miércoles, 2 de marzo de 2016

Fwd: 2 de marzo. El amor a la tierra natal. Esa marca en la frente. / El taita Shanti y la sabiduría andina. / 16 de marzo. Nace César Vallejo.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 2 de marzo de 2016, 11:40
Asunto: 2 de marzo. El amor a la tierra natal. Esa marca en la frente. / El taita Shanti y la sabiduría andina. / 16 de marzo. Nace César Vallejo.
Para:


 
 
 
 
 
 
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
MARZO, MES DEL AGUA, DE LA MUJER,
LA POESÍA, EL TEATRO Y EL NACIMIENTO
DEL POETA UNIVERSAL CÉSAR VALLEJO
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
PRÓXIMA ACTIVIDAD
DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
MIÉRCOLES 16 DE MARZO
6.30 PM.
 
NACE
CÉSAR VALLEJO
 
DECLAMACIÓN
DE POEMAS
DE CÉSAR VALLEJO
O DEDICADOS A ÉL
 
TRIBUNA ABIERTA
 
LOCAL
UNIVERSIDAD
ALAS PERUANAS
(Por confirmar)
 
*****
 
ELTAITA SHANTI
Y LA SABIDURÍA ANDINA
EN EL MARCO DEL XVII CAPULÍ
 
– ¡Hay aquí dos amarus entrelazados!
Oímos decir al patriarca y abuelo quechua Santiago Aguí Mendoza de Huánuco, mirando en la oscuridad de las cuatro de la mañana la mesa donde acomoda a tientas las hojas de coca, caramelos, flores del campo, cigarros, en el pago a la tierra que subimos a cumplir en la cumbre del cerro Chulite que es la atalaya más alta que domina el pueblo de Santiago de Chuco, frente al Apu Ichal morada del dios Catequil, en el XVI Capulí.
Lo dice dando paso a la voz del cerro y a la visión de que hay debajo del promontorio en donde se asienta el pueblo de Santiago de Chuco, en cuya base revela que luchan dos amarus entrelazados, hembra y macho, cuyas cabezas sobresalen asombradas hacia la cuenca del río Huaychaca una, y la otra a la cuenca del río Patarata, siendo entonces este el lugar de la piedra cósmica y prominencia de ese entrelazamiento y eclosión amorosa de dos dioses serpientes.
Esto que el Taita Shanti descubre en las tinieblas, con las manos y los pies aún empapados por haber subido trizando la escarcha en el suelo y el rocío en las hojas y flores de las plantas que crecen en esta roca escarpada, recién lo podemos ver que es cierto en la claridad del alba, y quizá explique por qué este lugar es tierra de poetas y cuna de luchadores sociales.
Santiago Aguí Mendoza este año regresa formando parte XVII Capulí, acompañado de una delegación de sabios andinos para hacer la ceremonia del saludo al sol y participar en la Cátedra de Sabiduría Andina que se lleva a cabo siempre en el marco de Capulí.
Y algo realmente extraordinario es que además de escucharlo tocar su quena por calles y esquinas, lo veremos avanzar con sus setenta años en la Carrera de Chasquis "Milicianos del alba", que culmina en la Plaza de Armas en cuyo eje se entrelazan los anillos de los dos amarus.
 
*****
 
2 DE MARZO
 
 
EL AMOR
A LA TIERRA
NATAL
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
ESA MARCA
EN LA
FRENTE
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
Y da la sensación de haber
venido desde el cielo,
a manera de un milagro.
Dante Alighieri
 
 
1.  Silencio
conmovido
 
¿Qué nos ocurre, que cada día nos inclinamos más y más reverentes ante la evocación de algo al parecer inhallable, inaprehensible y que se quedara allí en nuestro lar nativo?
Y que desde entonces nos mantiene absortos y desvelados, hincada el alma en nuestro pueblo de huertos aromados de hortensias y claveles.
En donde las voces de las gentes se oyen tanto y son tan nítidas quizá por el silencio conmovido en que se sumen allí el cielo y la tierra.
¡O porque el alma de quien las dice y de quien les escucha es más límpida allí que en ninguna otra parte del universo!
¿Qué es? Indudablemente, ¡es algo que nos guía, nos ilumina los ojos, nos enternece el alma!
Aunque, si tratáramos de explicarlo ¡es seguro que no lo podremos ni siquiera saber modular!
Si tratáramos de encontrarle su razón o su motivo aparente no atinaríamos sino a aceptar que así es, que es un amor que no necesita ninguna explicación.
 
2. Se vuelven
leves
 
O, ¿qué es? Quizá una sombra querida pero difusa al final de un corredor o un patio.
El gesto de una mujer de tirar y envolverse en el rebozo acurrucándose de frío.
O unas voces misteriosas que nos han estremecido el alma para siempre.
O el trino de una mandolina en la inmensidad de la noche.
O, más caseramente, es la grada que sube o que baja de la calle a la entrada o salida del pie o del paso a nuestra casa.
O bien, la hornilla, el leño y la candela que arde en el fogón de la cocina.
Pero, cualesquiera cosa que sea, debe ser –¡eso sí!– algo muy hondo, íntimo y entrañable.
Porque los hombres más duros y hoscos, al ser tocados por ello, compruebo que de repente se vuelven leves.
Porque las cosas más toscas al entrar en esta onda se afinan.
Porque en cuanto toque el amor a la tierra lo rudo y pesado se torna alado, inconsútil y hasta desaparece lo inmediato en la suavidad más inalcanzable.
 
3. Ánima
estupefacta
 
Y siempre ocurre así a causa de algo relacionado a nuestros pueblos.
A nuestra infancia arrebolada, a nuestros padres que se han tornado en el aire de la mañana y la tarde.
Como si todo fuera una llamada o un suspiro o una queja de un mundo aureolado.
Quizás un grito inconcluso porque siempre la actitud al sentirlo es de un enorme silencio, expectación y misterio.
Sin duda, es algo muy querido y muy amado. Y que, pese a que hemos corrido mundo, pese a que hechos y cosas –verdaderos y falsos– han calado mucho en nuestras vidas, nos sentimos leves.
Y doblamos la rodilla en el suelo para estar hincados. Y lloramos.
Con la unción llena en esa hora y deshora tremenda ocurridas impalpablemente cuando éramos niños.
¡Y que se mueve a retazos al fondo de nuestra pobre ánima estupefacta y asombrada!
 
4. Dos rayas
cruzadas
 
Es –provisoriamente podemos llamarlo así, aunque sé que no es lo exacto– el amor a la tierra natal.
¡Porque es mucho más que eso! Es tanto que esta emoción y sentimiento ingresa al reino de los arcanos.
¿A qué se debe? ¿Cómo ocurrió? ¿Por qué estamos signados de ese modo?
Para explicar esto, yo creo tener una respuesta segura, y es esta: ¡llevamos una señal invisible de tizne marcada en la frente!
¿Se acuerdan cuando nuestras madres nos llevaban de niños al campo, a la parva de trigo, o al bosque?
¡Se acuerdan cuando nosotros mismos lo hemos hecho con un hermano pequeño antes de ir al río!
¡Les tiznábamos dos rayas cruzadas en la frente!
O cualquier hermana o hermano mayor nos hacía una señal ennegreciendo su dedo pulgar en una olla o en un tizón apagado.
 
5. Una señal
de fuego
 
O, a veces, haciendo arder, y luego soplándolo para que se apague, un corcho que pronto se ponía negro.
Y su ardor aparentemente se esfumaba tentándolo a que no nos queme.
Y con eso, ellas mismas, en silencio y con reverencia, nos hacían una señal de la cruz en la frente.
Y era para que duendes, endriagos y otros seres encantados no nos roben con sus artes mágicas.
Y era para que: diablos y demonios no nos exorcicen con sus maleficios.
Y era para que brujas, hechiceras nos dejen dormir tranquilos bajo los árboles.
¡Y no puedan ojearnos con sus ardides, encantamientos o pócimas!
Era para que esas sufridas madres sin hijos y que vagan desoladas convertidas en ladronas de niños ¡no pudieran alcanzarnos!
 
6. Buscando
a tientas
 
¡Ah capricho y misterio!
¡Es esa marca con el dedo mayor y el anhelo supremo de retenernos, que nos hicieron nuestras madres, lo que nos mantiene desvelados!
De repente nos libró de ser robados por brujas y duendes, por hadas y hechiceras.
O por madres anhelantes a quienes la vida privó de tener hijos.
¡Pero que nos ha signado con una señal de fuego, de pertenencia y yugo para siempre a nuestra tierra de origen!
¡O a esa infancia ensimismada!
Es un tatuaje indeleble que nos encadena al alero de nuestro patio, a ese atajo del camino, a ese vuelo de la torcaza que se mira que se pierde desde la grada de la escalera.
O es lo que queda del vuelo del zorzal en la cerca de pencas. El hálito del rastro del suspiro en la pared.
La sombra en el muro bajo la ventana ¡y que no sabemos de quién es!
 
7. Lo cierto
es
 
¡Los ojos negros y la mirada avergonzada de la niña hermosa perdida en el reino misterioso, posible e imposible, de nuestra primera edad!
¡Y muchas cosas más!
Porque lo cierto es que ¡estamos embrujados! Nos hemos encadenado para siempre a unos celajes.
¡Hemos bebido el sortilegio en los pezones maternos!
¡Y en los cielos anubarrados que se revuelven encima de ese signo inalterable en nuestra frente!
Y los duendes de las tapias, y las hadas de las cercas de pencas, se ríen de lo que nos ha ocurrido:
¡Se desternillan de risa viéndonos deambular buscando a tientas nuestros recuerdos hechos pedazos!
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2016
 
LIMA:
MARTES 24
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 25
 
OTUZCO
JUEVES 26
 
HUAMACHUCO
JUEVES 26
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 27
SÁBADO 28
 
CACHICADÁN
DOMINGO 29
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2016
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.
 

 
 
 

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog