jueves, 6 de octubre de 2016

DANILO SANCHEZ LIHON. Semana del Olluquito. Los dos hermanitos. / Otro monumento, igual que la papa, originario del Perú.

















CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
OCTUBRE, MES DE LA SALUD,
LA ALIMENTACIÓN, LA GESTA
DE ANGAMOS; VIDA Y EJEMPLO
DE MARIO FLORÍAN Y LUIS
DE LA PUENTE UCEDA
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
*****
OTRO MONUMENTO, IGUAL QUE LA PAPA,
ORIGINARIO DEL PERÚ
1.
El olluco es otro de los tesoros alimenticios del Perú milenario. Es un cultivo y un fruto domesticado originario de las zonas altas de la cordillera andina. Se cultiva desde hace más de diez mil años en altitudes que alcanzan los mil y cuatro mil metros sobre el nivel del mar.
Su período de cultivo abarca de cinco a ocho meses. Y los hay de color blanco, amarillo, verde claro, rosado, anaranjado, violeta o morado; de exterior liso y brillante. Sus flores son pequeñas, de color verde, amarillo y rojizo y tienen forma estrellada.
Hay más de 70 variedades de ollucos y su cultivo se alterna con las cosechas de papas, ocas, mashuas y maíz. Muestras de olluco han sido halladas en la Cueva de las Tres Ventanas, en la cueva El Guitarrero, en la cultura Wari de Ayacucho y e el poblado de Chilca.
Tiene grandes cualidades nutritivas, como ser de gran poder cicatrizante, que actúa contra los dolores de estómago, la jaqueca, los tumores y la erisipela. Facilita el trabajo de parto. Recomendable para curar úlceras estomacales y mejora las lesiones en la piel como el acné.
2.
Preparado en guiso nadie dice plato de olluco, sino de "olluquito" por su sabor delicioso, aromático, a camino, manantial y a encuentro de amigos íntimos o de familia.
En los restaurantes del centro de Lima se lo toma de desayuno con panes ciavatta y un vaso de café con leche, complacidos del humo que se eleva desde la cocina o que emerge desde el fondo del plato que se sirve caliente. De sabor sutil, tierno y jugoso, es un alimento fuerte y de una genética extraordinaria.
Se lo pide en aquellos viejos restaurantes con espejos incrustados en las paredes y con la luz que se filtra por la claraboya del techo. Y por los ventanales tan altos por donde no se alcanza a mirar la calle sino el cielo anubarrado o los vidrios altos del edificio de enfrente.
En donde el plato de bandera es el olluquito con charqui o el ajiaco de olluquito, de sabor agridulce, a quebrada o a cerco de piedra donde crecen flores silvestres y tejen sus vuelos  gorriones, colibríes y golondrinas; con sabor a colina abierta y a cielo límpido de serranía.
DANILO SÁNCHEZ LIHON
*****
PRÓXIMAS ACTIVIDADES
AULA CAPULÍ
DOMINGO 9 DE OCTUBRE
HORA: 12 M. AÑO 2016
PROGRAMA
– EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA
JAIME SÁNCHEZ LIHÓN
– EN LA MEMORIA LOS PUENTES
Y LAS PIEDRAS
(EVOCACIÓN COLECTIVA)
– VALLEJO EN EL ALMA
FREDERIK SOTOMAYOR
MÚSICA BAJO EL ALERO
DIANA CHÁVEZ
SÓCRATES ZUZUNAGA
LOS HUERTOS. MZ. B. LOTE 23
PUENTE PIEDRA. LIMA. PERÚ
*****:
6 DE OCTUBRE
SEMANA
DEL
OLLUQUITO
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
LOS
DOS
HERMANITOS
Danilo Sánchez Lihón
1. Tan
linda
De niños con mi hermano Juvenal íbamos a las chacras de mi tía Carmen en Guamanchal a la cosecha de papas por encima de los cuatro mil metros de altitud, en donde también se siembra mashua, ocas y ollucos.
En la conversación de la noche en torno a la hoguera en el corredor de la casa de campo en donde está el fogón de la cocina, frente a las chacras y bajo las estrellas que rutilan en el firmamento, se cuentan pasajes e historias.
Una de ellas refiere que antes el mal eran las heladas que se asolaba sobre los cultivos. Que cuando caían al otro día las plantas estaban quemadas como si hubiera pasado por ellas un incendio.
Sin embargo, antes era la helada la que nos vencía y nada podíamos hacer frente a ella:
– ¡Ay, mi chacrita, tan linda! Todita está quemada.
2. Encendemos
fogatas
– ¡Ay, con sus frutos colgando de las ramas ya estaba! Y otros apenas enterrados en la tierra, pero ahora toda está calcinada.
– ¡Ay, mis ovejitas!, muertas han amanecido matadas por la helada siniestra. Toda su carnecita y hasta su lana está quemada.
Y así. Antes no podíamos hacerle frente. Quemaba nuestras plantas, que al otro día amanecían muertas. Y si las tocábamos se deshacían como ceniza.
Pero ahora sí podemos combatirla porque salimos con mecheros, antorchas, y candiles. Encendemos fogatas y la ahuyentamos de nuestros campos.
Y la vemos que se aleja por esos confines a seguir haciendo daño pero ya por otros parajes.
3. Sus vientres
se abultaban
Pero, ¿cómo la vencimos? Acerca de ello se cuenta:
Que eran dos hermanas muy lindas y de buen comportamiento que vivían solas, cultivando juntas sus chacras de ollucos.
Todo el trabajo lo hacían ellas y de tanto cuidado que ponían los ollucos que daban sus campos eran los más dulces y sabrosos.
Regaban y acicalaban sus hojas. Y les quitaban las malas yerbas. En sus cabellos lucían las flores blancas y verde azuladas que se las prendían a sus cabellos.
Y las plantas en sus chacras florecían de lo más hermosas y finas.
Pero un día ambas notaron que sus vientres se abultaban y que la regla se le había suspendido.
4. Se parecen
tanto
Ambas estaban encintas.
– Yo siento que algo me palpita en el vientre, como si tuviera dentro un hijo.
– Me ocurre igual a mí. Siento palpitaciones, pero no he tenido relación con ningún hombre. Y además soy virgen.
– Yo también. Entonces, ¿por qué nuestros vientres están abultados? Y las dos al mismo tiempo.
Habían concebido cada una un hijo.
Al cabo de nueve meses nacieron dos niños varoncitos hermosos, de una preciosura sin par y transparentes.
– Son hijos de las plantas de olluco. –Dijeron ambas–. No puede ser de otro modo. Además, ¡se parecen tanto por lo lindos que son!
5. Nobles
y puros
Y era cierto.
Cuando nacieron eran dos preciosos niños, completos y cabales.
Pero que tenían toda la esencia del olluco, rozagantes, de piel lisa y brillante, colorados y con tornasoles en las mejillas.
Y ambos al crecer además de bellos eran valerosos. Y de extraordinaria fortaleza.
Además, tenían una rara cualidad: Eran resistentes al frío. Podían estar apenas cubiertos con una ligera camisa y el viento más frígido no les afectaba para nada.
Tenían toda la belleza del olluco: pulidos abrillantados, y sobre todo eran nobles y puros.
Y se criaron juntos, como dos hermanos al cuidado de sus madres que nunca los abandonaban.
6. La
helada
Un día otra vez asoló los campos el esperpento de la helada asolando la comarca.
La gente empezó a correr desesperada a fin de tener tiempo para guardar su ganado y trancar sus puertas tapando todo resquicio y agujero.
Pues la helada ya se pintaba en el cerro más cercano y pronto llegaría aquí con su manto de horror, desolación y muerte.
Mataría todo lo que quedase afuera y estuviera vivo, sea un buey, una cabra o una chacra de lo que sea.
– ¡Corran! ¡Corran! ¡Ya llega! ¡Entren en sus casas!
En cambio los dos jóvenes salieron a ver lo que sucedía.
– ¡Entren! ¡La helada va a matarlos!
7. Hasta
que por fin
–  ¡Nosotros no la tememos! ¡Déjennos luchar en contra de ella para librarnos de tanto perjuicio!
No presentía la helada que dos varones la esperaban para vencerla.
Nadie había podido luchar contra ella antes por sentirla y saberla tan fría y desalmada, haciendo que los hombres se escondieran.
Fueron ellos que salieron al campo descubierto y con sus mazos y porras le dieron muerte.
– ¡Música! ¡Música! –Pedían– Con pífanos y tambores celebremos.
Lucharon a brazo partido ambos muchachos. A ratos la helada vencía y a ratos los dos hermanos la daban vuelta. Hasta que por fin la sumergieron en el río para ahogarla.
– ¡Fuera!
– ¡Aléjate! –Le decían.
Epílogo
tenaz
Fueron los dos hijos de la chacra de ollucos quienes nos enseñaron a defendernos de las heladas encendiendo hogueras y ahuyentándolas con nuestros gritos.
Desde entonces la corremos y cada vez hemos ido conquistando más campos de las alturas donde cultivamos maca, papa, olluco quinua, cañihua y quiwicha.
Y ya no la tememos. Los dos hermanos hijos de la chacra de olluco nos enseñaron a cómo hacerlo.
A partir de entonces la prosperidad reina entre nosotros.
Y es porque al final el olluco es hijo del sol, así como la papa es hija de la luna serena, apacible y nocturna.
Porque el olluco tiene la figura de su padre: amarillo, brillante, cálido, y fuerte. Y que nos alumbra y da la vida cada día:
*****
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
  *****
CONVOCATORIA
 
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
*****
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
*****
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog