestra Época" en una hora de órganos electorales y de abigarrados pasquines, grotescos y mercenarios todos, para encender una luz limpia y firme en medio de tanta tenebrosidad y de tanta sordidez. Nos proponemos quemar, acaso inútilmente, el organismo político del país, tan corrompido, ya que tan sólo la acción material del fuego puede purificarlo.

         No vamos a hacer un periódico de procacidad y grosería. Nuestras plumas que tan buena y cariñosa hospitalidad reciben en los hogares de la prensa metropolitana, no son capaces de encallarse ni de renunciar a los atributos de su dignidad y de su decencia.

         Sacamos este periódico y le ponemos de nombre "Nuestra Época" porque creemos que comienza con nosotros una época de renovación que exige que las energías de la juventud se pongan al servicio del interés público. Y, en plena juventud, comprendemos nuestro deber de concurrir a esta reacción nacional con toda nuestra honradez y con toda nuestra sinceridad ardorosas y robustas.

         Aportamos a esta obra el conocimiento de la realidad nacional que hemos adquirido durante nuestra labor en la prensa. Situados en el diarismo, casi desde la niñez, han sido los periódicos para nosotros magníficos puntos de apreciación del siniestro panorama peruano. Nuestros hombres figurativos suelen inspirarnos, por haberlos mirado de cerca, un poco de desdén y otro poco de asco. Y esta repulsa continua nos ha hecho sentir la necesidad de buscarnos un camino propio para afirmarla y para salvarnos de toda apariencia de solidaridad con el pecado, el delito y la ineptitud contemporáneos.

         No crea el lector que NUESTRA ÉPOCA aparece para perfilar dogmas. Es un periódico doctrinario. Pero no es un periódico que aspira a actuar presuntuosamente como maestro ni como catedrático. Se equivocará muchas veces seguramente. Sólo que cuando se equivoque por lo menos no le habrá pagano nadie su error,

         El programa político de NUESTRA ÉPOCA es bien sencillo. Dos palabras podrían definirlo: decir la verdad. Esto nos parece que sobra para exhibirnos emancipados de la tutela de los intereses creados y de las gentes incapaces que, amparados por esos apellidos sociales y esas reputaciones falsas que decoran este teatro criollo y estúpido de la política medrarán a su gusto hasta que la patria deje de ser una especie de casa de tolerancia con beneficios prácticos para unos cuantos a costa de la prostitución de los demás.

         NUESTRA ÉPOCA es también un periódico literario. Representará no solo la  capacidad estudiosa y el esfuerzo reformador de la juventud intelectual a que pertenecemos. Representará asimismo la aptitud artística. Y la representará con la misma pureza. Aparecerán en estas páginas prosas y versos selectos de los jóvenes consagrados ya por el aplauso público.

         Queda así apuntada rápidamente, la significación de NUESTRA ÉPOCA. Únicamente nos resta una advertencia final y tranquilizante. La de que, aunque somos literatos, no haremos literatura en la política, ni haremos política en la literatura.

José Carlos Mariátegui

Nuestra Época, Año 1 Nº 1, 22 de junio de 1918

Exposición

III

                   Referencia. REMEMBRANZA

         Desde 1918, nauseado de política criolla, -como diarista, y durante algún tiempo redactor político y parlamentario conocí por dentro los partidos y vi en zapatillas a los estadistas- me orienté resueltamente hacia el socialismo, rompiendo con mis primeros tanteos de literato inficionado de decadentismos y bizantinismos finiseculares, en pleno apogeo todavía.

José Carlos Mariátegui

Carta a Samuel Glusberg

Lima, 10 de enero de 1928

IV

                   Contenido. EXPLICACIÓN

         De Nuestra Época (julio de 1918) se publicaron sólo dos números, rápidamente agotados. En ambos números se esboza una tendencia fuertemente influenciada por España, la revista de Araquistain, que un año más tarde reapareció en La Razón, efímero diario cuya más recordada campaña es la de la Reforma Universitaria.

José Carlos Mariátegui

7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana, 1928

El Proceso de la Literatura (Séptimo ensayo)

Artículo González Prada

(Nota 18)

V

         Nota.- Con Nuestra Época, primer periódico del Socialismo Peruano, el Socialismo en nuestro país pasó de la utopía (Víctor M. Maúrtua) a la ciencia (José Carlos Mariátegui) Reeditado en facsímile por la Familia Mariátegui-Chiappe, sólo resta asignarle el lugar histórico que le corresponde: punto inicial del Centenario del Socialismo Peruano.

         Su forma nacional se expresaba ya a fines de diciembre de 1917, a menos de dos meses de la Revolución Bolchevique, 7 de noviembre de 1917: "¡Bueno! ¡Muy bolsheviquis y muy peruanos! ¡Pero más peruanos que bolsheviquis!" Ninguna revolución puede triunfar si no logra adquirir su forma nacional. Basta repasar cualquier revolución victoriosa para constatarlo.

         JCM logró editar dos números de Nuestra Época, 22 de junio, 6 de julio. En el primero publicó EL DEBER DEL EJÉRCITO Y EL DEBER DEL ESTADO; en el segundo, LA REORGANIZACIÓN DE LOS GRUPOS POLÍTICOS. Es decir, desde sus inicios el Socialismo Peruano comenzó a analizar el aparato burocrático-militar, expresión visible del Poder de la clase dominante. Comenzó a cuestionar el tipo de Estado que había que sustituir.

         El primer artículo sirvió para desarrollar el estilo polémico. El matón galoneado de turno (entonces teniente y después general), defendiendo la casta militar agredió físicamente a JCM. Hasta hubo reto a duelo y crisis ministerial. A la semana, dando por terminado el incidente JCM comentó: "Pero quiero tener fe en los destinos del Perú. Para tenerla necesito olvidarme de que se me ha atacado por haber emitido mis ideas. Y bien, Me olvido de que se me ha atacado. Un arrebato, un estrépito me parecen cosas muy propias de la psicología nacional. Y, sobre todo, creo indispensable razonar por encima de ellas" (El Tiempo, 27-VI-1918), pensamiento que abre la actual Normativa Frenteunitaria de nuestro Socialismo.

         El segundo artículo es ahora vital para entender "el primer gran partido de masas y de ideas de toda nuestra historia republicana", objetivo de la preparación de la organización, tarea que ocupará los siguientes lustros de gestión hasta el Centenario del Socialismo Peruano. Todo activista tiene en esta meta un gran objetivo común. Es tarea de gigantes y para gigantes.

         Esta preparación de la organización enfrenta dos crisis: del capitalismo-imperialismo, del socialismo-comunismo. Una, de agotamiento; otra, de crecimiento. El capitalismo financiero no da más como modo de producción. Por eso actúa como fiera herida con su criminalización de la protesta popular. El socialismo marxista, el Socialismo Peruano, en esta nueva batalla final tiene que estar a la altura de su responsabilidad histórica. E indudablemente, ¡lo sabrá estar!

         Este trabajo indesmayable, generación tras generación era acicateado ya tempranamente en los versos de JCM, publicados en el diario donde trabajaba, La Prensa, 18 de enero de 1915:

 

Sigue y triunfa. De faro sirve el odio a la Gloria.

A la envidia la toma por corcel la victoria.

Sigue y triunfa: es aurora para el genio el tormento

 

         Entonces, la próxima meta es el Centenario del Socialismo Peruano. Para lograrla,

¡HAY, HERMANOS, MUCHÍSIMO QUE HACER!

Ragarro

05.01.11

 

         Nota 2018.- Un 22 de junio (1848) se libraba "la primera gran batalla entre las dos clases de la sociedad moderna" (Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850, Marx, 1850). Otro 22 de junio (1918), siete décadas después, con la aparición de Nuestra Época, daba sus primeros pasos el Socialismo Peruano.

         En 1998, con la Gran Celebración de los 80 años de Nuestra Época y los 70 años de 7 Ensayos, había culminado la tercera etapa, sistematización de la obra de JCM en sus cuatro libros fundamentales (en lo ideológico, teórico, político, orgánico) y se iniciaba otra, la preparación de la organización. En 2010 apareció el folleto impreso Socialismo Peruano Hoy, (que terminó encajonado más por propios que por extraños), promoviendo sistematizar ese objetivo. En 2011 entrando en la "recta final" se difundió, entre otros, el presente artículo. Pero no se pudo avanzar más respecto a la organización, con los resultados conocidos. ¡Que no se deben a que todo tiempo pasado fue mejor!

         Es que lo que no se pudo o no se supo hacer en los seis años anteriores, mal podía hacerse en los seis meses del presente año. Se requiere siempre trabajar día a día, no en las vísperas.

         El trabajo orgánico es lo menos orgánico del trabajo revolucionario; pues no es sino la expresión concentrada y natural corolario del trabajo ideológico, teórico y político. Por eso, pasar de la teoría a la práctica, de la estrategia a la táctica, es lo más difícil y más por dificultades internas que externas, más por limitaciones propias que ajenas. Y la realidad es que no se ha podido salir del marco de discusiones teóricas o teoréticas bizantinas. De ahí la situación actual.

         Pero la colaboración solidaria es relevante. Tanto de la red social del Colectivo Perú Integral (Rebeca Montes), como del Bloq Centenario del Socialismo Peruano (Hugo Turpo), así como de colaboradores individuales (José Félix con sus valiosas series de diapositivas), sin desmerecer colaboraciones de otros bloqs y activistas individuales.

         Esta ayuda mutua-colaboración solidaria-iniciativa individual es la base para continuar en la brega. La presente realidad internacional como nacional, con la fase final del financierismo y del capitalismo marginal, es propicia para la preparación de la organización del pueblo peruano todo. Lo mejor está por delante. Por eso, ¡esta realidad exige la preparación de la organización!

         Por eso,

¡HAY, HERMANOS, MUCHÍSIMO QUE HACER!

                                                                           Ragarro

                                                                           19.06.18

 

COLECTIVO PERÚ INTEGRAL

 

19 de junio 2018



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog