martes, 24 de mayo de 2016

VICENTE OTTA RIVERA : ¡ A LA KOIKA DILE NO!

¡A LA KOIKA DILE NO!! VICENTE OTTA RIVERA·LUNES, 23 DE MAYO DE 2016 Vicente Otta Rivera BACALAO, OLLUQUITO Y … YUCA, COMO CANCHA

 El romance de Keiko con narcotraficantes es de vieja data. Empieza cuando sucede en el cargo a Susana Higuchi quien, luego de ser torturada y picaneada, es relevada por su hija en el título de Primera Dama. En esta condición, interviene directamente en el indulto de Ana y Mariana Martínez Moreno, hijas de Eudocio Martínez, propietario de la empresa pesquera HayDuk, acusado e investigado por narcotráfico. Enero del año 2000 marca el inicio de esta blanca amistad. Un mes después, ambas detenidas salieron en libertad. En el año 2006 Ana Martínez dona $ 10,000 a la campaña de Keiko Fujimori. Según Keiko, se trató de una donación personal a ella y no al partido Fuerza Popular. Cosas de “amigachas”, que le dicen. Digna heredera de su padre, utiliza bacalaos a diestra y siniestra según lo requiera la ocasión. Sus ofertas electorales, yuca, pura y dura, se producen de acuerdo al público al que se dirige. Puede ser pro derechos civiles si está en Harvard o anti, si está en el púlpito del pastor evangelista Santana, pro minería ilegal en Madre de Dios y con Hernando de Soto, y ambientalista y defensora del agua si está en Cajamarca.

 EL ORGULLO DEL YUQUERO MAYOR Alberto mira con orgullo que no puede disimular a descendiente tan aventajada. La presencia de Joaquín Ramírez, el cobrador de combis que ahora maneja millones y tiene hasta equipo de futbol, como magnate ruso, como principal proveedor de locales, vehículos y portátiles, no la perturba para nada. Luego de tantas denuncias, incluyendo a la DEA; sale muy ufana y dice, “yo no soy la investigada, es Joaquín”. Cínica y tramposa frase que repiten a coro todos los fujimoristas. Imperturbable, repite la sonrisa que ha ensayado miles de veces ante el espejo y sus asesoras de imagen. Se trata de ejercitar una yuca fácil de introducir a millones de electores.

 VÍRGENES QUE LLORAN, PISHTACOS, ASALTOS Y ASESINATOS DE ESTUDIANTES. Que el aparato que organizó el fujimontesinismo sigue intacto lo demuestra la maquinaria de la campaña. Movilizan cientos y miles de personas en Lima y en otras regiones. Fidelizan y mantienen un voto duro por medio de dádivas y prebendas. Dicen la verdad cuando afirman que ellos han recorrido el Perú a lo largo de los últimos cinco años. Es cierto, su poderoso aparato e ingentes recursos les permiten recorrer todo el país, y lo que es más importante, inundar de alimentos y utensilios a miles de comedores y club de madres. Pero su capacidad de manipulación no se reduce a eso. Junto con mantener prisionera de su despensa alimenticia a buena parte de sus votantes, estimula una campaña de terror que multiplica la sensación de inseguridad reinante. Los quince días últimos la ciudad de Lima ha sufrido una ola de asesinatos de jóvenes estudiantes. Más de una decena han muerto en este corto lapso de tiempo. Este cuadro de sangre y terror trata de ser explicado porque “la policía ha sido rebasada por la criminalidad” o que la policía hace huelga de brazos caídos presionando por el 24x24 que Keiko promete, etc. Por qué tendrían que ir a asaltar a estudiantes que no tienen mucho dinero. ¿Sólo para robarles el celular? Es una ola de criminalidad inducida. La razón, profundizar la inseguridad y ampliar la sensación de indefensión para generar la demanda de “mano dura”. Los fujimoristas están convencidos de que esta es una ecuación que no tiene pierde. Ellos son los únicos que garantizan la “mano dura”. Así que estamos ante una heredera dinástica que se las trae, que quiere ganarse a pulso el derecho a la sucesión. Utiliza las peores armas que usaban el padre y Montesinos cuando eran siameses: la calumnia, la mentira, la alianza con el narcotráfico y el terror. ¡Por eso y mucho más, a la Koika dile no! ¡Sí a la democracia, no al narcoestado!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog