domingo, 27 de agosto de 2017

22 de agosto nace en Lima don Ricardo Walter Stubbs ( folios de la utopia)


---------- Mensaje reenviado ----------
De: Milton Sanchez <dsanchezlihon1@aol.com>
Fecha: 22 de agosto de 2017, 0:13
Asunto: 22 de agosto. Rescatando lo mejor del ayer. Nace en Lima don Ricardo Walter Stubbs. Folios de la utopía.
Para:




Construcción y forja de la utopía andina

2017 AÑO
DE LA IDENTIDAD Y DEL PATRIMONIO
INALIENABLE DE NUESTROS PUEBLOS

AGOSTO, MES DE LOS NIÑOS,
DE LA JUVENTUD, LAS COMETAS,
EL DEPORTE, EL FOLCLORE Y
DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

CAPULÍ ES
PODER CHUCO

SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL

*****
22 DE AGOSTO
NACE EN LIMA


RESCATANDO
LO MEJOR
DEL AYER


FOLIOS
DE LA
UTOPÍA


DON RICARDO
WALTER
STUBBS


Danilo Sánchez Lihón


1. El bien
que perdura

El poeta, escritor y periodista Ricardo Walter Stubbs Moncloa, peruano de nacimiento, como de vocación y convicción total y profunda; imbuido de una gran fe y tocado por todo lo encomiable, valioso y trascendente, fue un hombre probo, distinguido y de sentimientos acrisolados; fervoroso de todo lo que merece aprecio y consideración; comprometido con aquello que a todo ser humano cabe exaltar, como es el bien sobre la faz de la tierra; el bien en lo pequeño como en lo grande, en el pobre como en el rico; el bien que perdura como en lo que es fugaz y acaba. Bien que ayuda, auxilia y restaña las heridas, y que es aquello que finalmente salva; el bien que es bueno ponerlo como la égida que gobierna nuestras vidas, deponiendo egoísmos, mezquindades y soberbias.
A quien en las fotos se lo ve alto, delgado, de frente amplia; de rostro cenceño, amable y condescendiente; de ojos dulces y comprensivos. Quien a través de sus escritos se transparenta generoso y amplio para la amistad, para el trato cordial y fraterno. Inclinado hacia todo lo que hace noble a la persona, interesado en todo aquello que engrandece la existencia. Hombre lúcido y ecuánime, con la luz de la razón y de lo excelso en la frente. Un espíritu cultivado y amplio, siempre vistiendo atildado y hasta elegante. Autor de una obra profusa en los más diversos campos y temas, sin desdeñar los de carácter local, pero haciéndose eco también de asuntos aparentemente lejanos, como fue la amenaza del nacismo en Europa y en el mundo entero, problema al cual dedicó todo un libro como es la obra: "El quinto jinete".

2. Es
patrimonio

La primera reflexión que nos motiva la aproximación a la vida y obra de Ricardo Walter Stubbs, quien nació un día como hoy, el 22 de agosto del año 1888 en Lima, y murió en Chosica el 30 de diciembre del año 1970. es que resulta increíble cómo en el proceso de desenvolvimiento de nuestra cultura, apenas dos generaciones antes a la actual, se alentaron valores fundamentales para la vida y el devenir de los pueblos que ahora no los tomamos en cuenta, y que sin embargo ¡tanta falta que nos hacen!
Hombres de viejo cuño, con una gran prosapia y distinción, en quienes resaltan valores y virtudes que lamentablemente las hemos dejado de lado y descartado, pero que por lo menos es bueno rememorarlas.
No alcanzando a explicarnos cómo prácticamente a la vuelta de la esquina, hemos perdido tanto en cuanto a normas, moral y conducta dejando de lado lo bueno y señero que sería del mayor interés tomarlo otra vez en cuenta y tratar de recuperarlo.
En tal sentido él será siempre un referente y paradigma como prez del periodismo escrito y radial, caballero lleno de principios de comportamiento, tanto que lo hacen un personaje legendario. Conocido también porque fue quien escribió los versos de la canción "La pampa y la puna", a pedido de don Carlos Valderrama quien les puso ritmo y melodía, componiendo la canción que ahora es patrimonio de nuestra nación.

3. Digno
representante

Por ser así, Ricardo Walter Stubbs es uno de los grandes escritores que tiene el Perú, y a quien cabe reivindicarlo por su carácter esencial, riguroso y ameno; como por ser un escritor profuso, exacto y rotundo; y quien tenía una particularidad sobresaliente, cuál es que toda experiencia notable la convertía en libro. Quien era un hombre profundamente inmerso en su época, en su espacio y en su circunstancia. Sensible a los problemas sociales de su época y de la historia del Perú como de la civilización humana en general. Escribió sobre los intelectuales que alcanzó a conocer, sobre las barriadas de Lima, sobre las Olimpiadas de Melbourne, sobre el Rotary Internacional, sobre la aviación en la persona de Alberto Santos Dumont, como dedicó una obra de encomio a los bomberos titulada "Sinfonía de fuego". Compuso zarzuelas, como "Escuela Art Nouveaux", "Frailes y artistas", con música de Constantino Freyre; y hasta ballet, como "Las bodas del Marqués", con música de Carlos Valderrama.
Quien cultivó con maestría el verso, la prosa y el ensayo, y en cuya mano creadora la literatura vuelve a ser fundamentalmente aquello por lo cual realmente existe y se justifica que siga existiendo, cuál es defender la vida, enriquecer el espíritu humano, relievar y exaltar el prodigio de la existencia y de la creación. Para constatar ello basta leer su libro "Laureles de la Patria" a fin de darnos cuenta que él es el escritor que sabe encontrar la miel más señera en el panal más insigne del árbol y del bosque que elige; definiendo con palabras cabales, certeras y plenas la verdad, con frecuencia huidiza, escondida e inatajable. Y que, sin embargo, él la muestra fresca, radiante y bien presentada, tanto que su palabra así resulta omnímoda, ilustre y fragante.

4. Supo fundar
y trascender

Es pues un digno representante de la prosapia de toda una generación y creo yo que de todo un período de nuestra historia. Y cuyo brillo permanece felizmente todavía intacto, y de manera permanente en los libros de los cuales es autor para delectación y regocijo nuestro. Valdría por eso tenerlo más en cuenta en nuestros panoramas literarios, como un intelectual imbuido de aquellas cualidades y fortalezas que vale la pena volverlas a revivir en nuestra vida académica y entre quienes cultivan la literatura, las letras y la gestión cultural en general.
Valdría, asimismo, tenerlo como ejemplo, por ser un hombre con una capacidad de trabajo extraordinaria, orgánico y sistemático en todo lo que avizora y emprende; un escritor de oficio, que todo lo proyectaba función de plasmarlo en escritura y de contenerlo en un libro; para luego editarlo a fin de que sirva de ilustración a los presentes y a las generaciones futuras, pasando a ser la memoria de una comunidad, con una visión de futuro y de trascendencia que debería ser más frecuente, seguida e imitada entre nosotros.
Para quien nada era circunstancial ni pasajero, ni efímero ni casual. Y lo demostró también siendo un gran organizador cuyo resultado fue fundar y consolidar instituciones, que las concibió en los más diversos campos, empezando por el periodístico, en donde fue fundador y el primer presidente del Círculo de Periodistas del Perú, del cual el primer secretario de la junta directiva que él presidiera fue nada menos que José Carlos Mariátegui. Pero también los anales registran cómo integró y dio energía a muchas otras organizaciones, como es el caso de la Municipalidad Provincial de Chosica, de la cual fue uno de sus más egregios alcaldes.

5. Nuestro
homenaje

Admira y exalta encontrar en nuestro acontecer cultural a personalidades como la de don Ricardo Walter Stubbs, llena de contenidos señeros en el alma, guiado por códigos de honor y conducta cabales y certeros, con mucha autenticidad y verdad en sus actos, que es bueno conocer y ojalá volver a tenerlos en nuestras vidas, hecho que es lo que más tonifica al conocer su vida y obra, y saber cómo los intelectuales de hace poco sentían y pensaban de otro modo, más enterizo, ecuánime y acrisolado, y de los cuales curiosamente nos separan muy pocos años, quienes supieron reconocer, distinguir y exaltar; cultivando el don de saber reconocer lo bueno y mostrando por ello admiración, encomio y gratitud.
Así, don Ricardo Walter Stubbs alentó siempre una actitud abierta y agradecida ante los dones de la vida, y el talento de los seres humanos de su alrededor, que es lo más difícil de practicar, puesto que más bien otorgamos y tributamos valor a quienes más distantes, lejanos y extraños son; e inclusive más a quienes no conocemos.
Él cultivó aquella dimensión del espíritu que es ser agradecidos, actitud que es la más digna de respeto en todo ser humano, así como a él también se le supo distinguir en 1940 con el "Laurel Literario", por el Consejo Provincial de Lima, y la primera "Medalla de la Ciudad", otorgada por la Municipalidad de Lurigancho, en el año 1956. Intentaré por todo ello reseñar algunos temas y contenidos que nos sorprende gratamente que alguien los haya alentado alguna vez en nuestro medio cultural, razón por la cual queremos rendirle aquí nuestro especial homenaje.

6. Enalteció
el periodismo

En don Ricardo Walter Stubbs el periodismo fue su eje y la columna vertebral de su quehacer, quien a los 12 años de edad ya publicó su primer artículo, que lo hizo en la "Opinión Nacional", y en el año 1900, cuando aún era alumno del Colegio "Nuestra Señora de La Merced". Posteriormente, en 1910, editó la Revista "Apolo", y entre 1913 y 1932 integró la redacción de "La Crónica" y "Variedades".
No fue un periodista ocasional sino de raíz, de fondo y tuétano. No volátil ni de carácter pasajero o eventual. Él estuvo al pie del teletipo, y pendiente de la noticia desde niño; como estuvo al pie del yunque y de la fragua del periodismo en la mesa de redacción, en la parte medular de ese quehacer, siendo un testigo de excepción del mejor periodismo de su época, tanto que su vida resume la historia del periodismo de gran parte del Siglo XX.
Vio pasar por La crónica y Variedades, y alternó él con Manuel Moral y José Patroni, con Clemente Palma y José Gálvez, con Luis Góngora y con Enrique Moreno, con Leonidas Rivera y Felipe Rotalde, con Héctor Arguelles y Carlos Ríos Pagaza, con José Carlos Mariátegui, Abraham Valdelomar y los hermanos Ernesto y Federico More.
Rasgo del mayor relieve y significación fue que su acción periodística la realizó no solo en la prensa escrita, sino que la hizo extensiva a la radio en donde tuvo a su cargo programas culturales y realizó conferencias magistrales sobre temas y personajes del mundo del arte, de la cultura y del civismo; es decir: siempre tendió puentes entre uno y otro campo a veces ominosamente separados.

7. Amante
de las tradiciones

Faceta importante que quisiéramos relievar, y que cada vez es menos frecuente encontrar en nuestro medio, es su apego a las tradiciones, siendo una persona que amaba esta manifestación de los pueblos; tanto que fundó, en el año 1918, una revista con ese nombre: "La tradición". Su homenaje a este patrimonio lo escribió magistralmente en las palabras que se consignan en el libro "Historia documentada del Callao" de Cosme D'Arrigo, en donde don Ricardo expresa:
"Con justa razón, podría usted –le dice al autor– titularse el cantor del Callao. Cada ciudad tiene el suyo. El Callao no ha escuchado canciones más hermosas que las que elevaron los salmos de usted, a la historia, a la leyenda, a la tradición. Su homenaje a la tradición, a la poesía del tiempo, del color y del clima, a la heroicidad, al sacrificio, a la caricia de la victoria, a la soberbia del baluarte, a la majestad del bastión, a la oscuridad de la mazmorra, al abigarramiento de las callejas, a la salina herrumbre de las cosas, al húmedo estar de los barandales del muelle, al parpadeo isócrono del faro, a la gloriosa pátina del monumento, a la sencillez escolar de los muchachos que invaden en la noche las plazuelas, al inquietante esparcimiento de las chicas que adornan al salir de los colegios las avenidas, al cuchicheo amoroso de las parejas en el Malecón, al dicharacho pinturero del típico mozo chalaco, y a todo lo que es característico, hermosamente porteño".
Como vemos, era un hombre que apreciaba la pátina que dejan los años en los seres y en las cosas, y lo que hay de palpitante bajo cada detalle de nuestro acontecer histórico y cívico; ¡y lo que hay para conocer de cada localidad!; tanto que se podría decir que no se puede ser un buen peruano quien no luce esta cualidad, por ser del país que somos; con un largo y denso ancestro de tradición. Él fue consciente de esta dimensión y la cultivó amorosamente.

8. Su identificación
patriótica

Otro hecho del mayor relieve es su encomio, aprecio y adhesión a nuestro ejército, y a todo lo que se abarca en el concepto de lo que es la defensa nacional; asunto poco común de relievar entre los intelectuales, carácter que debiera ser más natural, enfática y unánime entre nosotros. Sin embargo, no lo es. Al contrario, pese a habernos dado el Ejército como institución tutelar de la Patria, páginas gloriosas, aunque los resultados hayan sido adversos, empero echamos tierra y hasta escarnio a lo que debiéramos respetar reverentemente.
El caso de don Ricardo Walter Stubbs es distinto, y constituye una excepción a la regla. Él no sigue aquella corriente de denostar de quienes entregaron su vida en defensa de nuestra integridad nacional. Él sí dedica páginas de identificación plena; por ejemplo, al fundador de la Infantería de Línea de la Milicia Cívica del Perú, el coronel Luis Morales.
Pero lo más importante es que en los actos nos demuestra pertenencia y filiación a esta institución fundamental, siendo él de una estirpe distinta y venerable: porque muy joven se enroló como voluntario para servir en las filas del Ejército del Perú. Gesto que siendo él quien era resulta supremo. Y es que amaba su historia y ante el llamado de la Patria se presentó para servir en sus filas, como lo consigna la nota biográfica sobre su persona que se consigna en la Enciclopedia Ilustrada del Perú, editada por el diario El Comercio y la Editorial Peisa, en su tomo 15, página 2480.

9. Fervor
y misticismo

Otro contenido sorprendente en él es la fe cristiana límpida, sincera y rotunda que ostenta, sin vergüenza ni recelo alguno, siendo transparente en su devoción sencilla y natural, dones que ahora los necesitamos más que nunca en nuestras vidas para no seguir derramando incredulidad, escepticismo y atolondramiento.  
Y es que don Ricardo Walter Stubbs era un alma tocada por lo sagrado, quien ingresó a la orden mercedaria tan pronto hubo terminado el colegio. Fe que para él se robustece el año 1955 en donde le tocó afrontar un grave problema de salud, con el cual luchó y finalmente venció ahíto de fe. Y que agradeció escribiendo un libro dedicado a quien desde su íntima experiencia y convicción fue su salvadora para vencer a la muerte, y que según todas las evidencias resultaba inminente.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 
Perfiló entonces esa obra cumbre titulada "Sinfonía de la Basílica, la epopeya de Santa Rosa de Lima", texto hondo, fundamental y de largo aliento. Un canto de gratitud y esperanza por haber sido devuelto a la vida; obra piadosa en donde se rompen prejuicios y convencionalismos enquistados en el mundo académico, cuál es no tocar temas tabúes como es el ámbito de la mística y la religiosidad, siendo que él los toca, sabiendo de tales anquilosamientos, y advirtiendo que lo que le importa a él es la verdad que le consta y a la cual se adhiere.

10. La institucionalidad
vigente

Otra particularidad que me conmueve, porque en las poquísimas personas que las he encontrado una de ellas ha sido mi padre, y que lo vuelvo a constar como una cualidad prístina en don Ricardo Walter Stubbs, es el hondo respeto por la institucionalidad vigente. Rara actitud, porque la inmensa mayoría cultiva más la irreverencia, el escepticismo y la incredulidad, como también la crítica acerba y el desacato.
Él muestra respeto por todo aquello que significa el orden institucional en el cual se funda una sociedad. Sin embargo, en la generalidad de los mortales basta que alguien asuma una función en el ámbito de la gestión pública para que se vuelva sospechoso de todo. Por eso aquella cualidad es rarísima y muy difícil de sostener en estos tiempos muy dados a socavar honras y hasta a maldecir desempeños.
Por ejemplo, resultaría extraño entre nosotros aceptar el hecho providencial de que alguien tenga que ser rey o reina. Y que ese orden nos convenzamos que se sustenta en algo que se pueda defender, siendo más bien proclives a imaginar de qué modo pueden ser distintas las cosas, siendo muy dados a mirar desde afuera de qué modo se puede cambiar y ordenar las cosas de manera distinta, cuando lo sabio es mirar tanto desde afuera como otras veces desde dentro, donde los problemas son más arduos, alcanzando a tener lógicas y estructuras distintas.

11. Resalta
el bien,

Ricardo Walter Stubbs en sus escritos resalta el bien, la moral, las virtudes del hombre y la mujer, que es aquello que las artes en general nunca debieran haber perdido. Son palabras suyas las siguientes: "Y bendeciremos también la oportunidad de haber sido buenos alguna vez, de haber destacado en la línea de la virtud".
En esta senda es que era un patriota cabal, un nacionalista convicto y confeso, una campana vibrante de emoción. Clarín y bandera que todo peruano debiéramos empeñarnos en conseguir, por ser la nuestra una nación gloriosa, honda y relevante.
Don Ricardo, además de ser un hombre bueno, era valeroso. Así, por las ondas de Radio Nacional del Perú fue un fustigador tenaz e implacable del fascismo, y en la época en que esta manifestación se mostraba arrogante y exitosa. Fue el primero en denunciarlo, y fue el último en echarle más tierra sobre su cadáver felizmente ya sepulto; al punto que fue amenazado constantemente por los alemanes de nuestra localidad, situación ante la cual no se arredró, sino al contrario, redobló sus denuncias, y fue más implacable en su enfrentamiento, comprometido con lo más sagrado que tenemos los seres humanos, cuál es la vida y la libertad.
Las amenazas que tuvo que afrontar incluyeron las comunicaciones oficiales, incluso de la Legación de Alemania en el Perú, en una época en la cual muchos no alcanzaban todavía a distinguir bien la entraña perversa y malévola del fascismo alemán que deslumbraba con su orden, su disciplina y sus logros.

12. Plena
realización

Por estas y otras muchas razones, encuentro en don Ricardo Walter Stubbs aquellos contenidos y valores que vale la pena rescatar y reavivar en nuestra sociedad, relievándolos y practicándolos con más ahínco, porque constituyen nuestra grandeza y fortaleza como nación.
Porque supo distinguir y ser agradecido, supo ofrendar lo mejor que tenía, en aquello que las circunstancias de la vida le impusieron asumir. Le tocó vivir en Chosica y a esa provincia dedicó también sus desvelos. Fue su alcalde y una de sus autoridades más egregias y sobresalientes.
Es un referente claro, ecuánime y luminoso en esta época conturbada por tantas sombras, abismos e insensateces. Es un hombre de bien, un baluarte y un prócer. Encuentro en don Ricardo una fuente de inspiración, de emociones acrisoladas y pensamiento superior, decantados en el alambique más sutil de la sabiduría, a través de los años y de las múltiples experiencias vividas.
Inspirados en una vida como la suya, y ya para finalizar, decimos que ni el portento de ver esplender el arco iris abrillantado por la llovizna apacible y dorado por el sol del mediodía; ni la hermosura de contemplar arrobados la explosión del amanecer; ni el asombro de observar el sembrarse el cielo de estrellas en la bóveda sideral, es tan grandioso como el prodigio de contemplar el portento de la plena realización del destino de un hombre, como fue la vida de don Ricardo Walter Stubbs, sobre la faz de la tierra.

*****

Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente


Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es

*****

DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:


*****

Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575


Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.










No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog