lunes, 1 de febrero de 2016

Fwd: 1 de febrero. Hablar de la candela. Las tejas son hadas. / Luis Benites Cribilleros: César Vallejo, has vuelto.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 1 de febrero de 2016, 11:18
Asunto: 1 de febrero. Hablar de la candela. Las tejas son hadas. / Luis Benites Cribilleros: César Vallejo, has vuelto.
Para:


 
 
 
 
 
 
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2015 AÑO
DE LA DEFENSA DE LA VIDA
Y DEL PLANETA TIERRA
 
FEBRERO, MES DE LOS HUMEDALES,
DE NUESTRAS LENGUAS NATIVAS, DE
RICARDO PALMA Y FEDERICO BARRETO
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
CÉSAR VALLEJO, HAS VUELTO
Ya estás aquí en tu Perú, desde ayer y para siempre. Llegaste el Jueves Santo y estás en vigilia permanente por los rincones del paisaje andino, por donde posaras tus pupilas infantiles. Están de nuevo retozando tus miradas por el etéreo espacio de los alrededores de tu pueblo: Las Campanas, el Cerrillo, la Pamplona, por donde columpiaban los chiquillos su esqueleto de las ramas de los sauces, alisos y alcanfores, buscando nidos de palomas, tordos, zorzales y gorriones; en la violenta algarabía, tú, tus hermanos y los vecinos de tu barrio, que ya también hubieron muerto pero que al oír tu voz, entre todos han abierto el portón del cementerio, y nadie pudo detenerlos, porque todos salieron al recreo de tu encuentro.
Has venido de París, hecho otro hombre; porque allá aprendiste a vivir el hambre y tú maduraste las semillas para desparramarlas hoy por el mundo entero. Lo importante es que hayas vuelto. Y al llegar el jueves a Santiago, a recrearte con el Lavatorio de los Santos Varones, revivió aquel templo con sus puertas y retablos, su Guairona y su campanario y prendido de las sogas ha repicado el cieguito campanero. César, tanto has demorado en tu regreso, por eso quedaste sorprendido a tu llegada. Y cuando te has quedado solo estuviste llorando tus dos lágrimas que faltaban. Eso tú, muy bien lo sabes.
Cuando lleguen los huéspedes sólo sabrán de tu secreto cuando aquí hayan puesto sus plantas desnudas en el suelo, en tu lecho virgen que sabe a cáliz, hostia y alhelí. Sabemos César que desde hoy y para siempre te quedarás aquí en tu pueblo junto a todos los tuyos, sentados en derredor de la mesa, cenando los alfajores de la Semana Santa, despajando después la gavilla con el viento en la parva. Y vuelva la campesina a envolver el ovillo y a escoger el trigo para llevarlo al molino de piedra que absorto se ha quedado en la orilla del río esperando que el quehacer vuelva de parte de aquellos que todavía están vivos y de aquellos que muertos hemos regresado cuando tú has vuelto.
LUIS H. BENITES CRIBILLEROS
(Versión adaptada. DSL.)
 
*****
 
1 DE FEBRERO
 
 
HABLAR
DE LA
CANDELA
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
LAS TEJAS
SON
HADAS
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Pero,
¿qué son?
 
Los tejados son alas de nuestro espíritu tendidas y suspendidas en el aire hacia lo eterno.
Arcilla y viento que contienen agua y fuego para siempre.
Toda la curvatura de la teja está templada a fuego intenso y afinada para entonar endechas al firmamento.
En ellos se sobreponen teja macho y hembra, por eso son cantarinos, suaves e impredecibles. Una teja se tiende y la otra fragua tempestades. Son barro que vuela y quieto lucero ensimismado.
Los tejados son nuestra entraña, gracia y extravío. Nuestra ilusión como nuestra pena. En ellos se nos encuentra y en ellos, pese a estar, jamás seremos hallados.
En ellos estamos, radiantes o ateridos. Y cuando no estemos se nos mirará en la hondura de su centro o su costado.
Velan, escuchan, aguardan. Son quienes nos amparan y protegen de tanto cosmos inacabable. Se enorgullecen si triunfamos y se apenan si sufrimos.
Ellos escuchan las voces de adentro y las de afuera que pasan por la acera. Aquellas que provienen del fondo del alma y de las otras que vienen desde lejos cribando nuestros pasos y destino.
 
2. Unen la tierra
con el cielo
 
Antes yo creía que los techos eran inclinados por el agua que tenía que correr por su pendiente.
Pero después supe que no era por eso.
Ese gesto es por un motivo diferente. Porque es otra savia la que recorre sus venas. Y ello es el sentimiento, ¡y los sueños inatajables!
Porque cuántas veces no hemos jugado al verlos y preguntado: ¿cómo sería resbalar o subir por ellos si fueran más empinados o ligeramente más tendidos?
Entonces son para jugar con nuestras emociones y fantasías sean abiertas o sean sepultas.
Como otro tiempo son para llorar, cuando no las tenemos y cuando nos despedimos.
Pero es por algo más que son inclinados: es por un gesto piadoso y caritativo, por aquel querer tender hacia abajo los brazos. Es por sus lágrimas compasivas. Por identificarse con la gente más sencilla.
Por ser tan humanos es que se cimbran o se quiebran, por el dolor que les causa el sufrimiento del prójimo. Es por la ternura que los embarga. Por ser buenos, cariñosos y estupefactos.
Unen la tierra con el cielo, cual si fueran senos o regazos maternales. Y porque en ellos lo que no hay, así estén derruidos, es olvido.
 
3. Las tejas
son hadas
 
En los tejados se escuchan las voces y los llantos de las almas que han pasado. Y de aquellas que añoran su lar nativo.
 En ellos los espíritus se posan.
Por ubicarse en ellos es que tienen una mirada hacia abajo sensitiva y otra hacia adentro compasiva, y otra hacia arriba llena de preguntas incontestables.
En los tejados es donde los ángeles se guarecen. Y velan las hadas extasiadas. También los duendes aquí tienen sus escondrijos.
Solo la parca con su traje de telaraña y sus ojos que no ven, pero que sí señalan, no se atrevió nunca a pisar en ellos.
Con su guadaña, el shuyec y la pacapaca en los hombros, se esconde entre los árboles y en los huecos de las puertas. Y desde allí lanza su soplo o su flecha envenenada para que la gente muera.
Las tejas son hadas, ¿espantarlas para siempre? ¿Desterrarlas de nuestras vidas?
Es la arcilla ofrendada al viento y a lo eterno.
Los tejados son el plumaje de las divinidades que se arrebujan bajo el cielo anubarrado.
 
4. Su medida
es el infinito
 
En el tejado queda la memoria de los días, ellos guardan el registro de lo que nos ha acontecido. Y de lo que todavía no nos ha ocurrido pero que va a suceder algún día.
Son tierra vieja. ¡Tierra madre! ¡Tierra milenaria!
Tierra puesta hacia arriba a que nos proteja mientras dormimos o morimos debajo.
Los tejados se han compadecido de muestras vidas asombradas por haber nacido donde hemos nacido.
El crepúsculo sombrío que en los cerros altos se hizo viejo se hace claro y leve en los techos de las casas esparcidas en la honda cañada.
El alma de los pueblos andinos son los tejados. Nunca están hacia afuera sino hacia adentro y retan lo que está arriba.
No desafían a la calle sino a las estrellas y luceros. Afuera está la fachada y la vereda, adentro el enigma. Por eso los tejados son íntimos, confidentes, secretos.
Son de agua y recuerdan al mar, por eso ondulan. No tienen límites. Cada techo desconoce su medida porque ella es el infinito.
 Porque en la suma de las tejas de cada ringlera y de cada techumbre hay códigos ocultos y mosaicos cifrados.
 
5. Flor
de la piedra
 
Ya viejos tienen una flor en la frente; o la lucen en el pecho. Es de color blanco verdoso con un tinte anaranjado. "Flor de piedra" se la dice.
Cuando a una teja le brota su flor, en todas también aparece. Flor que semeja unas gotas de agua esparcidas y de un tinte muy leve.
Ella crece completamente inocente y pegada a la superficie, tanto que pareciera una transparencia de contornos festonados que ligeramente se elevan.
Ese reborde nos dice que son pétalos, aunque no tengan al centro ni corolas ni pistilos.
Como si una mano las abriera y ellas se cogieran de unos brazos en el aire para no caer al vacío.
En el tejado ocurre la epifanía de lo inmenso y pequeño cuando al amanecer en él se juntan el humo de la cocina envolviéndose con el manto glorioso del alba.
 
6. Matriz
y útero materno
 
Debajo de las cumbreras de los techos, o hacia adentro, o al revés que da al firmamento, están los terrados. ¿Quién de nosotros en ellos no ha llorado?
¿Quién no ha corrido hasta allí, sin que nadie lo vea y no ha desahogado en sollozos su pena?
¿Quién, pegada la cabeza al adobe desnudo, cuerpo a cuerpo y cara a cara, de hermano a hermano con el seco barro no se ha consolado, después de confesarse con el alma en la mano de por qué nos duele tanto la vida?
Y ya escarchadas las lágrimas: ¿qué mundos no se han imaginado  mirando los haces de luz que penetran por entre los huecos y resquicios que dejan una teja con otra? Y que entretejen entristecidos magueyes y carrizos.
Allí has sosegado tu espíritu y has encontrado una razón para seguir viviendo. ¡Quizá hasta para luchar con más ahínco, convicción y denuedo!
Cerca o al pie de los tejados, después de sentirnos solos, perdidos y atribulados. Acaso, ¿no hemos encontrado nuestro destino?
¿No es allí donde hemos vuelto a nacer? Y es que ellos son  senos piadosos y almas compasivas. Son entraña, matriz y útero materno.
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2016
 
LIMA:
MARTES 24
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 25
 
OTUZCO
JUEVES 26
 
HUAMACHUCO
JUEVES 26
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 27
SÁBADO 28
 
CACHICADÁN
DOMINGO 29
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2016
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.
 

 
 
 

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog