sábado, 17 de diciembre de 2016

José Luis Ayala : No renunciaré entonces te censuro

NO RENUNCIARÉ. ENTONCES TE CENSURO
José Luis Ayala

Con la censura a quien fue ministro de educación Jaime Zaavedra, ha quedado demostrado el infame pacto político del gansterismo político de la derecha peruana: El fujimorismo y el APRA. De nada sirvió que P.P.K. asistiera a la casa de Alan García para engullirse un plato de ceviche de choros y búfalo a la jardinera. Además, beber un vino Bodeaux enviado desde su departamento de París. No hablaron nada de los Mirage, menos del BCCI y del dólar MUC. Tampoco del caso Lavajato, de Sergio Piraguasi, las coimas de Odebech, el Baguazo y cuentas en el Gran Caimán.
¿De qué trataron entonces? Era imposible se hubieran referido a la necesidad de impulsar leyes contra la corrupción generalizada, menos cómo erradicar ese mal desde raíces. Si así hubiera sido, era como si se convocara a una Conferencia Mundial sobre Virginidad en un burdel del Callao, financiado por la ONG “Ay, qué rico”. P.P.K., salió sonriendo, satisfecho de un encuentro que marcará la historia de una administración carente no solo de cuadros políticos, sino de un plan de gobierno. “Yo no estoy para aconsejar a nadie” – dijo - García. P.P.K., se rió avalando una expresión cachacienta y criolla.
Tampoco trataron acerca de la necesidad de darle un adecuado impuso a los juicios contra los tíos de Keiko Fujimori, radicados en Japón, para que rindan cuentas ante la justicia peruana. Menos sobre la necesidad de apoyar para que las transnacionales paguen los impuestos que deben al Estado Peruano. Tampoco sobre salarios y sueldos miserables para los trabajadores cesantes y jubilados. ¿De qué hablaron entonces? De nada trascendental. Pero García salió ganando porque ahora, tiene el respaldo de P.P.K., por ejemplo cuando sea juzgado por la masacre del Frontón.
La corrupción ya tiene otra explicación más para justificar esta clase de encuentros gastro-mafiosos. Comer no es pactar. Comer por comer no tiene sentido, pero cuando alguien almuerza con Alan García, no es un hecho intrascendente. ¿Sabía Alan García que los congresistas apristas censurarían a Zaavedra? Por supuesto. Entonces: ¿de qué le valió el almuerzo a P.P.K.? Ahora se puede afirmar que la enorme credulidad, puerilidad, simpleza, inconsciencia, ingenuidad y falta de cultura política de P.P.K., no tiene límites. Entonces, este hecho se puede leer así: Comes en mi casa un ceviche de choros, pero me alió con Alberto Fujimori para desgastarte como hizo el APRA y el odriísmo con Fernando Belaunde.
¿Sabía Alan García que la célula aprista censuraría a Zaavedra? Por supuesto, pero además se trataba de acompañar al fujimorismo para que no prospere la reforma educativa. Los dueños y servidores rentados de las universidades chatarra, se sumaron a la censura contra Zaavedra, debido a sus intereses económicos. El fujimorismo demostró que tiene una domada matonería política. Keiko dio la orden de censurar y todos los becerriles acataron. Así todo quedó consumado. Estamos advertidos, el Perú ha vuelto a la época del timorato Fernando Belaunde Terry, que debió “Disolver, disolver, disolver” el Congreso Nacional, pero no lo hizo.
Jaime Zaavedra no encarnaba la reforma educativa, no era un ideólogo y menos un maestro ejemplar como José Antonio Encinas. Los jóvenes que salieron a gritar a las calles: “La educación se respeta”, lo hicieron de buena fe, pero el fondo el tema era otro. Zaavedra ya estaba censurado, era un ministro que gastó millones para presentar la imagen de reformista. Ganaron los medios, los publicistas y ahora seguramente que P.P.K., como se acostumbra en el Perú, enviará a Zaavedra a algún organismo internacional, para que apoye, la política económica neoliberal y, una mayor dependencia del Perú a organismos financieros internacionales.
A P.P.K., ni a Jaime Zaavedra, menos al nuevo ministro de educación le interesará implementar una auténtica reforma educativa en el Perú. No entienden que se trata de una acción que tomará muchos años y debe empezar, por la necesaria cruzada política de redactar una nueva Constitución Política del Perú. El actual sistema educativo está destinado a formar ciudadanos mediocres, timoratos, desmemoriados, colonizados, carentes de valores humanos y patrióticos.
No fueron los maestros peruanos que redactaron este texto de la Constitución de 1993. “Artículo 13°.- Educación y libertad de enseñanza. La educación tiene como finalidad el desarrollo integral de la persona humana. El Estado reconoce y garantiza la libertad de enseñanza. Los padres de familia tienen el deber de educar a sus hijos y el derecho de escoger los centros de educación y de participar en el proceso educativo. Artículo 14°.- Educación para la vida y el trabajo. Los medios de comunicación social, la educación promueve el conocimiento, el aprendizaje y la práctica de las humanidades, la ciencia, la técnica, las artes, la educación física y el deporte. Prepara para la vida y el trabajo y fomenta la solidaridad. Es deber del Estado promover el desarrollo científico y tecnológico del país. La formación ética y cívica y la enseñanza de la Constitución y de los derechos humanos son obligatorias en todo el proceso educativo civil o militar”.
Desde que se mercantilizó la educación peruana, se quebró el proyecto de construir una nación plurinacional, democrática y solidaria, con acceso de las mayorías de niños y niñas, provenientes de distintos estamentos y culturas. Un Estado capaz de formar ciudadanos con cultura política, capacidad crítica, dispuestos a defender sus derechos. Una República que defienda a los ciudadanos ante el abuso, la miseria y el dolor humano. El sistemático maltrato a los maestros peruanos, tiene por objeto mantener el estado de coloniedad, dependencia y sumisión ante la política neo liberal que han asumido los últimos gobiernos.
Jaime Zaavedra creyó que los estudiantes y ciudadanos de buena fe, marcharon por calles y avenidas para defenderlo. P.P.K. y sus asesores también se equivocaron. La marcha fue una manifestación para decirle al gobierno que los jóvenes universitarios, están hartos de un sistema que no garantiza los trabajos que requerirán. No solo se trató de defender una reforma universitaria amorfa, inexistente como inadecuada. Sino de ciudadanos que no soportan más la política neo liberal del Estado. Eso no entiende P.P.K., y tampoco tiene en su entorno quien le pueda traducir los signos que aparecen en la realidad.
P.P.K., no es el hombre prodigioso que esperaba el Perú y el fujimorismo censurará con seguridad al ministro que no le simpatice. De ese modo, el próximo ministro de educación y sus colegas, tendrán que adaptarse a las exigencias de una agrupación política, cuya labor congresal desde ahora es arrinconar y desgastar a P.P.K. Eso mismo hizo Alberto Fujimori con sus “enemigos” políticos hasta consumar un golpe de Estado. ¿Quién dijo que la historia no se repite? Aunque los actores sean distintos, hay hechos que regresan del pasado para tener vigencia con distintos protagonistas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog