domingo, 10 de julio de 2016

Fwd: 10 de julio. Batalla de Huamachuco. Hecatombe de dolor y apoteosis de gloria. / Los pasos de Vallejo en Lima. / Convocatoria al XVIII Capulí.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 10 de julio de 2016, 12:10
Asunto: 10 de julio. Batalla de Huamachuco. Hecatombe de dolor y apoteosis de gloria. / Los pasos de Vallejo en Lima. / Convocatoria al XVIII Capulí.
Para:


 
 
 
 
 


CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
JULIO, MES DEL MAESTRO;
DEL SANTUARIO HISTÓRICO
DE MACHU PICCHU; BATALLA
DE HUAMACHUCO, LEONCIO
PRADO Y FIESTAS PATRIAS
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
PRÓXIMAS ACTIVIDADES
DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
CAMINATA LITERARIA
 
LOS PASOS
DE VALLEJO
EN LIMA
 
PASEO CULTURAL RECORRIENDO
LOS PRINCIPALES HITOS EN LA VIDA
DE CÉSAR VALLEJO EN LIMA
 
SÁBADO 23 DE JULIO. 3 PM.
LUGAR DE CONCENTRACIÓN:
CASA DE LA LITERATURA PERUANA.
 
RECORRIDO:
– CALLE ACEQUIA ALTA
– LIBRERÍA LA AURORA
– ANTIGUO DIARIO LA PRENSA
– CAFÉ PALAIS CONCERT
– CASA JOSÉ SANTOS CHOCANO
– INSTITUTO BARRÓS
– CASONA DE SAN MARCOS
EN EL PARQUE UNIVERSITARIO
 
TÉRMINO DEL PASEO: 6 PM.
CONDUCCIÓN:
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
DECLAMACIÓN DE POEMAS
FREDERIK SOTOMAYOR
 
SIN PAGO ALGUNO.A LA ORGANIZACIÓN
"VALLEJO ES EL PRINCIPIO Y EL FIN"
 
*****
 
10 DE JULIO
 
 
BATALLA
DE
HUAMACHUCO
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
HECATOMBRE
DE DOLOR Y
APOTEOSIS DE GLORIA
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Amor
sublime
 
El 10 de julio es otro día de la heroicidad, al cumplirse el aniversario de la Batalla de Huamachuco, librada entre los montoneros de Andrés Avelino Cáceres y el ejército chileno en el año 1883.
Constituye una página de heroísmo sublime de hombres humildes y de quienes como Leoncio Prado –hijo del Presidente de la República–, era indoblegable en la defensa de la dignidad humana y frente a la invasión.
Sacrificio rayano en el holocausto, enarbolando el estandarte del honor y la fe en nuestro destino.
El ejército de Cáceres era en su gran mayoría de indígenas, quechua hablantes, prójimos sencillos, campesinos, hombres de hogar, y no soldados.
No eran militares sino labriegos, artesanos, hombres de trabajo que sufriendo las más duras penalidades marcharon únicamente por el amor sublime a su tierra, a su pertenencia y a sus lares natales.
Es la reserva moral sufrida y legítima que constituye la vena más prístina y fiel de la patria, porque deviene del ancestro incaico.
 
2. El ancestro
incaico
 
Y digo mayormente porque en esa epopeya también lucharon peruanos de otras condiciones sociales, profesionales, cultores de oficios diversos.
Con desempeños, grados o edades que hacen un arco iris; imagen precisa por su naturalidad, belleza y sentido de vida fecunda.
 Había niños como Francisco Gamero cuyo cadáver quedó regado en el campo de batalla en Huamachuco.
Había hombres viejos como Manuel Tafur de 67 años que sucumbió perforado de balas en el fragor del enfrentamiento, y cuerpo a cuerpo. ¿El de un anciano frente a una tropa avezada?
Antes, Manuel Tafur vio caer a su hijo de 34 años, gritando a pulmón lleno "¡Viva el Perú!".
¿Cómo no recoger de esos terrones sacrosantos valor para ser en el mundo personas que portan, cada uno de nosotros, una bandera imperecedera de dignidad en el alma?
Juan Gasco frisaba 69 años y la noche anterior escribió: "Estoy resuelto a morir en defensa de mi patria". Y murió mirando a las estrellas, pleno de convicción y de esa fe que el cierzo ni la nevasca podrá borrar.
 
3. Matar
con su agonía
 
¿Podemos olvidarlo jamás?
Casi todos los jefes y oficiales sucumbieron en el campo de batalla. ¡Y muchos de ellos fueron los primeros en caer, por el ardor que los consumía! ¡Honor a ellos!
Pero, todo ello, ¿qué prueba? Nos demuestra un hecho muy sencillo: que ya no se peleaba con la cabeza, ni con cálculo, ni con inteligencia; ¡sino con el corazón, con el sentimiento y la pasión!
Ya no se peleaba con la mente puesta en la victoria, o con la razón que guía e ilumina, sino con la sangre borbotando su nívea espuma en la boca y en el firmamento.
Por eso Vallejo escribió acerca del voluntario y miliciano, que puede ser de esta u otras contiendas.
No escribió, por si acaso, de los sabuesos que matan por botín o por mesnada, sino de los íntegros y puros:
"Cuando marcha a morir tu corazón,
cuando marcha a matar con su agonía mundial..."
 
4. ¡Hombre
de Huamachuco!
 
Porque todos los nuestros eran voluntarios y milicianos. No eran soldados a sueldo, esbirros hechos con reflejos condicionados para matar.
Aquello diría César Vallejo, hombre también de Huamachuco. Y no me equivoco y lo recalco.
Porque yo, que soy de Santiago de Chuco, habiendo nacido en la misma calle en que nació el poeta de "España, aparta de mí este cáliz", y amándolo entrañablemente, digo en este caso y en su honor:
¡Hombre de Huamachuco!
Porque solo se puede dar ese título a todo varón íntegro, como lo fue Vallejo. Porque a todo ser auténtico y valeroso debiéramos llamarlo entre nosotros así:
"¡Hombre de Angamos!" "¡Hombre de Arica!" "¡Hombre de Tarapacá!" "¡Hombre de Huamachuco!" Y de tantos lugares que han quedado ya en nuestras vidas como espadas fulgurantes.
César Vallejo en el Himno a los Voluntarios de la República se refería a los mismos voluntarios y a la misma causa.
 
5. Nunca la ira
fue más santa
 
Más aún: Vallejo pudo escribir los versos que escribió en España, aparta de mí este cáliz, solo porque pudo nacer y crecer en la tierra donde nació y creció.
Porque es un chuco, quien porta el ancestro de estas batallas que allí ocurrieran.
Porque entonces sabía cómo se guerreaba con la entraña, como sabe hacerlo un país de fibra legendaria.
Como cabe esperarlo de esos hombres retados con abismos a bisel y con esas montañas abruptas y de vértigo.
Porque nunca la ira fue más santa, ¡ni más pura la sangre derramada! ¡Y nunca vistió más auroral la muerte!
Y eso mismo ocurrió en Angamos, aconteció en Arica, devino en Tarapacá, y volvió a suceder en Huamachuco, y tantos otros lugares a partir de entonces sacrosantos.
Pináculos así sean llanuras, cúspides así sean hondonadas. Y altares tremolantes así tengan abrojos. Y todo ello en relación al fervor que debemos tener por el legado del cual desde entonces y desde mucho antes somos herederos para siempre.
 
6. En la fibra
de cada uno
 
Se trata de procesar entonces, y ahora, que hay pérdidas ¡que honran o enaltecen por lo que se defiende, por cómo se dieron los hechos y quienes lucharon!
Así como hay victorias que infaman y enlodan; que denigran y envilecen.
Cáceres en pleno fragor fue herido.
Leoncio Prado sobrevivió apenas unos días con una bala en el pecho y la pierna hecha astillas.
Aún así fue fusilado. Otros 200 fueron asesinados con sable al ser alcanzados por la caballería.
O fueron desgarrados por el pecho o por la espalda con el "corvo", o puñal curvo. Pero sabían que iban a morir así, para que a nosotros nos constara y nos sobrara orgullo.
O fueron fusilados de rodillas y por detrás, sin derecho a tener tumba ni poder ser sepultados, como afrenta por no ser militares.
Esto, por el alto honor de ser montoneros, es decir hombres que suspendieron sus faenas para defender su tierra.
 
7. Aquello
que nos realza
 
En la misma línea de fuego se habían juntado todas las sangres del Perú.
En la misma trinchera aguardaban vigilantes todas las tonalidades de mejillas y pómulos morados. Luchaba el Perú de todas las progenies y ascendencias. Nunca estuvimos más juntos.
En el mismo grito estaban todas las voces, en el rojo y el blanco de la bandera todos los matices. En el iris de aquellos ojos el prisma de todas las miradas fusionadas en un solo anhelo. En las formas diversas del pabellón de las orejas todos los arrullos y las voces.
En todas las arremetidas y caídas el mismo tejido tembloroso de nuestro ser indoblegable. ¡Nunca nos unimos tanto como para morir con gloria!
Pero ver caer a los jefes y oficiales desconcertó a los voluntarios. ¡Y esto no lo habían previsto ni supuesto! Pero tenían que morir, porque era ineludible.
Porque en esa dimensión ya no importan resultados sino ¡cómo se asumen los hechos de la vida y de la historia!
Importa en qué pliegue de la hombría te eriges, para defender lo que es tuyo y del común que somos todos. Por eso, niño, siéntete jubiloso, ¿hoy es un día de gloria!
 
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA
 
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.
 

 
 
 

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog