jueves, 28 de abril de 2016

Fwd: 28 de abril. Día de Apurímac. Apu José María, padre montaña. / Luis Vega Ayala: El intenso vibrar de mi corazón. / Sábado 30 de abril. Homenaje a Max Silva.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 28 de abril de 2016, 8:54
Asunto: 28 de abril. Día de Apurímac. Apu José María, padre montaña. / Luis Vega Ayala: El intenso vibrar de mi corazón. / Sábado 30 de abril. Homenaje a Max Silva.
Para:


 
 
 
 
 


CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
MARZO, MES DEL AGUA, DE LA MUJER,
LA POESÍA, EL TEATRO Y EL NACIMIENTO
DEL POETA UNIVERSAL CÉSAR VALLEJO
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
GRACIAS POR PERMITIRME SENTIR COMO NUNCA
EL INTENSO VIBRAR DE MI CORAZÓN
Al comienzo del viaje del XVI Capulí, Vallejo y su Tierra me siento entusiasmado de compartir la misma motivación que anima a muchos estudiosos vallejianos con quienes nos acompañamos, pero el temor nos invade al escuchar intervenciones eruditas y bien preparadas. Sin embargo, el paisaje y el masticar hojas de coca que alguien reparte nos relajan y despierta en mí un sentimiento de peruanidad, de protección, de asegurarme un viaje sin problemas. La mayoría venimos desde lejos a buscar explicarnos qué motivó la inspiración trascendental de César Vallejo. El viaje desde un primer momento lo sentimos hermoso mientras disfrutamos del Aula Rodante que imparten vallejistas connotados. Las participaciones hacen referencia a hechos sorprendentes y revelaciones que solo aquí se conocen porque tienen su referente concreto en el camino que pasamos, y que han ido suscitando en mí mayor confianza para entender cómo se inspiró el más grande vate universal, quien realizó un quiebre en la poesía, después del cual ella no volvería a ser la misma.
Todavía no podemos decir que hemos terminado de entender a Vallejo. Los paisajes que se ofrecen son espléndidos y el clima suave es como el susurro de una mujer que nos enamora. La belleza y la paz invitan a tomar las más bellas flores de las palabras para hacerlas poesía. Subir después ya en Santiago de Chuco al Cerro Colorado y visualizar desde su cima al santuario del dios Catequil es una experiencia límite. El verdor nos hace sentir que esta zona tiene un poder magnético, haciendo fácil la profecía y donde uno se siente inspirado a escribir poesía.  Todo ello gracias al inspirado movimiento Capulí, Vallejo y su tierra que nos permite descubrir un pueblo donde a las personas desde niños se les inculca el amor por la poesía, por la declamación, por las danzas típicas como es el pallo. Poco a poco nos vamos contagiando hasta pronunciar entusiasmado las palabras lema  de Capulí, y gritarlas convencido durante mi presentación, cuales son: "¡Yo me adhiero!"
Es en este momento que siento más fuerte el espíritu vallejiano, porque uno se adhiere al esfuerzo, al impulso hacia adelante, al compromiso de mejorar cada día para ofrecer lo mejor y hacernos eco de las palabras de Vallejo al finalizar "Los nueve monstruos", y que es la clave para vencerlos: "hay, hermanos, muchísimo qué hacer". Por todo eso, ¡gracias Capulí!, ¡gracias por la acogida y el esfuerzo de entregados devotos de la difusión de la cultura y del sentir vallejiano! Como dijera Vallejo: hemos venido a mojarnos de la bendición de esta tierra, comprometiéndonos a mejorar cada día para regresar al año siguiente en esta trascendental peregrinación que no habría sido posible sin la guía y ayuda de nuestro maestro y ahora compañero de alma don Danilo Sánchez Lihón. Y, en especial, gracias a mi considerada heroína de la poesía y la literatura, a quien en esta ruta hemos rendido homenaje y que nos llenó de fervor y alegría, a nuestra magnánima doctora Mara L. García, quien se traslada para venir aquí desde Utah en los EEUU. Gracias por permitirme sentir como nunca el intenso vibrar de mi corazón.
DR. LUIS ENRIQUE VEGA AYALA
Médico Cirujano. Especialista en acupuntura
PERÚ-EEUU
 
*****
 
PRÓXIMAS ACTIVIDADES
DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
VALLEJO EN EL ALMA
 
HOMENAJE
A MAX SILVA TUESTA
 
PONENTES:
 
JORGE KISHIMOTO
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
OSWALDO VÁSQUEZ CERNA
MANUEL VELÁSQUEZ ROJAS
 
CONDUCCIÓN
RAMÓN NORIEGA TORERO
SÁBADO 30 DE ABRIL. 5 PM.
INSTITUTO RAÚL PORRAS BARRENECHEA
UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
COLINA 398. MIRAFLORES. LIMA, PERÚ.
 
INGRESO LIBRE. SE AGRADECE
SU GENTIL ASISTENCIA
 
*****
 
28 DE ABRIL
 
 
DÍA
DE
APURÍMAC
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
APU
JOSÉ MARÍA,
PADRE MONTAÑA
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Hacia
el borde
 
Apu José María:
Tú nos enseñaste a reconocer a los cerros y montañas, diciendo que ellos tienen vida interior, sabiduría y poder, y que son divinidades buenas, compasivas y protectoras.
Hay en Santiago de Chuco, tierra de César Vallejo, de quien tú dijeras que: "es el principio y el fin", en la falda del cerro Killahirca, una casa en donde otro "¡zonzo niño!" como tú, allí nació y vivió estremecido en ese sitio.
De esa casa hacia la parte alta la luz, las flores y el sol reverberan en los caminos bordeados de pencas, shiraques y alcanfores.
Aunque él ahora solo ve el arco iris de flores en la trenza de la niña que camina a su lado.
Hacia un costado del Killahirca está el abra de Urupamba, adonde se llega subiendo por las Tierras Amarillas, bordeando una saliente que llamamos Las Piedras Encantadas.
Por aquella ladera corre ¡no se sabe cómo! una acequia de agua cristalina. Y a unos pasos, caminando hacia el borde cae la pendiente del Cerro de las Águilas.
 
2. Flores
silvestres
 
Hoy es la primera hora del día. El sol y la mañana estallan en los contornos, y el júbilo explosiona en el canto de las aves. Y en el humo de las cocinas que se elevan destejiendo sus gasas blancas en lo intrincado de los tejados.
Desde aquí se divisa la cuenca del río Huaychaca y la hondonada del río Patarata. Y hacia el fondo la confluencia de los ríos cuyas aguas se deslizan para desembocar en al mar frente a Trujillo.
Antes el "zonzo niño" había subido siempre a ese sitio. Porque desde aquí se mira el mundo en redondo, hacia abajo, hacia el frente y hacia arriba.
Pero no sabía que aquel cerro de enfrente es Ichal, y el otro Catequil, dioses de los chucos. Y que aquí se asentaba el oráculo que consultaban los incas en su camino del Cuzco a Quito, frente a este cerro cubierto de flores silvestres de colores fulminantes.
Pero nada es tan hermoso como que ella ahora esté aquí a mi lado, eso sí como paloma arisca e indómita, aunque pendiente de lo que hago y no hago.
 
3. Y cerraron
la hendidura
 
Ya en la cumbre, juntos se inclinan y dirigen sus manos a una breve grieta en el suelo, y juntando sus voces hacen un pago a la tierra.
Él extiende sus manos abiertas donde ella esparce un puñado de coca y allí la va escogiendo hoja por hoja que puestas en tierra él las riega con chicha.
– Pide algo si deseas. –Le dice ella.
Y él en silencio le pide al cerro:
– Que sus manos se enlacen para siempre con mis manos. Que su boca se junte con mi boca. Que sus sueños se junten para siempre con mis sueños, amado Padre.
– Pide aún más, si quieres.
Y él pide:
– Haz, Padre, que como ahora ella siempre esté a mi lado. Que nunca se separe de mí. Y que vayamos juntos por los caminos.
Y juntaron las yerbas que por allí están esparcidas. Y cerraron la hendidura con ramas, hojas y tallos de plantas, unas húmedas y otras ya resecas.
 
4. Abajo
se ve
 
Antes él siempre enrumbó solitario hacia este sitio, contemplando desde aquí la pampa de Muycán. Y la banda de enfrente, donde se enclavan los pueblos de Chuca y Cachicadán.
 Y siempre llegaba un águila lanzándose con vuelo rasante para luego subir hacia lo alto.
Y después en picada arrojarse hacia la hondonada. Nunca atribuyó a aquello ningún significado.
Ahora él mira desde aquí el cerro Ichal, y hacia el fondo en lontananza el adoratorio del dios Catequil.
Mientras ella juguetea con sus trenzas y recoge tunas y flores silvestres.
De pronto escucha el batir de unas alas y distingue el vuelo rasante del águila que pasa por enfrente. "Allí está". "Tenía que venir", dice. Pero luego piensa: "Ahora tendrían que ser dos".
Abajo se ve el pueblo. La torre del campanario. Las casas extendidas en la explanada. ¡Dios montaña, aquí el aire es transparente!
 
5. Largas
trenzas
 
El águila planea tranquila desplegando sus alas como si se fuera. Entonces él piensa que si es así su vida seguiría a solas.
Más, de pronto el águila se eleva hacia lo alto y allí en el círculo del sol otra águila sale a su encuentro.
Y se juntan en el azur. Mientras la niña retoza cerca mojando sus manos en la acequia.
Él entonces se tiende de espaldas en la hierba, feliz y contento, viendo hacia arriba a las dos águilas volar en círculos concéntricos.
Y el sol en sus alas se hace transparencia. Y en sus picos se refractaba la luz haciendo iridiscencias. Y con sus vuelos parecen desplegar una bandera.
Y así danzan rozando sus alas. Y el cielo se hace un disco hondo y redondo y cristalino. El iris en el centro. Y, en lo alto, la bóveda celeste.
Y él ve en esas alas que se rozan las prendas que viste junto al traje de la niña que allí retoza con sus largas trenzas.
 
6. Puros
e indefensos
 
Y ese es el hechizo, Apu José María. Y esa es la razón de tanto asombro.
Y ahora también de tanta pena, padre montaña.
Cuando abajo la tierra explosiona con todos sus colores, trinos y aromas.
Mientras miro su blusa amarilla, su falda negra, el pañuelo floreado en su cuello que es el mismo que se reflejaba en el cielo azulado.
Y más hacia lo lejos quedaba una parva de trigo. En donde me sumergí dichoso, en las trojes aún sacudidas por el viento. Y ella reía.
Las águilas ya dejaron de revolotear sobre nuestras frentes.
Y es en razón de todo esto que te pregunto, José María:
Pero, ¿qué fue de nuestros destinos?
¿Quizá tú eras el Dios Catequil que nos contemplaba desde el frente, puros e indefensos?
 
7. El centro
de las piedras
 
Ahora siempre me sueño en aquel cerro. Y todo él se cubre de un manto de flores de todos los colores.
Y en mi sueño ella dice: "Esto es una quimera, porque los colores no pueden ser tan luminosos".
Y lo repite a mi lado aun cuando yo ya estoy despierto, aunque ella ya no esté conmigo.
Apu José María, ¿cómo se resuelve este enigma y misterio? A ti apelo y a ti me encomiendo.
Juntos hicimos un pago a la tierra. Es esa nuestra marca y es esa nuestra cruz en la frente.
Y nuestro estigma, porque al apu nos junta, nos une para siempre.
Los dos expuestos, indefensos e inocentes le entregamos nuestros destinos a la tierra.
Y yo pienso, y te consulto, Padre Montaña: ¿Cuál es lo cierto?
¿La vida de afuera o la vida de adentro escondida en el centro de las piedras y los sueños?
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2016
 
LIMA:
MARTES 24
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 25
 
OTUZCO
JUEVES 26
 
HUAMACHUCO
JUEVES 26
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 27
SÁBADO 28
 
CACHICADÁN
DOMINGO 29
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2016
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.
 

 
 
 

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog