domingo, 3 de abril de 2016

Organicémonos para conquistar victorias el 5 y 10 de abril, MOVIMIENTO POR EL SOCIALISMO (MS)






ORGANICÉMONOS PARA CONQUISTAR VICTORIAS
EL 5 Y 10 DE ABRIL


Se inició la recta final de la primera vuelta, y en medio de las incertidumbres engendradas por la naturaleza de las actuales elecciones se adelantó la segunda vuelta. Urge organizarnos para conquistar las victorias del 5 y 10 de abril.

LOS JÓVENES LOS GRANDES ARTÍFICES DEL VIRAJE

Ante las evidencias de que los órganos electorales están parcializados con las candidaturas impuestas por el estatus quo, mostradas en particular con la exclusión de Cesar Acuña y Julio Guzmán y la protección de la candidatura de Keiko Fujimori, los jóvenes se lanzaron a las calles con el objetivo de impedir que la hija del dictador Alberto Fujimori tome el poder, organizándose en una plataforma política de frente único muy amplia.

La lucha de los jóvenes ha producido un inesperado viraje que ha alterado los planes de la gran burguesía, ha frenado el ascenso del fujimorismo, ha abierto la posibilidad de la derrota de Keiko Fujimori y de la victoria de las fuerzas democráticas.

El Movimiento por el Socialismo (Voz Socialista) que ha luchado con firmeza y consecuencia por la recuperación de la democracia, por el progreso y la emancipación nacional, basándose en su experiencia, en la historia de todo el movimiento popular, celebra el viraje que se ha producido en el país, y está luchando de manera permanente por organizar el movimiento democrático que posibilite la victoria contra el fujimorismo.

Teniendo en cuenta la naturaleza del fujimorismo, el peligro que representa para el país y la situación en la que se encuentra el movimiento popular, hoy nuestra primera prioridad es derrotar al fujimorismo. Por esta razón apoyamos decididamente la lucha heroica de los jóvenes, que en todo el país están organizando la gran movilización nacional del 5 de abril. No sólo asumiendo la lucha contra los reaccionarios fujimoristas, con todo los riesgos que esto implica, sino también enfrentando los temores de los partidos democráticos que participan en la campaña electoral, así como lidiando con aventureros que no faltan en este tipo de lucha, los jóvenes han logrado quebrar los planes de la gran burguesía de imponer a sus candidatos preferidos. Con su abierta rebelión han creado un nuevo escenario en el cual pueden vencer las fuerzas democráticas.

Con sus actuales luchas, los jóvenes se han convertido en la fuerza dinamizadora más importante de la posible victoria de las fuerzas democráticas. Sus luchas llenas de energía y esperanza, sin ambiciones grupistas, orientadas ante todo por la defensa de los intereses del pueblo y la patria, los han convertido en los más grandes propagandistas del conjunto de la lucha democrática, rompiendo en la práctica el dominio ideológico impuesto por los medios de comunicación. Sus acciones han golpeado seriamente una campaña organizada durante años que pretendió sistemáticamente borrar y embellecer las fechorías de los fujimoristas, y que preparaba el terreno para el dominio político directo y pleno de la gran burguesía tradicional.

Los jóvenes se han rebelado contra estas elecciones, pero al mismo tiempo se han convertido en los grandes electores, y en la fuerza que luchará en los siguientes años con nuevos bríos, por la democracia, el progreso, la justicia social, independientemente quién sea el ganador. En las actuales luchas juveniles, que son la continuación de las jornadas victoriosas contra la llamada ley Pulpin, no sólo está en juego los resultados inmediatos del 10 de abril, sino también el futuro inmediato y a largo plazo de las luchas progresistas. Nadie que se reclame de izquierda puede ignorar su naturaleza y sus perspectivas.

IMPERIOSA NECESIDAD DE APOYAR A VERÓNIKA MENDOZA Y EL FRENTE AMPLIO

Ante la crisis en las alturas, las ambiciones desbordadas de los partidos tradicionales, el colapso de los partidos emergentes, la injerencia casi directa del Apra en los órganos electorales, la manipulación descarada por parte de los medios de comunicación y el impulso energizante de las luchas juveniles, las posibilidades electorales del Frente Amplio que, hasta hace poco eran mínimas, hoy se han incrementado significativamente, logrando ubicarse entre los tres primeros lugares, con posibilidades de pasar a la segunda vuelta. Celebramos estos avances con alegría y esperanza.

Por un camino distinto, finalmente se impuso la vida. El Frente Amplio tuvo que dejar sus diferentes prédicas y acciones radicaloides que contribuyeron de manera decisiva para que no se construya una sola plataforma electoral organizada de las fuerzas progresistas de izquierda. Con los viejos cuadros, que precisamente no son nada radicales, con el apoyo de las fuerzas políticas y sociales que tampoco están por la conquista de un gobierno de izquierda o de un gobierno popular, se está construyendo una plataforma que puede hacer posible construir -en pleno proceso de lucha- una confluencia que permita darle consistencia programática y política a la alternativa que encabeza Verónica Mendoza.

En la lucha contra las fuerzas reaccionarias apoyamos decididamente la candidatura del Frente Amplio, y estamos organizando todas nuestras fuerzas tomando en cuenta esta necesidad, esta perspectiva, con el objetivo de conquistar la victoria.

Esperamos sí que el gobierno de Verónica no sea como el gobierno de Ollanta Humala, ni como el de Susana Villarán, quienes -cada uno a su manera- llegaron al poder gracias al apoyo del pueblo pero no tuvieron la capacidad ni la voluntad de gobernar con el pueblo, con las fuerzas sociales y políticas que posibilitaron sus triunfos.

La victoria de Verónica es una posibilidad. Hay que luchar con energía para convertirla en realidad. No será nada fácil. Pero cuanto más posible sea esa perspectiva, será necesario definir con absoluta claridad la naturaleza del gobierno que se pretende instaurar. De acuerdo a las circunstancias históricas en la que se encuentra hoy el país, naturalmente no puede ser un gobierno popular, sin embargo tiene que ser un gobierno democrático progresista que se sostenga en el pueblo organizado. Los enemigos que tiene el pueblo son muy poderosos, estos sólo podrán ser enfrentados si se moviliza al pueblo sobre la base de una amplia política de frente único. En estas horas decisivas solo cabe una política: unidad para conquistar la victoria.

Lima, 29 de marzo de 2016.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog